El Conjunto PSA (Peugeot, Opel, Citroën y DS), BMW y Renault son los fabricantes que parten a la cabeza para cumplir con los objetivos del Pacto de la ciudad de París. De este modo lo certifica la World Benchmarking Association, integrada, entre otros muchos, por la UN Foundation, que ha presentado, en la Cima del Tiempo de la villa de Madrid, un ranking de los fabricantes en función de su compromiso para sostener el aumento de la temperatura del planeta bajo los 2°C.

Entre las 25 compañías catalogadas, PSA, Ford, Renault y Mazda son las únicas que han establecido objetivos de venta de automóviles de bajas emisiones suficientes para cumplir con la transición ecológica; al paso que solo Mazda y Nissan han establecido objetivos en un largo plazo, de cara a 2050. En el listado, llama la atención la situación 12 de Tesla Motors, único fabricante que, conforme la WBA, «no vende más de un 90% de automóviles impulsados por comburentes fósiles» (que, para 16 de las compañías del ranking, suponen el 99% de sus ventas).

Para realizar el listado, la WBA ha tenido en cuenta 9 variables, basándose en la herramienta de medición del proyecto ACT, que valora de qué manera de preparada medioambientalmente está una organización. Entre los factores tenidos en cuenta, aparte de la reducción de emisiones de los automóviles que comercializan, asimismo se ha evaluado los objetivos impuestos de cara al futuro, la propuesta de modelos de negocio alternativos en venta de automóviles o bien las inversiones efectuadas o bien proyectadas para la descarbonización. A pesar de todo, la asociación asegura que los fabricantes «se han estancado» en la transición ecológica, y les acusa de enfrentarla «con la marcha corta engranada».

A lo largo de una mesa redonda en el Pabellón de Italia de la COP, Ernesto Salas, directivo de la Fundación Renault para la movilidad sustentable, ha pedido por su lado apoyo a las administraciones para superar «las barreras de acceso» que han encontrado los fabricantes que han apostado por los automóviles de bajas emisiones. «Hace diez años que tenemos automóviles eléctricos en el mercado y no hemos conseguido cumplir los objetivos que teníamos», destacó. «El vehículo eléctrico es más costoso, no solo por la batería sino más bien por la escalabilidad. Otro inconveniente es la infraestructura, hacen falta 200.000 puntos de recarga y solo hay seis.000. Y además de esto en España solo una tercera parte de la población tiene garaje para cargar vehículo eléctrico», aseguró Salas, que recordó asimismo que la transición del sistema productivo «no es simple y debemos ser responsables en concepto de empleo». «Además, los turismos de combustión que vendemos el día de hoy asimismo financian el desarrollo de los turismos eléctricos del futuro», aseveró.

En el Día del Transporte, festejado este martes en la COP, el ministro de Promuevo José Luis Ábalos ha asegurado que este supone alrededor del 27% de las emisiones de gases de efecto invernadero en España. «No va a ser posible lograr los objetivos climáticos a los que nos hemos comprometido si no logramos reducir las emisiones», aseguró Ábalos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *