Ferdinand Porsche era un respetado ingeniero de Volkswagen cuando en 1939 recibió el encargo del Cuerpo Nacionalsocialista del Motor para diseñar un modelo capaz de ganar la carrera Berlín-Roma, planeada para festejar el “pacto de acero” entre la Alemania nacionalsocialista y la Italia fascista. Poco después reventó la Segunda Guerra Mundial y el acontecimiento deportivo no se pudo festejar.
El diseñador, miembro del partido nacionalsocialista y de las SS, se lo quedó y lo condujo diariamente en esos convulsos tiempos. Tras la guerra, Porsche fue preso en Dijon como cooperador del régimen de Hitler. Sotheby’s sabía que la historia del vehículo le proporcionaba un marchamo comercial incontrovertible.

El ancestro de los porsche a la venta

Todo previsto para una venta millonaria

De ahí que habían promocionado el modelo Tipo 64 de 1939 como “el Porsche nazi” y “el antepasado” de los Porsche puesto que los conocidos modelos deportivos aparecieron solo en 1948, de la mano del hijo de Ferdinand, Ferry Porsche, que había recuperado la compañía de su padre, incautada tras la guerra.
Claramente los organizadores se las prometían felices cuando, el pasado sábado de noche, las luces se apagaron en el centro de subastas Sotheby’s de Monterey,en California. Y se comenzó a proyectar el vídeo promocional del que sería la pieza de caza mayor de la cita. Un ejemplar por el que aguardaban conseguir al menos 20 millones de dólares estadounidenses. Un cupé plateado que en sus juventud lucía un color negro.

Fiasco de subasta

Los asistentes la califican como “broma pesada”

Minutos después, el avispeo y los chillidos de los coleccionistas que deseaban pujar fuera de la sala indicaba la magnitud del fiasco que terminaba de acontecer. Tras el vídeo empezó el parlamento del profesor de liturgias : “Este es el único modelo que subsiste que condujo personalmente Ferdinand Porsche”.
Y la impostura comenzó: anunció que la puja se abriría en 30 millones de dólares estadounidenses, una cantidad que hizo que la audiencia se dividiese entre risas y vítores. No era gracieta. Esa cantidad se reflejaba en el lumínico. Después, el subastador se hizo eco de una veloz oferta de 70 millones de dólares estadounidenses, que hizo levantarse al respetable. Los teléfonos móviles de los asistentes trataban de captar el instante histórico.

Error reflejado en el marcador de subastas

No eran 70 millones sino más bien 17. Excusen

En esa confusión, el subastador se desdijo. Realmente había querido decir que la subasta comenzaba en 13 y no en 30 millones de exactamente la misma manera que el comprador había ofrecido 17 y no 70 millones. La pronunciación de esos pares de cifras en inglés es semejante.
El daño al rigor de Sotheby’s ya estaba hecho. La pantalla pasó por un instante de 70 a 17. La multitud ululaba por el disparate. La gente se puso de pie mas esta vez para irse con un comecome de abucheos de fondo. La pieza estrella no se había rematado.

El modelo tipo 64 de 1939 ,una genuina joya para los coleccionistas, se exhibe en un stand en la subasta RM Sotheby’s en California. Fue desarrollado y conducido por Ferdinand Porsche , señalado ingeniero austriaco .
(David Paul Morris / Bloomberg)

Modelo Tipo 64 de 1939

El prestigio de un diseño

El modelo tipo 64 de 1939 es una genuina joya para los coleccionistas de turismos. Una parte de su encanto debe ver con que fue desarrollado y conducido por Ferdinand Porsche, el creador de la marca AG Porsche en 1931.

Asimismo con que los especialistas estimen que sus faros, línea de techo y pequeño capó redondeados prefiguran la filosofía del diseño inicial del primer Porsche, el 356 Gmünd Coupe de 1948 y otros modelos míticos siguientes como el 911 y el Cayman.

Ferdinand Porsche

Ferdinand Porsche
(o bien.Ang. / Bundesarchiv)

Debate sobre la identidad “Porsche”

Una obra de Porsche con piezas Volskwagen

El considerado mejor diseñador automovilístico del siglo veinte estampó su nombre al frente del vehículo diez años después, en una señal indudable de afecto.
Alexander Weaver, especialista en vehículos de Sotheby’s, explicó a Bloomberg: “Si el Sr. Porsche pensó en su día que era suficientemente bueno para llevar la insignia de Porsche, entonces sí, sí que lo llamaría un Porsche”.
Mas el tipo 64 no es técnicamente un “Porsche”. Volskwagen proveyó su motor y la mayor parte de sus piezas con ciertos componentes Fiat. Por aquel entonces Ferdinand Porsche edificaba autos para múltiples marcas como Daimler.

Un año ya antes, el ingeniero austriaco había patentado el Volkswagen tipo 1, más conocido como “escarabajo”, un modelo utilitario que se popularizaría primero en la Alemania nacionalsocialista y después en el resto del planeta.

La empresa y el museo
Porsche se desmarcaron de la venta y también hicieron comentarios sobre la nomenclatura “Porsche” del vehículo subastado.

Edificio de la marca Porsche en Breslavia, Polonia

Edificio de la marca Porsche en Breslavia, Polonia
(baloon111 / Getty Images)

Recuerda al fiasco reciente con un Bansky

El prestigio de Sotheby’s en cuestión

“¡Qué estafa! Esto pudo marchar para Bansky mas no aquí” Ciertos coleccionistas lo equipararon con la poco afortunada puja de Sotheby’s en la ciudad de Londres en 2018 en la que tras cerrarse la compra y venta de “Niña con globo” durante más de un millón de euros, esta se autodestruyó, frente a la incredulidad de los espectadores.
Johnny Shaughnessy, un coleccionista del sur de California, testigo presencial el sabado calificó la subasta de “broma” para Bloomberg: “Lisa y llanamente han perdido la verosimilitud. Mi padre podría haber comprado ese auto por cinco millones hace unos años. El modelo ya está algo pasado de años, y absolutamente nadie lo quiere“.

Disculpas de Sotheby’s

El vehículo quedó sin comprador

Sotheby excusó los fallos en un comunicado posterior: “A medida que se abrió la licitación, los aumentos se mostraron incorrectamente en la pantalla, ocasionando una poco afortunada confusión en la sala. Un fallo que nos paso inadvertido y no era intencionado.Un poco afortunado equívoco amplificado por la emoción en la sala”.
La subasta concluyó minutos después cada vez que absolutamente nadie en la sala se movió de los 17 millones, cantidad deficiente. En el catálogo de subastas de RM Sotheby aparece como “todavía a la venta”.

Ferdinand Porsche posa con su escarabajo en Viena, 1940. Era la época en que conducía el modelo que se trató de subastar el sábado

Ferdinand Porsche posa con su escarabajo en Viena, 1940. Era la temporada en que conducía el modelo que se trató de subastar el sábado
(libre)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *