Unidas Podemos (UP) advirtió el día de ayer al Partido Socialista de que la intervención de los costes del alquiler no solo es un acuerdo de la alianza, sino más bien un «compromiso» con los asociados de investidura de Pedro Sánchez y de los Presupuestos. «La posposición inquietante» de la ley, como lo tildó el miembro del Congreso de los Diputados de UP Gerardo Pisarello, eleva la tensión entre estos conjuntos y los socialistas. Y esto no solamente lo afirma Podemos, asimismo lo proponen otras fuentes parlamentarias en los corredores del Congreso.

UP, ERC, Bildu, JpC, CUP, Más País, Compromís, BNG y Nueva Canarias se reunieron hace algunos días con colectivos y asociaciones y firmaron un manifiesto conjunto para impulsar una ley que limite los costes del alquiler, prohíba los desahucios a personas frágiles sin opción alternativa habitacional, garantice los suministros básicos y amplíe el parque público del alquiler social, entre otras muchas medidas. Un órdago de 64 escaños vitales para el Partido Socialista pues de ellos depende el éxito de una gran parte de sus ideas.

«El partido inmobiliario»
Esta es una de las razones por las cuales UP espera que va a haber pacto. Por que una ley sin esas reclamaciones no sería apoyada por la mayor parte de la Cámara. Si bien Pisarello lamentó que los socialistas se plieguen frente a las «muchas presiones» de los fondos de inversión. O bien, cuando menos, les condicionen en la negociación. «Es el caso en España del ‘partido inmobiliario financiero’, la enorme patronal inmobiliaria, que presionan y presionan mucho», ironizó el secretario primero de la Mesa y miembro del Congreso de los Diputados de UP. La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, rechazó el primer día de la semana intervenir el mercado y apostó por acrecentar el parque público de residencias. Ese día le respondió Ione Belarra, portavoz del equipo negociador de Podemos que trabaja en la ley de residencia con el Ministerio de Transportes, y el día de ayer lo hizo nuevamente Pisarello. «La ministra Calviño insiste en que la solución de fondo es tener un parque público y afirmamos que sí, mas eso lleva tiempo y hace falta ‘un mientras que tanto’», afirmó. «La única solución es regular la subida desmesurada de los alquileres», agregó.

Aparte de los colectivos sociales y las manifestaciones en la calle, Pisarello procuró agregar más presión al Partido Socialista al refererir que el Partido Socialdemócrata de Alemania y el partido socialista francés ya han reclamado la restricción de los costes del alquiler. «La negativa del Partido Socialista no se comprendería ni tan siquiera desde la perspectiva de las afinidades políticas pues es una medida de los pies en el suelo en Europa», afirmó.

Preguntado por estas declaraciones, el secretario general del conjunto parlamentario socialista, Rafael Simancas, defendió las garantías del acuerdo de la alianza y se mostró persuadido de que se alcanzará un acuerdo con el asociados morado. «Mantenemos ese compromiso, no al 80%, ni al 90, ni al 100, lo sostenemos al 373% que es el aumento en el presupuesto de residencia para 2021», afirmó. Sin embargo, en frente de la presión de la vicepresidencia segunda, explicó que lo esencial es que la ley de residencia tenga «seguridad jurídica» y eso «requiere análisis, estudio y un poco de tiempo».

El Gobierno aprobó el día de ayer el documento de Indicaciones Generales para la Estrategia de Desarrollo Sustentable (EDS) del vicepresidente Pablo Iglesias y por tercera vez se comprometió de este modo a intervenir el mercado del alquiler y cumplir con el pacto de Gobierno, conforme esgrimieron fuentes gubernativos. La portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, defendió que la nueva EDS «incorpora una gran parte de las medidas asociadas a retos del Gobierno».

El Ejecutivo plantea que los objetivos son compartidos en lo relativo a frenar las subidas del alquiler y que «el discute no está en torno a cumplir el orden sino más bien a los instrumentos que dejan visibilizar de forma más eficaz las rebajas». El Partido Socialista insiste en la idea de aprobar un proyecto en las próximas semanas, si bien, matizó la portavoz, el escenario es «radicalmente distinto» tras la pandemia pues hay zonas frecuentemente tensionadas que ahora no están tan influidas por persistencia de pisos turísticos, lo que ha supuesto una perturbación del mercado del alquiler.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *