¿Torra incurre en desobediencia con la nueva resolución que gestionará el Parlamento catalán y que reclama la autodeterminación? –Los letrados ya han advertido a la Mesa del Parlament de que pueden incurrir en responsabilidades de todo género, incluyendo la desobediencia frente al Tribunal Constitucional. Creo que es realmente posible que de esta forma pueda suceder. Mas hay que aguardar a ver si llega a discutirse en el Pleno y si se vota. Ese va a ser el instante de actuar. Todo el planeta ha de saber que el Estado de Derecho es permisivo en la ley, si bien muy tajante cuando uno se pone fuera de ella, como hemos visto con la sentencia del Tribunal Supremo. –La oposición les ha acusado de «mirar cara otro lado» por no recurrir inmediatamente la tramitación de la última resolución presentada por los conjuntos independentistas. –El Estado de Derecho debe actuar justo cuando la situación lo demanda. No debe hacerlo tarde, mas hacerlo demasiado pronto, con carácter precautorio, es una muestra de debilidad. Aguardemos a ver si el Pleno lo discute y exactamente en qué resolución se específica. Si esa resolución vulnerase la Constitución y el ordenamiento jurídico, como lo establecido por el TC, que absolutamente nadie dude de que el Gobierno lo impugnará primero frente al TC y actuará con las acciones de todo género que considere oportuno. Aun acciones penales si procediese. Ya impugnamos la reprobación de la Monarquía aprobada por el Parlament, y que absolutamente nadie dude de que el Gobierno, ante cualquier actitud que vulnere el marco constitucional, ejercitará las acciones precisas y precisas. –¿Usted piensa que Tuesta va de farol? ¿Que no va a dar un paso fuera de la ley por temor a las consecuencias del «lo volveremos a hacer»? –Vamos a centrarnos en los hechos. Hay gente que fantasea mucho o bien que de palabra es muy valiente y después se echa para atrás, que se mueve solo en el plano de quedar bien no sé ante quién. Como les he dicho ya antes, la fortaleza del Estado de Derecho se prueba actuando cuando debe actuar. Cuando alguien se adelanta es pues duda de sus fuerzas. –¿La independencia es un simulacro que jamás va a llegar a más? –Son siendo conscientes de que no pueden llegar a más. El reto que se les plantea es de qué manera le afirman que no es posible la unilateralidad a aquellos que persuadieron de que sí era posible. –¿Qué margen tiene la política tras la sentencia del Supremo? –La política debe tener exactamente el mismo margen de siempre y en toda circunstancia, en el marco normativo. Ese es el único margen que hay. No puede haber solamente que eso. Constitución, ley, ordenamiento jurídico y ahondar en el autogobierno, mas con elementos de acuerdo con los que todos nos hallemos cómodos. Y siempre y en toda circunstancia bajo ese paraguas de la legalidad, del que absolutamente nadie se puede salir. –¿Tuesta es un inconveniente para Cataluña? –No me agrada personalizar. El inconveniente son actitudes desafiantes como las de Tuesta. –¿Qué mensaje traslada como ministro del Interior en funciones a quienes se temen que Tuesta abra las puertas de las prisiones a los políticos independentistas condenados por el Supremo? –¿«Abrir las puertas» a fin de que salgan y escapen? ¿A qué se refieren precisamente? –A que abuse de sus competencias penitenciarias para transformar en papel mojado la condena del Supremo. –Los permisos, entonces. El cumplimiento de las penas privativas de libertad gravita en la autoridad judicial. Un par de meses una vez que se haya declarado firme la sentencia, la autoridad penitenciaria decide. Mas es la autoridad judicial quien dispone las clasificaciones: está el fiscal para poder impugnar y el juez de vigilancia penitenciaria para solucionar. Y en materia de clasificación, el propio órgano de enjuiciamiento que es la Sala Segunda. En todos y cada uno de los campos relativos a ejecuciones de la pena privativa de libertad interviene en un sentido o bien en otro la autoridad judicial, con lo que el margen para maniobrar de la Generalitat es limitadísimo. –Se han citado nuevas manifestaciones en Cataluña este fin de semana. ¿Si vuelve la violencia mandará más refuerzos policiales en atención a las protestas de que faltaron agentes? –De mí dependen la Policía y la Guarda Civil, mas en esta valoración voy a incluir asimismo a los Mossos, pues estos días no ha habido diferencias de uniformes sino más bien uno solo, en un trabajo ordenado y conjunto. Nuestro cómputo es que las cosas se hicieron bien. Siempre y en toda circunstancia se puede prosperar, mas el dispositivo fue el adecuado para actuar con proporcionalidad y asegurar la seguridad de todos y cada uno de los catalanes y de los agentes implicados. Deseo aprovechar para apuntar que no hay 2 violencias, como mantienen ciertos en una equidistancia inadmisible. La violencia es solo de los violentos radicales independentistas, que son los que perturban el orden público y la seguridad de todos. Los cuerpos policiales solo usan la fuerza lícita para asegurar la seguridad de todos caso de que sea preciso. Son los únicos que en un Estado de Derecho pueden usar la fuerza en concepto de legitimidad. –¿Comprende que se afirme que ha faltado apoyo político a la Policía? –Si alguien se ha sentido de esta forma, lo siento. Yo me he manifestado en todo instante y desde el comienzo ofreciéndoles todo el apoyo político mío personal y de todo el Gobierno. Como ministro mi obligación es garantizarles las mejores condiciones para el ejercicio de sus funciones, eludir situaciones de tensión por tantas horas de trabajo en una situación bastante difícil y que hubiese los medios personales precisos y recomendables para remplazos y relevos. Se ha cuidado todo eso y se proseguirá cuidando. En el centro de coordinación se establecen los criterios de actuación, en el principio general de contestar a la violencia con proporcionalidad y progresividad para salvar su integridad física y del conjunto de la sociedad, como afirman todos y cada uno de los protocolos. –¿Por qué razón no se apoyaron y se apoyan más en la Guarda Civil? –El plan de previsión del operativo fue establecido tiempo ya antes de la notificación de la sentencia del Tribunal Supremo. Y el centro de coordinación, que ha trabajado las 24 horas del día, fue estableciendo en qué momento se debía actuar, de qué manera, qué infraestructuras se iban a cubrir y por quién. La Guarda Civil se ha destinado a la protección de infraestructuras críticas muy relevantes como aeropuertos o bien puertos, algo fundamental pues no hablamos de viajes de placer. De esa garantía depende, por servirnos de un ejemplo, un trasplante de órgano que viaje en aeroplano o bien la seguridad en el traslado de material peligroso. Mi obligación ha sido demandar que la violencia independentista no afecte a las infraestructuras críticas, que no pare la vida de los catalanes, que funcione la colaboración con los Mossos, y que haya garantías para la seguridad física de los agentes y de la autoridad. Desde ahí, los especialistas operativos son los que toman las resoluciones técnicas. Tanto es de esta forma, que la Guarda Civil ha intervenido en altercados producidos en múltiples urbes catalanas, como Reus o bien Gerona. –Después de escucharle, ¿el cómputo es que las cosas se hicieron bien y este va a ser el modelo si se repiten los altercados? –El dispositivo estuvo bien medido. De forma perfecta se pudo observar la coordinación, colaboración y que no hubo ningún instante de disfunción. Otra cosa es que la violencia ejercida fuera más intensa y más grave de lo que aguardábamos. –¿Les sorprendió? –A todo el mundo; absolutamente nadie aguardaba esta clase de violencia. –¿Falló la información, como con las urnas del 1-O bien? –Son situaciones que no son equiparables. Sabíamos que iba a haber violencia. Mas todos y cada uno de los operativos han dicho que hubo una violencia de considerablemente mayor impacto que la del País Vasco, por servirnos de un ejemplo. No se habían enfrentado jamás a una violencia de esa naturaleza por de qué manera procuraban el frente a frente, aparte de los medios que emplearon. Ahora bien, que nos sorprendiera no desea decir que no se previese apropiadamente y se respondiera como debía hacerse. Hubo más de doscientos detenidos, y treinta de ellos está en cárcel temporal, que no es un número menor. Espero que todos y cada uno de los independentistas violentos sean siendo conscientes de la fortaleza del Estado de derecho. –«Independentistas violentos». ¿No hay «infiltrados», como demanda Tuesta? –No me agrada que se diluya la realidad. En los actos salvajes y violentos de Cataluña subyace el independentismo violento. En todas y cada una de las democracias modernas hay movimientos antisistema que siempre y en toda circunstancia se aúnan cuando puede haber un foco de violencia, mas eso no cambia en un caso así el origen de la violencia, que es el independentismo radical y violento. Si bien hay quien intente difuminarlo está acreditado por la naturaleza de las detenciones. –¿Quién está tras esos conjuntos de «independentismo radical y violento»? –Los servicios de información de la Policía y de la Guarda Civil llevan tiempo, no solo a consecuencia de estos hechos, estudiando este movimiento violento. Y va a haber conclusiones, si bien, como resulta lógico, no podemos ir radiándolas mientras que trabajamos. Los ciudadanos deben tener confianza en que todos y cada uno de los responsables van a pagar por sus acciones. Las detenciones no cierran la investigación, la abren y no va a haber impunidad. Como afirmé ya antes, podemos haber fallado en algo y siempre y en toda circunstancia se pueden prever mejor las cosas, mas se ha actuado realmente bien y el mérito es de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad –¿Esto conjuntos de independentistas violentos, como destaca , se han podido organizar sin un apoyo político, institucional, estructural y de financiación? –Dejemos que las investigaciones avancen. Como ministro del Interior sería un imprudente y un irresponsable si adelantase algo sin que las investigaciones hayan concluido. –¿Quién está tras «Tsunami Democràtic»? Hay quien afirma que los «jefes» son exactamente los mismos que los de las urnas que no halló el Gobierno de Rajoy. –Hay un procedimiento judicial abierto y mi obligación es no interferir en nada y dejar que la investigación prosiga su curso. Comprendo el interés, mas no es el instante de charlar. —¿Los Mossos ya no reciben órdenes políticas como anteriormente? ¿O bien por qué razón ha funcionado esta vez la colabora Que haya podido revisar, la Policía jamás recibe órdenes políticas salvo para asegurar la seguridad pública de todos. La coordinación y colaboración con los Mossos ha sido perfecta. –También con la Generalitat? –En el Centro de Coordinación estaba el consejero de Interior Buch y el directivo de los Mossos. –Sánchez no ha querido entrevistarse con Tuesta, ¿ sostiene interlocución con su análogo en la Generalitat? –Sí, mas se trata de realidades diferentes. –Quizá la diferencia con el 1-O bien es que ahora los Mossos precisaban a las Fuerzas de Seguridad del Estado para aguantar el ataque de los violentos. ¿Han cooperado por necesidad? –Se ha visto meridianamente que, sin el Cuerpo Nacional de Policía, los Mossos no podrían haber afrontado solos la situación. Mas asimismo se ha visto meridianamente que los Mossos han hecho todo cuanto estaba en sus manos para asegurar la seguridad pública en colaboración con nosotros. –¿Los centros de menores extranjeros son un inconveniente, una amenaza social? –Son un reto de orden social. En España hay unos 14.000 menores extranjeros en centros tutelados por las comunidades autónomas, y la mayoría de ellos están de manera perfecta socializados. Representan un reto social que hay que abordar y para esto hay una comisión sectorial que dirigen la vicepresidenta y la ministra de Sanidad con competencia de las comunidades. Se han habilitado unos créditos esenciales y esa es la línea en la que hay que trabajar. –En esta campaña hay partidos como Vox que solicitan su expulsión inmediata. –Son contestaciones populistas. ¿Expulsar dónde? ¿A qué país? ¿A dónde llevamos a estos menores? Aun si bien nos afirmen de dónde son, si el país de origen no les da un salvoconducto no podemos hacer nada. Hay países como Marruecos que trabajan con nosotros para la repatriación de sus menores, mas hay otros muchos que no.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *