El juez de refuerzo del Juzgado de Instrucción Central número seis de la Audiencia Nacional Alejandro Abascal, ha acordado a instancias de Fiscalía Anticorrupción, refererir como encausado el próximo 1 de abril al exconsejero encargado del Conjunto Día, Ricardo Currás, encausado por delitos de falsedad y administración infiel en su etapa en la compañía.

Conforme la providencia a la que ha tenido acceso ABC, Currás ha sido citado junto los exaltos cargos asimismo encausados Amando Sánchez Falcón, que fue director corporativo de Dia; Juan Cubillo de Urríes, responsable del área Comercial y su subordinado y directivo de este departamento Luis Martínez Gallardo; Antonio Arnánz, directivo financiero; y Carlos Peregrina, auditor de las cuentas para KPMG.

Todos van a llegar a la Audiencia Nacional una vez que pasen frente al juez doce de testigos, llamados los días 25 y 26 de marzo, y que trabajaban o bien prosiguen trabajando en diferentes áreas de la compañía, como la financiera, la de auditoría o bien la de seguridad de la información.

Las actuaciones se enmarcan en la investigación sobre una perturbación de las cuentas de la compañía en 2017 a través de «prácticas irregulares» que supusieron un aumento falso de 51,8 millones de euros en los números oficiales, tal como explicaba el auto por el que el juez dirigió el procedimiento contra estas personas, el mes pasado de enero.

En aquel instante, el instructor aceptó una demanda presentada por la Plataforma de Perjudicados de Día contra los 3 consejeros encargados que tuvo la compañía antes que el fondo de inversión del ruso Mikhaíl Fridman, LetterOne, tomase claramente el control, en mayo de 2019.

A la demanda se amontonaron las diligencias de investigación que desde hacía un año venía siguiendo la Fiscalía Anticorrupción al hilo de una demanda presentada, exactamente, por uno de esos ex- consejeros Encargados, Borja De la Cierva, contra la ejecutiva precedente, dirigida por Ricardo Currás, sobre las cuentas de 2017.

Maniobras para cobrar bonus
Tras percibir a los peritos a lo largo de 2 sesiones de interrogatorios, llega el turno de testigos y también investigados como Currás, a quien el auto de imputación apuntó como responsable de concebir «un plan que en parte implicaba la utilización de prácticas irregulares anteriores para trastocar ciertas magnitudes con reflejo directo en el EBITDA, lo que le daba una apariencia de sólida gestión» y le dejaba «alcanzar el cobro del variable por objetivos, que en el ejercicio 2016 había sido de 616.620 euros».

«El resultado final del plan trazado y ejecutado, acarreó que las cuentas individuales de Día en el ejercicio 2017 ofrecieran una imagen que no se correspondía con la real de la matriz, lo que se traslado a las cuentas afianzadas del ejercicio, como tuvo reflejo en la proyección de objetivos para el ejercicio 2018», exponía el auto.

Fue en 2018 cuando, al comprobar que no se iba a conseguir esa cantidad de objetivos, se empezó una investigación una vez cesado Currás de la que se desprendieron 2 hechos relevantes mandados a la Comisión Nacional del Mercado de Valores los días 15 y 22 de octubre: Se tuvo que acometer una reexpresión de las cuentas con un ajuste aproximado de 56 millones de euros en el patrimonio neto contable a 31 de diciembre de 2017. Tras la primera notificación, las acciones cayeron un 42,22%. Tras la segunda, el caiga fue del 24,5.

Operaciones irregulares
Anticorrupción ha identificado 4 ajustes trasladados a las cuentas de 2017 que tienen origen «en prácticas contables irregulares concebidas por Ricardo Currás» y que supusieron en conjunto «una perturbación artificial del EBITDA de 2017 por un precio de 51,8 millones de euros, del total de 69,7 millones de euros» que se incorporaron.

Se trata, por una parte, de la previsión de ingresos no justificados provenientes de negociación con distribuidores por importe de seis,3 millones de euros y de la incorrecta contabilización de ingresos por distribuidores de marca propia, que ascendió a 21,7 millones.

Por otro, se ha detectado la supresión no justificada de la Provisión de Facturas Pendientes de Percibir por una cantidad de 18,3 millones de euros y el pago de bonus y gratificaciones al personal no provisionadas de cinco,5 millones de euros.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *