El mercado inmobiliario ofrece ya claros síntomas de agotamiento. La desaceleración económica está retrasando operaciones y resoluciones de adquiere a la espera de que se aclare el panorama. Tras medrar de forma progresiva desde 2014, los primordiales indicadores del mercado de la residencia van a frenar su ascenso en 2019, conforme las previsiones del ámbito. La inseguridad sobre las indicaciones en materia inmobiliaria que pueda arrancar un hipotético gobierno social-marxista y la nueva regulación sobre el mercado que se introduzca sostienen en desequilibrio al ámbito y a los inversores del ladrillo. Ayer, el INE (Instituto Nacional de Estadística) publicó que la firma de nuevas hipotecas para adquirir residencia cayó en el mes de septiembre por segundo mes sucesivo, un 31,6% interanual, en su mayor descenso desde febrero de 2014, debido, en parte, al retraso de ciertas operaciones por la entrada en vigor de la nueva ley hipotecaria, mas asimismo «por la volatilidad del contexto político que prosigue produciendo inquietud entre la demanda, que dilata su resolución de adquiere frente a una desaceleración económica que se comienza a notar», conforme Ferrán Font, directivo de Estudios de Pisos.com. El dato hipotecario «supone un fracaso para la concesión de préstamos que no se veía desde septiembre de hace 5 años. Mensualmente, la cantidad es optimista, mas la verdad es que mucho deberán mudar los números en el último trimestre a fin de que la tasa interanual supere el 1%», agregó el especialista en su análisis. Las caídas de un año a otro de 2 dígitos se extienden por todas y cada una de las comunidades autónomas. La barrera sicológica de las 1.000 hipotecas mensuales concedidas solo es superada en Andalucía y la villa de Madrid, que pasan de las cuatro.000; Cataluña, que supera las tres.000; Comunidad Valenciana, las dos.000 y el País Vasco, las 1.000.

Caídas en todas y cada una de las zonas

En relación a los datos de hace un año por regiones, todas y cada una la comunidades registraron tasas negativas de alteración porcentual interanual, tanto en número de contratos como en capital prestado. De esta manera, en un mercado siempre y en toda circunstancia activo como el madrileño, las hipotecas sobre residencias redujeron un 30,7% en el mes de septiembre pasado con relación a exactamente el mismo mes del año precedente, al formarse un total de cuatro.708 con un capital prestado de 936,8 millones de euros, un 26,8% menos que el capital prestado en el mes de septiembre de 2018. Los mayores descensos interanuales se dieron en La Rioja (-63,7%), Extremadura (-56,9%) y Asturias (-49,8%), al tiempo que los menores los protagonizaron Navarra (-19%), Castilla-La Mácula (-19,6%) y Baleares (-22,8%).La inquietud económica y política ha hecho mella en los datos relativos a costes, compraventas, hipotecas y visados de obra nueva de 2019. Los pronósticos adelantan contracciones si bien no sea de forma severa, conforme los especialistas. «El sentimiento de inseguridad es tal que el espectro de la pérdida del empleo ha vuelto, con lo que la demanda de adquiere se retrae incluso pudiendo hacer en frente de la rigidez financiera», remarca Font.La volatilidad del contexto político prosigue produciendo inquietud entre la demandaFerrán Font, directivo de Estudios de Pisos.comCon en comparación con mes precedente, en el mes de septiembre se firmaron 22.488 nuevos contratos hipotecarios, un 10,3% más, y de ellos, un 38,3% se formaron a tipo fijo, un porcentaje que nuevamente fue más bajo que el mes precedente, conforme datos del Instituto Nacional de Estadística. El importe medio de esos contratos aumentó un cinco,3% y se situó en 135.452 euros, el más elevado en más de 11 años, desde agosto de 2008. El capital prestado en el mes de septiembre por las entidades para adquirir una residencia se redujo un 28% interanual y quedó en tres.046 millones de euros, con lo que lleva ya un par de meses seguidos cayendo más del 20%, explicó el Instituto Nacional de Estadística. Para la adquisición de todo género de fincas –rústicas, urbanas y viviendas–, las entidades prestaron cinco.566 millones en el mes de septiembre, un 16,5% menos que un año ya antes y prácticamente un 25% más que el mes precedente. El importe medio de todos esos contratos anotados fue de 180.630 euros, un 20,8% más que el año precedente y un 16,1% más que en el mes de agosto. Las hipotecas sobre residencias concentraron el 54,7 % del capital total que se prestó en el mes de septiembre, un porcentaje inferior al 58,8% pertinente por mes anterior. En las hipotecas constituidas sobre residencias, el género de interés medio empleado fue el dos,51%, un nuevo mínimo histórico y un tres% inferior al del mismo mes de 2018. Ese mes, el euríbor medio fue del -0,269%. Conforme los datos del Instituto Nacional de Estadística, tres.146 contratos introdujeron algún cambio en sus condiciones, un 46,7% menos que hace un año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *