“Ya está todo preparado”, confirman en la Moncloa. La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, encabezó el día de ayer la semanal asamblea de la comisión general de secretarios de Estado y subsecretarios para concretar las cuestiones que se presentarán mañana para su aprobación al Consejo de Ministros, entre aquéllas que se volvió a poner sobre la mesa el cierre terminante del expediente administrativo con el terminante traslado de los restos de Francisco Franco desde el Valle de los Caídos hasta el cementerio de Mingorrubio, en El Pardo.
El Consejo de Ministros de mañana, por lo tanto, podría ya poner data a la operación de exhumación y reinhumación del dictador. Solo falta que el Tribunal Supremo (TS) resuelva levantar, seguramente el día de hoy, la suspensión cautelar que impuso frente a los 3 últimos recursos interpuestos por la comunidad benedictina del Val de los Caídos, la asociación para la defensa del mismo y la Fundación Franco.

“Es cuestión de días”, confía Sánchez tras el aval del Supremo y con el permiso que el día de ayer repitió el Vaticano

La resolución final para activar la operación, en cualquier caso, corresponderá a Pedro Sánchez, que si hasta el momento solo confiaba en poder ejecutar el traslado antes que arranque la campaña electoral del 10-N, para poder cumplir con su compromiso si bien con más de un año de retraso, el día de ayer confirmó que va a ser “cuestión de días”.
En la Moncloa advertían el día de ayer que tras la sentencia del TS que acreditó la exhumación y el traslado de los restos de Franco conforme el pacto del Consejo de Ministros de marzo, y con las aclaraciones que el día de ayer hizo exactamente el mismo tribunal a los nietos del dictador, frente a la oposición del prior de la basílica del Val de los Caídos, Santiago Cantera, y del juez José Yusy –“la sentencia es clara”–, ya está “todo el camino despejado”. Solo faltaría, en espera de lo que el día de hoy resuelva el TS, ponerle data al traslado. Con la asistencia de la familia del dictador si de esta forma lo quiere, con discreción y respeto, y sin “montar un circo”, como siempre y en toda circunstancia defendió el Gobierno.

A la última oposición del prior de la basílica, trasmitida por carta a Pelado, respondió nuevamente el día de ayer el Vaticano, repitiendo que “no se opone a la exhumación de Franco si de esta forma lo deciden las autoridades competentes”, conforme notifica Anna Buj. Es exactamente lo mismo que le afirmaron hace ya tiempo a Pelado, a través del cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado de la Santa Sede.
Ciertos cuadros de la Moncloa vacilan de que la operación pueda tener efectos electorales frente al 10-N, mas líderes territoriales del Partido Socialista Obrero Español creen, sin embargo, que la exhumación de Franco “será un factor movilizador para toda la izquierda” frente a la cita con las urnas.

Sánchez, en cualquier caso, lo saca a resplandecer en sus mítines. Ayer por la noche asimismo en Barna, donde el líder del Partido Socialista Obrero Español aseguró entre grandes aplausos que “exhumar al dictador y terminar con su mausoleo engrandecerá a la por sí gran democracia española”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *