La movilidad en las urbes es embrollada y, a veces, el empleo del vehículo es superfluo. Dada esta realidad, el empleo de transportes individuales, como las bicicletas o bien los patinetes eléctricos, se ha disparado en ambientes urbanos. Pese a las quejas que han surgido a causa de la poca regulación de este género de transportes, su contribución con la circulación en las urbes y el medio ambiente es clara.
No obstante, la carencia de experiencia de abundantes usuarios y la ausencia de una normativa homogénea a nivel estatal han desencadenado un cierto caos de convivencia y seguridad vial. Dada esta situación, diferentes países han impulsado leyes para regular el empleo de este género de transporte. Un caso de ello es el caso de Israel que en el primer mes del año de 2019 creó el A3, la nueva licencia para conducir bicis y patinetes eléctricos.

La carencia de experiencia de abundantes usuarios y la ausencia de una normativa homogénea ha impulsado a diferentes países a implantar leyes que regulen este género de transporte
(Seat)

Este permiso, que va a estar libre para todos aquellos jóvenes israelíes desde los 15 años y medio, constará de un examen teorético de 30 preguntas sobre leyes de circulación, seguridad vial y derechos de los viandantes. Para presentarse al examen, los jóvenes van a deber acudir a un curso singular en ciertos 45 centros existentes en el país. El Ministerio de Transportes ve con buenos ojos la implantación de esta nueva licencia en tanto que dejará que un elevado número de jóvenes reciban educación vial antes de conseguir el A3.

Esta normativa viene acompañada de una serie de cambios que se impulsaron en el país en otoño de 2018, como la obligación de utilizar casco y el empleo de chaleco reflectante a lo largo de las horas de menos luz. Asimismo se implantaron nuevas infracciones como llevar pasajeros, conducir ebrio, utilizar el móvil o bien atravesar un semáforo en colorado. Además de esto se agudizaron las sanciones de ciertas infracciones. Por poner un ejemplo el hecho de no llevar casco puede ser penado con una multa de hasta 260 dólares estadounidenses, se puede decomisar una bici si no es considerada capaz para la circulación, o bien si un conductor supera los 25 km/h puede perder la posibilidad de conseguir la licencia para conducir otro vehículo en un año.

Desde enero de 2019, en Israel es necesario tener una licencia para conducir bicicletas y patinetes eléctricos

Desde enero de 2019, en Israel es preciso tener una licencia para conducir bicis y patinetes eléctricos
(Ajuntament de Barna)

La regulación de estos transportes en otros países asimismo ha sido eficaz. En la ciudad de San Francisco se ha puesto en marcha un programa conduzco para arrendar patinetes eléctricos. En la ciudad de París asimismo, mas las multas por emplearlos en aceras pueden llegar a valer 135 euros o bien 35 euros por “estacionamiento antisocial”. En el caso del R. Unido se ha prohibido la circulación en patinete eléctrico por la calzadas y por las aceras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *