El Consejo de Ministros, a propuesta del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, ha aprobado este martes un R. D. que regula el Programa de Rehabilitación Energética de Edificios (PREE), que destinará 300 millones de euros para ayudas directas a actuaciones de mejora de la eficacia energética en edificios construidos ya antes de 2007.

Entre las actuaciones a las que se dirige la ayuda figuran el cambio de la envolvente térmica, la substitución de viejas calderas por opciones renovables, como la termosolar o bien la geotérmica, o bien mejoras en la eficacia de iluminación.

Este plan, que contempla un mayor porcentaje de ayuda para los usuarios frágiles, se alinea con las políticas de reactivación económica frente el Covid-19 de la UE, centradas en la transición energética y la digitalización, «produciendo un efecto incentivador sobre la generación de empleo y actividad económica en el campo de la construcción, como los vinculados a la puesta enmarcha de instalaciones eléctricas y térmicas», notificó el gabinete dirigido por Teresa Ribera.

De este modo, se subvencionará entre el 15% y el 35% del costo de la rehabilitación. En el caso de los usuarios frágiles, se establece una mejora de un 15% auxiliar. Si se combinan diferentes actuaciones o bien consigue una mejora substancial de la eficacia, la mejora auxiliar va a ser del 20%.

De igual modo, el Ministerio señaló que este programa de ayudas contribuye a la consecución del Plan Nacional de Energía y Tiempo (PNIEC) 2021-2030, que planea una ruta de descarbonización a fin de que, a final de esta década, el 74% del sistema eléctrico sea de origen renovable; y con la Estrategia a Largo Plazo (ELP), hoy en día en trámite de consulta pública, que marca la ruta a fin de que España alcance la neutralidad climática en 2050.

Estos documentos apuntan la necesidad de actuar en el parque de edificios, que actualmente supone un 30% de la energía final consumida en el país, para conseguir que sea totalmente sustentable a mediados de siglo.

Conforme estimaciones del Plan Nacional Integrado de Energía y Tiempo (PNIEC), este impulso a la rehabilitación energética de edificio producirá unos 48.000 trabajos anuales netos entre 2021 y 2030.

Presupuesto extensible
El plan de rehabilitación va a ser ordenado por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Desde las bases reguladoras aprobadas por el Consejo de Ministros, las comunidades y urbes autónomas van a deber efectuar y publicar su respectiva convocatoria de ayudas.

El presupuesto inicial va a poder ser ampliado tanto con nuevas asignaciones del Fondo de Eficacia Energética como de otros instrumentos de financiación que adjudiquen partidas al IDAE.

Además de esto, el plan va a poder ser cofinanciado con aportaciones del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) y, en su caso, con las que pudiesen establecerse en otros instrumentos y programas de la UE destinados a la restauración económica en frente de la crisis sanitaria del Covid-19.

Además las comunidades y urbes autónomas van a poder, en sus respectivas convocatorias, efectuar adaptaciones para acomodarlas a la realidad de cada zona.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *