Golpazo, y de los grandes, para el ámbito del taxi en Barna. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha suspendido cautelarmente múltiples artículos del reglamento del Área Metropolitana de Barna (AMB) que regula la actividad de los automóviles de alquiler con conductor (VTC), entre ellos el que fija en una hora el tiempo de precontratación de estos servicios. El auto asimismo suspende el registro electrónico de la AMB, mediante la que las compañías VTC deben comunicar los servicios que tienen previsto prestar acreditando su contratación anterior. En la resolución, el tribunal establece que la obligación de precontratar los servicios VTC con una hora de antelación, recogida en el artículo 11 del reglamento que se aprobó el pasado cuatro de junio, es «contraria a la libertad de empresa y discriminatoria» en frente de los taxis prestados con cita anterior a través de llamada o bien aplicación informática. El auto asimismo asegura que los artículos tres y cuatro.4 del reglamento podrían formar un sistema de «doble autorización» contraria al R. D.-Ley 13/2018 aprobado en el mes de septiembre del años pasado para regular el funcionamiento de los VTC en toda España. La regla impulsada por el Ministerio de Promuevo deja a todos estos automóviles operar como hasta el momento por un periodo de 4 años. Pasado ese plazo, van a ser las comunidades autónomas las que van a deber regular su funcionamiento en las urbes. El TSJC considera, no obstante, que el reglamento barcelonés establece «las condiciones precisas a fin de que la inscripción de las VTC en el registro metropolitano creado al efecto pueda transformarse en un régimen autorizatorio enmascarado y sobrepuesto al de carácter autonómico o bien estatal/autonómico». El reglamento fuerza a los automóviles de alquiler con conductor a introducir sus servicios en el registro de la AMB y fija la necesidad de que los VTC lleven un «adhesivo» que concederá la propia AMB. Adhesivo que, conforme la propia área, forma una «acreditación» oficial. La interpretación conjunta de las dos cuestiones «sugiere un escenario en el que el alta en el registro metropolitano va a obedecer, realmente, a una petición que carecerá de efecto alguno hasta tanto el interesado no le haya sido entregado por el AMB el adhesivo». Se trata, concluye el tribunal, de un requisito anterior que infringe de forma clara y directa la normativa estatal. Desde cierto punto de vista económico, el TSJC estima que las limitaciones introducidas por la AMB y ahora suspendidas podrían llevar a «colapsar claramente ya antes de tiempo» a un ámbito, el de los VTC, que va a deber abandonar a los servicios urbanos en un plazo de 3 años, una vez esté de manera plena en vigor la regla estatal. Tras conocer la resolución del TSJC, la asociación Elite Taxi ha pedido calma al ámbito y se ha dado unos días para examinar la situación, puesto que si bien la precontratación de una hora era el punto más esencial del reglamento del AMB, «existen muchas más medidas que no se han suspendido». «El reglamento entra en acción el 15 de julio y aún estamos aguardando que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), la patronal Unauto o bien la Autoridad Catalana de la Competencia (ACCO) entren en juego», ha señalado el líder de esta asociación de taxistas, Tito Álvarez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *