La sede del Ministerio para la Transición Ecológica acogerá este viernes la presentación del nuevo plan de ayudas al despliegue del vehículo eléctrico Moves III. Conforme avanzó la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, va a contar con un presupuesto inicial de cuando menos 400 millones de euros, si bien podría lograr los 800 millones si la demanda de esta forma lo requiere, conforme han asegurado diferentes miembros del Gobierno en las últimas semanas.

Este presupuesto supone multiplicar por 4 el presente Plan Moves, que contaba con 100 millones de euros, si bien después se le agregarían como ampliación otros 20 millones puesto que ciertas comunidades agotaron los fondos en apenas unas semanas.

El nuevo programa para la adquisición de vehículos eficaces se va a repartir asimismo por comunidades autónomas, mas se ampliará automáticamente en aquellas que se queden sin fondos. El Ejecutivo pretende que las ayudas duren cuando menos hasta 2023, para dotar de algo más de estabilidad al plan.

El propósito del Ejecutivo de Pedro Sánchez es lograr los 250.000 automóviles eléctricos para 2023, como los 100.000 puntos de recarga. Aparte de estas ayudas destinadas a la adquisición de vehículos ‘eco’, a través del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), movilizará dos.000 millones de euros para abordar la movilidad ‘cero emisiones’ y el despliegue masivo de electrolineras.

El precedente Plan Moves II ofrecía ayudas de hasta cinco.500 euros para la adquisición de un modelo ‘cero emisiones’, al tiempo que los fabricantes aportaban un apoyo auxiliar de 1.000 euros para estimular su adquiere. En lo concerniente a turismos, el modelo debería tener un coste máximo de hasta 45.000 euros, llegando a los 53.000 euros para vehículos de 8 plazas o bien caso de que el receptor último fuera una Administración o bien entidad no lucrativo.

Los fabricantes demandan un plan estable en tiempo
El Plan Moves III es una de las reivindicaciones de los fabricantes de vehículos, que, través de su asociación Anfac, han propuesto al ejecutivo un plan sostenido para el achatarramiento de automóviles de mayor antigüedad, que idealmente ha de ser superior en volumen a las matriculaciones de automóviles nuevos, un fenómeno que no se ha logrado desde 2013.

En lo que se refiere a los puntos de carga, la asociación plantea fijar objetivos intermedios de instalación, con 48.000 puntos de recarga de acceso público para el 31 de diciembre de 2022, donde, cuando menos, exista uno por cada 100 quilómetros de carretera de la Red Básica de Carreteras y Red General de Carreteras del Estado. Para el 31 de diciembre de 2025, deberían haberse instalado 110.000 puntos de recarga de acceso público, para de esta forma lograr los precisos 340.000 puntos para 2030, afirma la asociación.

La patronal automovilística demanda además de esto «dotarnos de una herramienta destinada a empujar la renovación del parque», y urge a realizar una reforma integral de la fiscalidad de la automoción como elemento preciso para empujar esta transformación.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *