Este 1 de julio el Rey reabrirá la frontera de Portugal tras la pandemia del Covid al lado del presidente de la República, Marcelo Rebelo de Sousa, y los jefes de gobierno de los dos países, Pedro Sánchez y António Costa. La liturgia se festejará en la frontera del río Caya, un sitio cargado de simbolismo para las relaciones bilaterales. Allí tuvo lugar hace casi tres siglos un intercambio de Princesas previo a 2 bodas de Estado que pusieron fin a casi 90 años de enemistad entre los dos reinos vecinos y convirtieron a una Infanta de España en Reina de Portugal y a una Infanta portuguesa en Reina de España, según relata el historiador Andrés Merino Thomas.

El intercambio se formalizó el 19 de enero de 1729 en la frontera del río Caya, entre Elvas y Badajoz, siguiendo el solemne ritual de la época, lleno de pompa y ceremonia. Se construyeron tres pabellones sobre el río; uno en cada orilla para las delegaciones y otro, más importante, en el centro, donde tuvo lugar el intercambio.

Una de las Princesas era la española María Ana Victoria de Borbón (1718-81), una niña encantadora que, según sus contemporáneos, reunía todas las cualidades para ser una gran Reina y a la que llamaban Mariannina. Aunque solo tenía once años cuando fue entregada a la Corte de Portugal para casarla con José, el Heredero de la Corona, de catorce años, la niña acumulaba unas experiencias que asombrarían a quienes se empeñan en juzgar los hechos del pasado con la mirada de hoy.

Matrimonios de Estado

Como todas las Infantas, Mariannina era una pieza clave de la política exterior, que decidía sus matrimonios en función de los intereses de España. Con cuatro años, sus padres, los Reyes Felipe V e Isabel de Farnesio, la habían enviado a Versalles para que se educara en esa Corte y casarla más adelante con el Rey de Francia, Luis XV, que tenía doce. Pero, al final esa boda no se consumó: el Monarca se francés se casó con otra Princesa y se acordó una nueva boda para Mariannina con el Heredero portugués.

El mismo día que ella cruzaba la frontera desde España hacía Portugal, la Princesa Bárbara de Braganza, que tenía 17 años, hacía el camino inverso para casarse con el Heredero de la Corona española, el futuro Fernando VI. Bárbara no era muy guapa y, además, tenía marcas de viruela, pero lo compensaba con su carácter y su refinada educación. Gran lectora, hablaba seis idiomas, era culta, amaba la música y tocaba el clavecín. A la entrega de las Princesas acudieron las dos Familias Reales, acompañadas de grandes séquitos.

Los Reyes de España, con sus cuatro hijos, el Príncipe de Asturias, Fernando; la Infanta Mariannina y los Infantes Carlos y Felipe. Y los Reyes de Portugal, Juan V y María Ana de Austria, acudieron con sus 3 hijos, José, Príncipe del Brasil; la Infanta Bárbara y el Infante Pedro, así como con los hermanos del Rey, Francisco y Antonio.

La dolorosa despedida
Tras el saludo y la firma de los contratos matrimoniales, ambas familias se quedaron conversando hasta que cayó la noche y llegó la hora de la dolorosa despedida, cuya ternura conmovió a todos los presentes. Según narra José del Campo-Raso en sus «Memorias Políticas y Militares», Mariannina «volvía a cada instante el rostro bañado en lágrimas a besar las manos de Sus Majestades Católicas», y Bárbara de Braganza «parecía no poder dejar las rodillas del Rey su padre y de la Reina su madre». Los 4 Reyes «no pudiendo, no obstante la violencia que se hacían, detener sus lágrimas, y haciéndose la escena difícil de sostener, tomaron el partido de retirarse luego, después de terminadas las entregas; y saliendo ambos Reyes a un tiempo de la casa, entraron en sus coches, para volverse a Badajoz y Yelves».

María Ana Victoria llegó a ser Reina de Portugal, tuvo ocho hijos, de los que cuatro superaron la infancia, ejerció como Regente durante las convalecencias de su marido y vio a su hija María convertida en Monarca. Bárbara también fue Reina de España, mas no tuvo hijos, y a su marido, Fernando VI, le sucedió su hermano de padre, Carlos III. Las dos padecieron por la mala relación con sus respectivas suegras.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *