El Ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha cifrado este viernes en 510.000 las peticiones de ingreso mínimo vital presentadas desde su entrada en vigor a inicios de junio. No obstante, ha estimado que solo la mitad reunirá las condiciones para su percepción.

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá ha realzado esta declaraciones a lo largo de una entrevista en Antena tres en la que ha apuntado que «no aguardaba un número tan alto» de peticiones, que ha calificado de «enorme», y ha precisado que por «experiencias precedentes, por lo menos, un 50% no cumplirá los requisitos».

Conforme ha explicado el ministro, tras el reconocimiento de oficio de un número de posibilidades y la apertura de la vía telemática, han comenzado a trabajar con las comunidades autónomas para intentar reconocer de oficio el ingreso mínimo vital a los adjudicatarios de las rentas mínimas autonómicas. «Estamos trabajando a fin de que nos puedan trasferir los datos y ver de oficio cuántos cumplen los requisitos para la Seguridad Social», ha indicado Escrivá.

También, rematan un acuerdo con la Federación de Ayuntamientos y Provincias y comunidades autónomas para realizar trayectos de inclusión: «Lo esencial no es solo percibir la prestación sino más bien salir de la situación de pobreza y asistirles a deambular a una situación mejor en la sociedad», ha indicado el ministro.

Requisitios
Mas, ¿qué condiciones se demandan para percibir la nueva ayuda? El ingreso mínimo vital establece un nivel de renta garantizable diferente para cada género de hogar y completará las rentas preexistentes (entre otras muchas, las salariales), hasta ese umbral garantizado para cada tipología que, en el caso de los hogares unipersonales, es de cinco.538 euros por año, el equivalente a una pensión no contributiva, que se distribuirá en 12 pagas.

El primer requisito para acceder a la nueva renta va a ser el de la vulnerabilidad económica. Asimismo va a haber que haber pedido las posibilidades y pensiones a las que pudiese tener derecho.

Va a haber un titular por unidad de convivencia, que va a deber tener entre 23 y 65 años, salvo en los casos en que se cuente con menores a cargo, en los que no va a haber requisito de edad. Si el demandante vive solo, deberá acreditar que lleva 3 años viviendo de forma independiente de sus progenitores y deberá haber estado de alta en cualquiera de los regímenes de la Seguridad Social a lo largo de por lo menos 12 meses.

Si los demandantes viven integrados en una unidad de convivencia, esta deberá llevar constituida por lo menos un año a la presentación de la petición. Para todos y cada uno de los demandantes se requerirá por lo menos un año ininterrumpido de vivienda legal y eficaz en España, salvo en las situaciones de violencia sexista, trata y explotación sexual.

A fin de que le resulte reconocida la prestación, el hogar debe tener unos ingresos totales inferiores a la renta garantizada para su género de unidad de convivencia. Además de esto, se demandará un patrimonio (descontando la residencia frecuente) inferior a 3 veces la renta garantizada anual para un hogar unipersonal, con una escala de aumentos por número de miembros en el hogar.

Para el reconocimiento de la prestación se tendrán presente los ingresos del año de manera inmediata precedente, si bien para atender las situaciones de vulnerabilidad generadas por la pandemia de Covid-19, asimismo se va a poder reconocer para peticiones cursadas a lo largo de 2020 teniendo presente la situación de ingresos del año en curso. Caso de que el titular no esté ocupado, se demandará la inscripción como demandante de empleo para el acceso a la prestación.

Documentación
Para pedir el ingreso mínimo vital va a ser preciso el documento de identidad o bien NIE; la inscripción en el registro central de extranjeros, tarjeta de vivienda de familiar de ciudadano de la Unión Europea o bien tarjeta de identidad de extranjeros; certificado de empadronamiento donde consten todas y cada una de las personas censadas en el domicilio y la data de antigüedad; y el libro de familia,
certificado de nacimiento del registro civil de los hijos, o bien inscripción en el registro de parejas en verdad.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *