El Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Zona de Murcia ha detectado prácticamente siete.000 dispositivos irregulares en perros de la Comunidad en su investigación sobre el supuesto fraude de los microchips en el que hay 3 veterinarias investigadas si bien la mayoría de estos chips, unos seis.100 han pasado por las manos de una sola facultativa, conforme ha señalado a LA RAZÓN el responsable del Seprona en la Zona, José Antonio Fernández.Durante la investigación de la Guarda Civil sobre un rango de datas entre 2005 y 2017 se “han observado ciertas irregularidades en el trabajo que efectuaban y se han instruido diligencias por los supuesto delitos de falsedad reportaje y estafa”. Estas diligencias se remitieron al Juzgado de Instrucción de Molina de Segura, “y estamos a la espera de percibir indicaciones del órgano judicial para proseguir con la investigación”.Este periódico ha ido destapando con los documentos oficiales del SIAMU, el registro del Instituto de Veterinarios, una serie de irregularidades en los microchips caninos como un enorme volumen implantado a perros mas no dados de alta en el SIAMU, dispositivos “colocados” a los animales mucho ya antes de nacer, mascotas registradas a nombre de protectoras que ni existían, chips dados de alta en el registro del Instituto de Veterinarios a los diez años de ser puestos en los canes, todo ello efectuado por exactamente la misma veterinaria, Ana Martínez Ferra, conforme consta en el SIAMU, primordial facultativa investigada por el Juzgado.Según señala Fernández, que se ha hecho cargo personalmente de la investigación, aparte de las citadas irregularidades, a lo largo del proceso asimismo “se han detectado tarjetas de identificación animal que no se habían entregado a sus titulares o bien microchips dados de alta en el registro del SIAMU mas que jamás se implantaron a ningún animal”. Por estas actuaciones se estudiaron 3 personas, 3 facultativas que ejercitan su profesión en la Zona.“Hemos estado estudiando que a una de esas veterinarias habían pasado por su manos prácticamente seis.200 microchips, a las otras menos. Otra de las personas, ciento y algo, el otro no era significativo”, matiza el responsable del Seprona.Además, la Guarda Civil ha descubierto que aun se han puesto dispositivos de identificación animal a nombre de personas que habitan en el extranjero y que no tienen ninguna relación con los perros chipados.Otro dato relevante de estas irregularidades es que “cinco protectoras o bien personas son las que más carga han tenido de microchips registrados a su nombre”.Y el inconveniente no es solo que existen muchos perros que no están puestos a nombre de sus auténticos dueños, con el consecuente inconveniente si se pierden en tanto que no hay forma de encontrarlos, sino además de esto han aparecido personas a las que sin saberlo “le han registrado perros que entonces no tenían”.A raíz de que este periódico destapara el supuesto fraude de los microchips, abundantes ciudadanos han acudido al SIAMU a revisar los datos de sus perros y se han llevado la sorpresa de que no estaban a su nombre. Mas asimismo hay quién ha descubierto que con sus datos hay múltiples perros registrados que no son suyos y ha acudido a denunciar la situación.Todas estas irregularidades las ha ido encontrando el Servicio de Protección de la Naturaleza “a través de análisis de los datos que hemos ido obteniendo en la investigación. Las demandas han sido pocas, ha sido más por nuestra actuación”En estos instantes la investigación prosigue abierta, la Guarda Civil ha ido llamando una a una a quienes más cargas tenían de animales, y frente a la aparición de cualquier rastro nuevo “nosotros lo estudiamos y lo ponemos en conocimiento del Juzgado”, matiza José Antonio Fernández. Hasta el momento “los supuestos delitos han sido cometidos en la Zona. No hemos encontrado nada que indique que estas irregularidades se estén generando en otras comunidades autónomas”, señala, mas lo que si hay son dueños perjudicados de fuera que han adquirido su cánido en la Zona de Murcia, con lo que el supuesto fraude de los chips puede implicar a las comunidades lindantes, como Valencia, Andalucía o bien Castilla-La Mácula.

Fuente: larazon.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *