El iceberg gigante A68, un gigante que se liberó de la Antártida en 2017, se ha apartado a flote tan al norte que ahora está en el límite del hielo marino perenne del continente. Cuando se desprendió en julio de 2017 de la plataforma de hielo Larsen C, en la Península Antártica, el iceberg tenía un área próxima a los seis.000 quilómetros cuadrados y ha perdido poquísimo de su volumen en los últimos un par de años y medio. Mas los científicos afirman que A68 va a tener contrariedades para sostener su integridad cuando llegue a las aguas más turbulentas del Océano Austral. “Con una relación de grosor a longitud afín a 5 hojas de A4, me sorprende que las olas del océano no hayan hecho cubitos de hielo de A68”, señala a BBC News el maestro Adrian Luckman de la Universidad de Swansea, R. Unido, que asegura que se “sorprenderá mucho” si subsiste por una sola pieza cuando se mueve alén del borde del hielo marino. ⏲️ Tick-tock, the clock is ticking for Pine Island Glacier ⏲️Major growth of cracks spotted by @CopernicusEU Sentinel-dos satellites. New fractures showing up, others growing more than cinco km within seis days.Full-resolution animation ⬇️https://t.co/c3Rp8l3DMl pic.twitter.com/3UQ6LRn0WE— Bert Wouters (@bert_polar) February 1, 2020

A lo largo de su primer año, A68 apenas se movió, su quilla supuestamente aterrizó en el fondo marino. Mas los vientos y las corrientes prevalecientes por último empezaron a empujarlo cara el norte durante la costa oriental de la Península Antártica, y a lo largo de esta temporada veraniega la deriva ha experimentado una veloz aceleración. El iceberg, hoy día a 63 grados de latitud sur, prosigue un curso muy predecible. Cuando aparezca sobre la punta de la península, el bloque masivo ha de ser arrastrado cara el norte cara el Atlántico, un camino que los estudiosos llaman ‘Camino de los icebergs’. Muchos de los mejores icebergs de la Antártida llegan aun más lejos, y más allí, del territorio británico de ultramar de Georgia del Sur a más o menos 54 grados sur. El iceberg más grande nunca registrado en la era moderna fue el bloque de 11.000 quilómetros cuadrados llamado B15, que partió de la plataforma de hielo Ross en 2000. Uno de sus últimos restos, que ahora mide ‘solo’ 200 quilómetros cuadrados, está a medio camino de las Islas Sandwich del Sur, al este de Georgia del Sur. Los objetos de este tamaño deben ser monitoreados continuamente pues representan un peligro para la navegación. Mientras observan la A68, los científicos asimismo están atentos a otros 2 icebergs en ciernes.Me sorprende que las olas del océano no hayan hecho cubitos de hielo de A68Uno está a puntito de salir del frente del glaciar Pine Island en la Antártida Occidental. Este va a tener un tanto más de 300 quilómetros cuadrados cuando nazca. El bloque ya está dividido con muchas fisuras. “Espero que el nuevo iceberg se rompa en muchos pedazos poco tras liberarse”, asevera el maestro Luckman. El otro gran iceberg inminente se está formando en el este de la Antártida, en el borde de la plataforma de hielo Brunt. Este habría de ser de más o menos 1.500 quilómetros cuadrados, más o menos el área del Gran Londres. #A68, the monster berg that broke off Larsen C in 2017, has been chugging along of late. Now passing the Joinville Island Group at the top of the Antarctic Peninsula. pic.twitter.com/D10AGjXayh— Jonathan Amos (@BBCAmos) January 24, 2020

El presunto iceberg ha atraído mucha atención pues la estación de investigación británica Halley debió ser trasladada para cerciorarse de que no estaba en riesgo. El iceberg se liberará en el momento en que una gran fisura, llamada Chasm 1, por último corte por medio de una sección de hielo que mide menos de 10 quilómetros de longitud. No hay forma de saber el instante preciso. “La fisura se está ampliando, mas solo a un ritmo incesante, y la punta de la fisura apenas avanza”, advierte Luckman. Ep

Fuente: larazon.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *