En el primer mes del verano de 2016, el Partido Popular tiñó de azul la mayoría del mapa de España, incluidas 5 de las 8 provincias del bastión socialista de Andalucía. No obstante, en las pasadas elecciones del 28-A el Partido Socialista Obrero Español dio la vuelta a esa situación y no solo recobró esas 5 provincias andaluzas, sino repintó España prácticamente al completo de colorado. Solo 5 circunscripciones eran azules (Lugo, Ourense, Salamanca, Ávila y Melilla). Junto a ellas, las comunidades vasca, navarra y catalana se le resistieron a los socialistas que, no obstante, fueron los más votados en Barna. De las 52 circunscripciones, el Partido Socialista Obrero Español venció en 40, al tiempo que el Partido Popular solo en 5, que serían 6 si se cuenta Navarra, donde concurrió con Cs y UPN como Navarra Suma. Ahora, la encuesta de NC Report para LA RAZÓN muestra un mapa diferente, con prácticamente un empate entre el colorado y el azul, en el que los socialistas salvan 23 provincias y los populares son la lista más votada en 21 (22 con Navarra). Y es que el sondeo muestra de qué manera la capacitación de Pablo Casado ha recuperado tanto provincias como autonomías clave. En verdad, serían los más votados en las comunidades de Galicia, Castilla y León, Cantabria, La Rioja y Murcia, aparte de en Melilla y en las circunscripciones de Almería, Toledo, Cuenca y Teruel. Una esencial pérdida de fuerza del Partido Socialista Obrero Español que, conforme estos datos, comenzaría a ver comprometido un bastión clave como es Andalucía, en el que se hizo fuerte el 28-A. En esta comunidad, aunque sostendría su hegemonía con entre 23 y 24 escaños (24 en el mes de abril), tiene detrás a un Partido Popular que conseguiría ascender hasta los 16 o bien 17 (11 el 28-A). Una comunidad en la que, además de esto, Cs padece un esencial trastazo con 8 escaños menos y Podemos pierde 3. Por contra, Vox duplicaría sus 6 miembros del Congreso de los Diputados de las pasadas generales y se ubicaría con 12. El Partido Popular mejoraría sus resultados en las 8 provincias andaluzas, sobre todo en Almería, donde sostiene sus 2 escaños mas medra siete con cinco puntos en pretensión de voto, superando a los socialistas, que se dejan dos con uno puntos. Lo mismo que en Sevilla, donde conserva sus 2 miembros del Congreso de los Diputados con un cinco,4% más de votos. Exactamente el mismo porcentaje que gana en Cádiz, donde además de esto pasa de uno a 2 escaños. Podemos pierde acá un miembro del Congreso de los Diputados. Y mientras que el mejor resultado del Partido Popular sería en Málaga, con 3 escaños, el peor del Partido Socialista Obrero Español sería en Jaén, donde pierde un miembro del Congreso de los Diputados. Eso sí, podría ganar otro en Huelva. En Andalucía Cs estaría al filo de desaparecer con 3 escaños (Cádiz, Málaga y Sevilla), al tiempo que Vox tiene representantes en todas y cada una de las provincias. Y con la derecha medrando en Andalucía, Castilla y León es de nuevo territorio popular. El 28-A el Partido Socialista Obrero Español mandaba en 7 de las 9 circunscripciones y ahora el Partido Popular es el más votado en todas y cada una. Ocurre como anteriormente. Si bien los de Sánchez consiguen entre 11 y 12 escaños (12 el 28-A), se han dejado muchos votos. Al tiempo, los populares subirían hasta los 17 (7 más). En esta comunidad, ni Cs ni Podemos consiguen representación y Vox podría sumar a su miembro del Congreso de los Diputados por Valladolid uno o bien 2 más. Más de lo mismo en Galicia. Aunque el Partido Socialista Obrero Español salvaría los muebles con entre ocho y 10 escaños (10 en el mes de abril), los populares pasarían de nueve a 11-13. Esos 4 miembros del Congreso de los Diputados más le dejan estar de nuevo a la cabeza en A Coruña y Pontevedra. El Partido Socialista Obrero Español podría perder un representante en Lugo y otro en Ourense. Al lado de esto, Podemos sostiene sus 2 escaños en A Coruña y Pontevedra y Cs desaparece. Otro vuelco da el Partido Popular en su tradicional feudo murciano. De sus 2 escaños del 28-A pasaría a entre 3 y 4 con un siete con cinco% más de votos, al tiempo que el Partido Socialista Obrero Español podría, o bien preservar los 3 que tiene o bien perder uno. Vox sostiene sus 2 y Cs pasa de 2 a uno. En Cantabria, Partido Popular y Vox se reparten los 2 escaños que pierden entre Partido Socialista Obrero Español y Cs, situándose los populares a la cabeza con 2. Por su lado, en La Rioja, populares y socialistas empatan a 2, mas el Partido Popular tiene un cinco,3% más de votos. Asimismo han robado los de Casado 2 esenciales feudos de Castilla-La Mancha: Toledo y Cuenca, y estaría a puntito de quitarle Albacete y Urbe Real. En el primero, el Partido Popular podría hacerse con hasta 3 escaños frente a un Partido Socialista Obrero Español con un uno con siete% menos de votos. En la segunda, los dos partidos conseguirían entre uno y 2 representantes para el Congreso, con la excepción de que los socialistas pierden un dos con nueve% de votos y los populares ganan un ocho,3% con respecto a abril. Por su lado, empatan en Albacete y Urbe Real, mas el Partido Popular está a tan solo a 0,4 puntos del Partido Socialista Obrero Español. En la ciudad de Guadalajara la diferencia es de apenas un punto. El último cambio de color es el de Teruel, donde hay un empate entre los dos, si bien el Partido Popular consigue un uno con uno% más de votos. En lo que se refiere a la villa de Madrid, donde se estrenaría Íñigo Errejón con 2 escaños de Más País, el Partido Socialista Obrero Español (10) y Podemos (cinco) se dejan uno cada uno de ellos, aparte de 4 Cs. El Partido Popular pasa de 7 a 10 y Vox, de 5 a 6. Eso sí, los populares estarían a apenas 0,6 puntos de los socialistas. La nueva marca de Errejón conseguiría otro representante en la provincia de Barna y otro en Valencia, circunscripción en la que Partido Popular y Partido Socialista Obrero Español mejoran. En toda la Comunidad Valenciana los de Sánchez ganan un escaño y los populares 3, al tiempo que Cs perdería 4 y Podemos, 2. La encuesta asimismo resalta de qué manera los 2 escaños que pierde Cs en Extremadura (uno por provincia) y que le hacen desaparecer, pasan al Partido Popular, que se ubica con 4. Además de esto, el Partido Socialista Obrero Español pierde un representante en Navarra (de 2 a uno), que pasa a manos de Bildu, que se estrena en esta comunidad. La alianza Navarra Suma proseguiría a la cabeza con 2 escaños y prácticamente un cinco% más de votos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *