Las gráficas se han vuelto locas y las fiebres de cotización sacan los dientes de sierra poseídas por un pavor ignoto desde la enorme crisis de 2008. Las curvas de tipos se han dado la vuelta y los bonos a un par de años de las economías cobijo (EE UU y R. Unido) ofrecen mayor rentabilidad que las de los soberanos (a diez años), un hecho inusual que anuncia borrasca. El miedo a una nueva recesión global, como consecuencia directa de la guerra comercial entre EE UU y China, está infundiendo el miedo en los mercados, que asisten a la deuda pública como cobijo mientras que la renta variable se sostenga jugando a la ruleta rusa. De esta manera, la rentabilidad del bono de España a diez años ha cerrado en el 0,028%, su mínimo histórico y al filo del cero, al paso que la alemana ha horadado aún más sus registros negativos y cotiza al -0,716 %. El caiga de la rentabilidad del bono soberano de España desde el arranque de año es del 98%. La situación es extendida en prácticamente toda la eurozona. Los títulos alemanes están en negativo como los de su área de referencia (Holanda, Austria, Bélgica y Finlandia) y asimismo a los franceses, irlandeses, letones, eslovacos y eslovenos. Este miércoles Eurostat confirmó el frenazo de la zona euro (+0,2% en el segundo trimestre) a consecuencia del Producto Interior Bruto de Alemania, que se contrajo un 0,1% en exactamente el mismo periodo y que hizo saltar todas y cada una de las alarmas en el Viejo Continente. Conforme datos del mercado, al cierre de la sesión de el día de hoy el bono de España a 10 años se pagaba al 0,028%, bajo el 0,136% de la sesión del miércoles, con la prima de peligro en 74 puntos básicos, 4 menos que el día precedente. Los títulos alemanes asimismo han marcado un nuevo mínimo histórico, en el -0,716 %, frente al 0,654 % precedente. Los bonos portugueses están del mismo modo cerca de rentabilidad cero, en el 0,058 %, con la prima de peligro con respecto a los títulos equiparables alemanes en 77 puntos básicos. Hasta la deuda griega está en zona de mínimos, con un desempeño de su bono a 10 años del 1,980 %, solo tenuemente sobre el 1,957 % del pasado ocho de agosto, con la prima en 270 puntos. Por el contrario, la deuda italiana prosigue acusando las dudas sobre su gobierno y, si bien ha bajado substancialmente, está lejos de sus mínimos históricos. En esta sesión se pagaba al 1,327%, lejos aún del 1,185% del 30 de septiembre de 2016 y la prima de peligro se ha ubicado en 204 puntos básicos. Mientras que, los mercados se dieron una jornada de tregua. La Bolsa de España ha terminado prácticamente plana, con un recorte del 0,04%, suficiente para marcar el segundo mínimo anual sucesivo, en la mitad de una elevada volatilidad y arrastrada por el tono negativo en el mundo entero, azotado por las dudas sobre el desarrollo y otros factores geopolíticos. El primordial indicador del mercado de España, el IBEX 35, cierra esta jornada con un recorte de tres,70 puntos, el 0,04 %, hasta los ocho.519 puntos, con lo que en cómputo anual -que el día de ayer se situó por vez primera desde enero en negativo- pierde el 0,24 %. A media sesión, el índice Dow Jones neoyorkino circula plano, con una leve levanta del 0,39%. El valor más perjudicado es la industrial General Electric. Sus acciones se caen cerca de un 14% en Wall Street una vez que el analista Harry Markopolos, quien en su día denunció la enorme estafa de Bernie Maddoff, asegurase que las cuentas presentadas por el gigante estadounidense son falsas y que se encara a la quiebra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *