El Equip de Resposta Tàctica (ERT), vinculado a los Comitès de Defensa de la República (CDR), estuvo preparando a lo largo de cuando menos un año el ataque al Parlament, que se realizaría el día D, ubicado por los estudiosos en la jornada en que se conociese la sentencia del Tribunal Supremo por el procés . Conforme consta en el sumario de la causa seguida por la Audiencia
Nacional contra estos conjuntos, la meta era asaltar la Cámara catalana y asegurar en su interior al presidente de la Generalitat, Quim Torra, y al resto de los miembros del Govern para asegurar que no fuesen detenidos.

La idea que sostenían los cabecillas del ERT era que aquel día D se declarase la independencia de Catalunya. Para eludir que la policía detuviese a los miembros del Gobierno catalán, acorazarían la “Casa Grande” –como llaman en clave al Parlament– a lo largo de cuando menos una semana, conforme reconoció uno de sus miembros tras su arresto.

En el texto tiene por nombre al Parlament “Casa Grande”

Tanto de las conversaciones detenidas como de las declaraciones de ciertos de ellos tras ser detenidos el 23 de septiembre se desprende un plan meticulosamente detallado. Una vez dentro, se esposaría a los agentes de los Mossos d’Esquadra encargados de la custodia del edificio para “neutralizar de esta forma el dispositivo policial, para lo que se habría hecho una investigación detallado de las técnicas y tácticas policiales, tanto uniformados como de paisano”, conforme narró Ferran Jolis en su declaración frente a la Guarda Civil.

Además de esto, este habría concebido un sistema de seguridad para sostener las comunicaciones desde el interior con el exterior, y se preveía arrendar pisos y locales seguros para la “intendencia”, tal y como le explicó uno de los miembros del ERT, Xavier Buigas, a Jolis. Conforme este, el encargo del ataque procedió del llamado “CNI catalán”. Buigas contó a Jolis que este conjunto disponía de una infraestructura organizada a nivel “técnico y táctico”, como de extensos recursos económicos y capacidad para movilizar a miles y miles de personas. Conforme consta en la causa, Buigas notificó a su compañero de que la ocupación se efectuaría por la puerta primordial del Parlament, en tanto que se les facilitaría el acceso desde el interior.

Toda la información detallada apareció en una libreta de color negro, marca Enri, requisada por la Guarda Civil y que consta en el sumario al que ha tenido acceso La Vanguardia . “Las anotaciones que figuran en las hojas se ajustan en sus factores al encargo recibido por Buigas de montar la infraestructura logística precisa con el objeto de efectuar una acción en la que pretenden ocupar el Parlament”, recoge una de las diligencias policiales.
De las anotaciones “se extrae una planificación muy avanzada de la infraestructura precisa para hacer esa acción, con un reparto de las labores encomendadas, llegando al límite detalle de las necesidades en personal y material para llevarla a efecto. Las labores son repartidas entre diferentes ámbitos del movimiento secesionista, encargando por poner un ejemplo a los Bombers per la República el servicio de orden. En el texto tiene por nombre al Parlament “Casa Grande”, habla de las entradas “al sitio tres y animal 1, refiriéndose al acceso que existe desde el exterior al zoo”, recoge el acta policial.
Los miembros del ERT creían que tras el encargo del “CNI catalán” estaban Gandalf , nombre en clave de Tuesta, y Llana , nombre en clave del expresidente Carles Puigdemont. “Estamos llevando en marcha lo de Gandalf y lo de Llana, para cuando menos tener información de primera mano (…) Los del CNI, el catalán, desean que preparemos el tema de comunicaciones bien montado, y no el churrimangui que salió del 1 (en referencia al 1 de octubre del 2018)”, explicó Jolis a otra de las investigadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *