Los seguidores de Emily Ratajkowski están habituados a las fotografías de Instagram en las que la modelo aparece sensual, la mayor parte de veces, en biquini o bien lencería con la que se puede estimar su cuerpo increíble. Mas hace algunos días sus entusiastas se encontraron con una imagen poco infrecuente de la top y que ha dado la vuelta al planeta. En la publicación Emily aparece con un sostén de encaje de su firma Inamorata y con los brazos en alto que dejan a la vista el vello en su axila. Una imagen reivindicativa que es parte de una sesión fotográfica para la gaceta ‘Harper’s Bazaar’, donde la asimismo activista política ha escrito un ensayo en el que defiende el derecho de las mujeres de decidir si se depilan o bien no.

“Ofreced a las mujeres la ocasión de ser lo que quieran en la vida y que tengan las múltiples facetas que puedan tener. He escrito un ensayo sobre la relevancia de que las mujeres tengan el derecho a seleccionar (de qué manera viste, qué postea y si decide depilarse o bien no) sin importar un mínimo las influencias que las hayan moldeado en el momento de presentarse al mundo”, escribe la top al lado de la imagen captada por el fotógrafo Michael Avdeon. Ratajkowski concluye la publicación con un mensaje empoderador: “Haced lo que debáis hacer, señoritas, lo que deba ser”. En el texto que se incluye en la edición de septiembre de la gaceta la joven da su opinión sobre el vello anatómico. “Para mí, es otra ocasión a fin de que las mujeres ejerciten su capacidad de elección, una elección basada en de qué manera desean sentirse y sus asociaciones con tener o bien no tener vello anatómico. Un día me agrada afeitarme, mas en ocasiones dejo que mi vello medre y eso es lo que me hace sentir sexy”, asegura.

Un día me agrada afeitarme, mas en ocasiones dejo que mi vello medre y eso es lo que me hace sentir sensual Emily Ratajkowski Además de esto, recuerda de qué manera una clase de estudios de género en la Universidad de California cambió su concepción sobre la sexualidad. “Fue mi primera introducción a un montón de ideas a las que jamás había estado expuesta: la teoría ‘queer’, el término de sexualidad como una escala móvil y la esencial distinción entre género y sexualidad. Me sorprendió lo poco que comprendía sobre género, y me hizo empezar a examinar mi identidad como mujer”, manifiesta.

En el ensayo Emily asimismo aprovecha para proteger su derecho a vestir como a ella le agrada, con estilismos sugerentes que no le quiten verosimilitud por las causas por las que lucha. “Cuando fui detenida en Washington, los titulares no eran sobre por qué razón protestaba sino más bien basándonos en qué género de falda vestía. Aun las mujeres de la izquierda, que apoyaban completamente mi queja, hicieron comentarios sobre el hecho de que no llevaba sujetador bajo mi camiseta. En su cabeza, el hecho de que mi cuerpo estuviera perceptible me quitaba verosimilitud políticamente. Mas, ¿por qué razón? Muy frecuentemente pienso sobre esto. ¿Por qué razón, como cultura, insistimos en separar a lo inteligente y serio de lo sensual?”, se pregunta la modelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *