La historia de Jonathan Peniket puede ser la de cualquier adolescente. De qué manera, de un día para otro, se engancha a los micropagos presentes en muchos de los juegos del campo. Llegó a gastarse los ahorros para su acceso a la universidad por su deseo de progresar su desempeño en pantalla. Es una de las prácticas más cuestionadas del campo en los últimos tiempos mas más rentables del instante.

[Contenidos de pago, el botín de la industria]

Uno de los títulos que más ha apostado por este motivo ha sido la serie de futbol Fifa, que desde hace múltiples años (2009) incluye un modo de juego llamado Ultimate Team. Este apartado es gratis. El propósito es edificar un equipo competitivo con grandes figuras internacionales del instante y del pasado. Mas, si bien no es obligatorio, se puede abonar con dinero real para optar a mejores futbolistas.

Es un modo muy popular que juega con la aleatoriedad. A través de sobres, cuyo resultado ignora el usuario, van surgiendo artículos virtuales y jugadores. Mas muchos apasionados deciden invertir un tanto de dinero en atajar el camino y conseguir aliñar sus plantillas con nombres más relevantes. En declaraciones a «BBC», Peniket, de 17 años, había ahorrado prácticamente tres.000 libras (tres.350 euros) para sus gastos universitarios. Y los perdió.

Cuando su madre -narra en la entrevista a la cadena británica- fue diagnosticada con cáncer, su gasto en micropagos se transformó en una «adicción que no podía controlar». El Comité de Juego del Parlamento Británico busca, de la misma manera que otros legisladores europeos, que las llamadas «cajas de botín» («loot boxes», en inglés), que hoy día no se consideran juegos de azar, se regulen con emergencia para eludir casos afines.

«Me encantan los juegos desde el momento en que era pequeño. Recuerdo haberme despertado temprano los fines de semana y bajar las escaleras para jugar Fifa 05 con el sonido apagado para no despertar a mis padres», recuerda Peniket. «Ahora tengo 21 años, tengo la fortuna de haber hecho ciertos de mis amigos más próximos on line y creo que los juegos pueden ser excelentes para cualquier niño». «Subrayo esto -insiste- ya antes de decir que las cajas de botín me llevaron a una de las peores experiencias de mi vida».

«Recuerdo meridianamente, en 2012, cuando pregunté a mis progenitores por vez primera si podía utilizar mi dinero para adquirir sobres. La idea de que era un juego de azar me parecía absurda en ese momento», narra Peniket. «Gasté el dinero, abrí mis sobres, tuve suerte dos veces y también procuré ser positivo pese a que me sentí un tanto desilusionado. «Si pudiese gastar otras 15 libras»…», recuerda.

Medida opcional
Con el tiempo, el joven asegura que se volvió adepto y reservado. «A medida que pasaba el tiempo, me estaba volviendo poco a poco más reservado. Adquiría una tarjeta de descarga en una tienda de High Street y la ocultaba en mi habitación a fin de que mis progenitores no lo supieran», lamenta. Cuando tenía 17 años, tuvo su primera tarjeta de débito. «Y, de pronto, -afirma- el impulso de gastar dinero en el juego se hizo instantáneo, a solo un clic».

«Estaba gastando 30 libras cada vez, entonces 40 libras, entonces 50. Cuando mi banco empezó a bloquear mis transacciones, estaba invirtiendo unas 80 libras en el juego 4 o bien 5 veces cada noche», recuerda el joven. Hasta el momento en que sucedió una cosa: «Unas semanas ya antes de mis exámenes, tras días de ver a la gente abrir sobres en YouTube mientras que mis progenitores creían que estudiaba, llegó el instante en que se terminó el dinero; el dinero para el que mis progenitores y abuelos habían trabajado, que me habían dado como ahorros para mi porvenir. Había gastado prácticamente tres.000 libras».

Los autores de Fifa, EA Sports, han negado hasta la data que este apartado discutido, Fifa Ultimate Team, se puede jugar sin gastar dinero y que las compras son absolutamente opcionales. Desde la patronal del juego para videoconsolas en España asimismo han insistido en que se puede llenar y gozar un juego para videoconsolas con micropagos sin gastar dinero real por el hecho de que por norma general estos apartados son opcionales.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *