El PP cede el protagonismo a Almeida en su próximo congreso regional y relega a Ayuso


Los
congresos regionales del PP
se estaban convirtiendo en un nuevo quebradero de cabeza para Génova. Y no precisamente por el resultado y la elección de los presidentes, hasta ahora todo según lo previsto, sino porque estaban siendo una plataforma más para elevar a Isabel Díaz Ayuso todavía más alto. Da igual que el cónclave se celebrara en Puertollano o en Granada, al final el foco se centraba en la presidenta de la Comunidad de Madrid, y los titulares, también. Pero la situación va a cambiar y pronto. La próxima cita regional de los populares es en Aragón, los días 18 y 19 de diciembre, y en esta ocasión no está prevista ninguna intervención de los presidentes autonómicos.

 En cambio, se ha decidido que tome la palabra el alcalde de Madrid. Después de semanas de
protagonismo de Ayuso, el PP coloca en el centro de atención a José Luis Martínez-Almeida.

En el congreso de Castilla-La Mancha, que se celebró en Puertollano los días 13 y 14 de noviembre, se organizó una mesa de presidentes autonómicos, moderada por Ana Beltrán, número tres en Génova, para dirigir las intervenciones. Acudieron todos los ‘barones’ en el poder, salvo Alberto Núñez Feijóo. La atención se centró, una vez más, en Ayuso, recibida por los compromisarios como una auténtica estrella de rock desde que bajó del coche, entre
gritos de ‘presidenta, presidenta’. Todo el mundo comprobó dentro del PP que el fenómeno Ayuso no se circunscribe a Madrid, ni mucho menos. La presencia de la presidenta madrileña logró eclipsar a sus compañeros, y ella aprovechó para presionar un poco más a Génova, al volver a exigir un congreso en Madrid «cuanto antes».

Una semana más tarde, en el congreso del PP de Andalucía, en Granada, ocurrió otro tanto de lo mismo. También esa vez se organizó una mesa específica para los presidentes autonómicos y Ayuso la aprovechó para lanzar un consejo a Juanma Moreno, que en Génova sentó como un tiro: «Juanma, vuela libre y toma tus propias decisiones. Solo se desgasta quien no es valiente». En esta ocasión, el secretario general, Teodoro García Egea, aprendió de Puertollano y se reservó su intervención para el día siguiente, y así pudo contestar a Ayuso: «Nadie tiene que venir de fuera a decirle a Moreno lo que ha de hacer». En la clausura, Casado dio un golpe sobre la mesa, hizo un
llamamiento a la unidad y cargó contra los ‘solistas’.

Demasiada tensión para ser congresos que deberían haber servido para que el PP mostrara músculo y para reforzar a Casado en su camino hacia La Moncloa. En la dirección nacional tomaron buena nota, al comprender que no podían permitirse un espectáculo semejante cada semana.

El día de los alcaldes

A estas alturas
, el recelo de Génova hacia Ayuso es evidente y visible, por su capacidad para plantar cara a la dirección nacional. En lo que esté en sus manos, harán lo posible para evitar situaciones parecidas a las de Puertollano y Granada, actos internos del PP que han servido, sobre todo, para visualizar la fortaleza de Ayuso. De entrada, en el congreso de Aragón, se acabaron las mesas de presidentes autonómicos. Según Génova, es una decisión exclusiva del PP regional y de su futuro presidente, Jorge Azcón, alcalde de Zaragoza y amigo personal de Almeida, al que ha querido dar un papel especial. Lo cierto es que es en Génova donde se da el visto bueno a la organización del congreso. En este caso, se ha aprobado que Almeida coordine y dirija la mesa de alcaldes.

Según explicaron fuentes del PP aragonés, todos los presidentes autonómicos están invitados al congreso, «por supuesto», pero no tendrán ninguna participación durante todo el fin de semana.

Rebelión municipal

El de Aragón es un congreso muy especial para el PP, ya que se romperá la regla habitual al elegir como presidente a un alcalde, Jorge Azcón. La noticia s
e hizo pública en plena refriega en Madrid, con un mensaje rotundo: los alcaldes también pueden ser presidentes regionales, lo que reforzaba la posición de Almeida en la batalla contra Ayuso.

Azcón es un alcalde que cuenta con la máxima confianza de Génova, y en concreto del secretario general, que tiene depositadas en él muchas esperanzas para la reconquista de su comunidad autónoma. El portavoz de los regidores populares en la FEMP, y cabeza visible de la ‘rebelión de los alcaldes’ contra el Gobierno por la falta de recursos y financiación, quiere que en ‘su’ congreso tengan un peso especial los alcaldes, como los presidentes regionales ya tuvieron en los congresos anteriores.


Fuente: ABC.es .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *