Las circunstancias fuerzan, y toda visita a un museo en estos días se debe limitar a hacerlo de forma virtual. Mas para en el momento en que poase la crisis del coronavirus podemos ir anotando una serie de sugerencias relacionadas en un caso así con el planeta del motor.

Una de ellas es la que nos ofrece Eduardo Costabal, un empresario chileno que llegó a Barna hace 7 años y decidió quedarse para crear «un sitio único, con toda la historia de la Fórmula Uno y MotoGP, y que no existe en ninguna otra una parte del mundo”. Ese espacio singular se inauguró hace apenas 3 semanas.

En él un apasionado al motor puede hallar los monos originales de los 33 vencedores del planeta de Fórmula Uno y de los 28 vencedores del Mundial de 500cc y MotoGP, conocer la historia de McLaren y adquirir los últimos modelos que ha sacado al mercado o bien adquirir turismos tradicionales de coleccionista en un mismo espacio

Costabal tiene 59 años, y lleva prácticamente 40 coleccionando piezas relacionadas con el planeta del motor. «A los 20 años, conocí de manera casual a Eliseo Salazar, el único chileno que ha corrido en la Fórmula Uno, y lo comencé a acompañar a ciertas carreras. Con él conocí asimismo a muchos de los pilotos de la temporada, y comencé a coleccionar cosas», explica en una entrevista concedida a EFE.

En 1980, entró en la compañía que llevó, entre otras muchas marcas, la representación de Honda en Chile, lo que le dejó conocer al mítico Ayrton Senna. Allá estuvo trabajando 37 años. «Viajaba mucho a el país nipón y toda vez que iba a Honda les volvía locos pidiéndoles cosas. Antes que Senna muriera, ya tenía un mono y una casco suyos», recuerda.

En su museo repasa ahora la historia de malogrado conduzco brasileiro por medio de todos y cada uno de los monos originales que lució a lo largo de su legendaria carrera.

Su compilación privada asimismo incluye los 33 monos de los vencedores del planeta, desde Harina (1950) a Hamilton (2019), los 18 monos -asimismo originales- que marcaron la trayectoria de Michael Schumacher, una compilación de cascos de pilotos que se han usado en las primordiales competiciones del planeta del motor o bien la Yamaha con la que se proclamó vencedor del planeta de MotoGP Jorge Lorenzo.

Lorenzo, amigo personal de Costabal, ha cooperado con él en la creación de este espacio del mismo modo único para los apasionados al motociclismo de velocidad y que reúne los monos originales que emplearon los 28 vencedores de la categoría reina.

Este coleccionista chileno llegó en 2013 a Barna para llevar, con múltiples asociados más, la franquicia de Porsche en la capital catalana. «A los poquitos meses ya me había enamorado de Cataluña y tenía claro que no deseaba moverme de acá. Se vive el motor con mucha pasión», apunta con un brillo en los ojos.

A Costabal hacía bastante tiempo que una idea le rondaba por la cabeza: «Montar un negocio propio donde cumplir mi sueño de abrir una tienda con autos increíbles, modernos y tradicionales, aparte de un espacio como este para enseñar todas y cada una mis piezas».

«No deseaba tener todo esto oculto en mi casa, sino más bien compartirlo y crear un espacio único que no se pudiera hallar en ningún otro sitio», asevera este empresario chileno, que contactó con McLaren para abrir, al lado de su museo, el primero concesionario de turismos de la marca británica en España.

Barna era el sitio elegido por abundantes motivos mas, ¿por qué razón escogió McLaren? «Es lo mejor que se fabrica ya. Toda la tecnología de la Fórmula Uno está implantada en todos y cada auto», destaca rotundamente.

Eduardo Costabal, directivo de McLaren para España, Portugal y Andorra, planea expandir el negocio en un futuro abriendo 2 ‘showroom’ más de la compañía británica: uno en la capital española y otro en Oporto.

Mas su tesoro más apreciado, una compilación llena de joyas del motor que no pueden encontrarse en ningún otro rincón del planeta, se va a quedar en la edificación acristalado que ha alquilado, por 30 años, en la zona de la Fira de Barna.

Una inversión de más o menos 10 millones de euros para dar la vida a dos.700 m2 cuadrados, repartidos en 3 plantas, dedicados por completo al Motorsport y en el que se pueden hallar, aparte del museo, un concesionario y un taller de McLaren, una exposición de autos tradicionales y un café que lleva el nombre de McLaren Pedro de la Rosa –también amigo personal- donde se repasa la historia de la marca británica.

«Al final, si uno efectúa un proyecto simbólico, la gente vendrá a verte, pues le ofreces un producto que no puede hallar en otro lugar. No importa donde estés. Si bien tenerlo en Barna encima te da un valor añadido», apunta Costabal, que ha habilitado múltiples zonas de este particular espacio que pueden alquilarse para efectuar acontecimientos.

Por el momento, solo sus exclusivos clientes del servicio pueden gozar de su compilación privada, mas en un futuro próximo no descarta poner su museo en todas y cada una de las sendas turísticas de la Urbe Condal, programar exposiciones itinerantes o bien aun firmar un acuerdo de cooperación con el Circuito de Barna-Cataluña.

Resulta bastante difícil meditar de qué forma una sola persona puede haber reunido tantas piezas de coleccionista y tan exclusivas, mas Eduardo Costabal le resta importancia: «Durante 40 años conoces a bastante gente, a mucha por casualidad. No tengo ningún inconveniente para relacionarme y he hecho muchos amigos en el planeta del motor: pilotos, familiares de pilotos… El planeta es pequeñísimo y está repleto de coincidencias».

Y es que a la inauguración de esta primera tienda-exposición de McLaren en España asistieron, hace poquitas semanas, los jugadores del Barna Arturo Vidal y Samuel Umtiti, Carlos Sainz padre y también hijo; el director de McLaren Racing, Zak Brown; el conduzco de MotoGP Fabio Quartararo, Bruno Senna o bien los hijos de Nicki Lauda, entre otros muchos.

Fuente: ABC.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *