Tras la investidura de la villa de Madrid, ¿de qué manera va a quedar repartido el mapa del poder territorial en España? La madrileña se trata de la penúltima zona en escoger a su presidente. Una vez quede confirmada Isabel Díaz Ayuso como jefe del Ejecutivo en la Puerta del Sol, solo va a quedar por solucionar la incógnita de La Rioja, en donde de manera previsible el Partido Socialista alcance un pacto para un Gobierno de izquierdas. A cargo de ello, los populares habrán sabido hilar una esencial red de acuerdos con los que mitigar el retroceso electoral que experimentaron el 26-M. Concretamente, los aspirantes populares van a estar al frente de los gobiernos de la villa de Madrid, Andalucía, Galicia, Murcia y Castilla y León, aparte del de la urbe autonóma de Ceuta. El Partido Socialista, por su lado, liderará los ejecutivos de Castilla-La Mácula, Extremadura, Asturias, Baleares, Canarias, Comunidad Valenciana, Aragón y Navarra, aparte de La Rioja. Los de Pedro Sánchez rigen por su parte en alianza con el PRC de Miguel Ángel Revilla en Cantabria y con el PNV en el País Vasco. ¿Puede estar satisfecho el Partido Popular con este resultado? La llegada de Ciudadanos y Vox en el espacio electoral del centro derecha ha supuesto un genuino «tsunami» para los populares. A pesar de ello, los de Casado han sabido reaccionar y Génova ha articulado una estrategia que ha posicionado a esta capacitación como la única capaz de lograr pactos tanto a su izquierda (Ciudadanos) como a su derecha (Vox). Por el contrario, los vetos cruzados planteados en ciertas zonas por Cs y Vox y los desencuentros protagonzados por los partidos de Albert Rivera y de la ciudad de Santiago Abascal han ubicado a los dos a ojos de muchos votantes, conforme señalan ciertas encuestas, como responsables del bloqueo. En verdad, el Partido Popular ha ampliado su abanico de asociados tras los comicios de mayo al subscribir pactos con, aparte de Cs y Vox, Foro de discusión Asturias, Proposta x les Illes Balears, Contigo Somos Democracia, Unión del Pueblo Leonés, Unión del Pueblo Navarro, Alianza Canaria, Vecinos por Llanes, Cilu Linares, Independientes por Laguna, Democracia Ourensana, PPSO, Extremadura Unida, Acipa y Siempre y en toda circunstancia Benahadux. ¿Qué cómputo estadístico presenta el partido de Casado tras el ciclo electoral? En términos absolutos, su suelo de votantes, desde los datos del 26-M, se ubica en los cinco.148.808. Conforme el cómputo de la dirección popular, está al frente de gobiernos autonómicos sobre un total de 21,ocho millones de habitantes, lo que supone 8,1 millones de españoles más que en 2015. Trasladado al terreno económico, este cómputo implica que el Partido Popular «gobierna» sobre más de la mitad de la economía de España, un 50,13% del Producto Interior Bárbaro. ¿Tienen estos datos a nivel autonómico su traslado a la arena municipal y de las diputaciones provinciales? Los de Casado están al frente de 12 diputaciones provinciales, lo que implica que en este nivel administrativo el Partido Popular rige sobre un total de nueve.017.920 habitantes. En lo que concierne a los municipios de las capitales de provincia, los populares dirigen los consistorios en los que viven seis,9 millones de españoles. Suman en estos instantes un total de dos.851 alcaldes y 20.336 concejales. Rige con mayoría absoluta en dos.563 ayuntamientos, 313 más que el Partido Socialista. Son conscientes en el equipo del presidente del Partido Popular que todavía queda mucho camino por recorrer para recobrar el terreno perdido, mas, tras la debacle del debacle del 28-A, la situación hoy ya no es tan catastrófica: «Gobernamos en 4 de las 8 urbes más esenciales de España. Hemos duplicado el número de urbes más pobladas de España sobre las que regimos. Tenemos 316 parlamentarios autonómicos que representan los intereses del Partido Popular en todo el territorio nacional y, además de esto, contamos con 434 miembros del Congreso de los Diputados provinciales al servicio del medio rural». ¿Cuál es la perspectiva electoral del Partido Popular una vez superados los comicios generales, autonómicos, municipales y europeos? El PP, conforme apuntan las primeras encuestas, ya da síntomas de restauración. En ello insiste, por poner un ejemplo, la publicada este lunes por LA RAZÓN y elaborada NC Report: la candidatura de Casado conseguiría entre 82 y 86 miembros del Congreso de los Diputados, entre 16 y 20 más que en las elecciones de abril. En número de votos, la «remontada azul» supone un incremento de más de un millón de papeletas, al pasar de los cuatro,3 millones de sufragios del 28-A a los cinco,3 millones que sumaría ahora en caso de que se festejasen elecciones. Conforme este sondeo, los populares son los únicos que medran tanto en votos como en escaños. ¿De dónde procedería la mayoría de ese millón de votos que el Partido Popular ya ha empezado a recobrar? En el contexto actual, la estrategia del Partido Popular pasa por regresar a convencer a los ex- votantes que en las últimas elecciones han pasado a respaldar a Ciudadanos y a Vox. Y este trabajo asimismo ha empezado a dar frutos. Conforme el estudio de NC Report, el 25,7% de los que en el mes de abril apoyaron a Abascal como presidente en las urnas se decantaría ahora por Casado. En lo que concierne a la capacitación de Albert Rivera, un 14,6% de sus votantes optaría ahora por depositar su confianza en el Partido Popular. El trasvase de votantes desde el Partido Socialista es prácticamente inexistente, puesto que apenas el 0,5% de los que votaron a Sánchez el 28-A estaría barajando ahora dar su apoyo a Casado. ¿Cuál es la materia pendiente del Partido Popular? Como viene siendo una incesante desde hace unos años, el voto joven se le prosigue resistiendo a esta capacitación. Es la cuarta opción preferida para los votantes que tienen entre 18 y 29 años, con un seis,9% de apoyo, tras el ocho,3% de Ciudadanos, el nueve% del Partido Socialista y el 12,4% de Podemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *