La ministra de Economía, Nadia Calviño, lanzó el día de ayer todo el arsenal de noticias económicas positivas que ha logrado amontonar a lo largo de los meses de verano. En su intervención en un foro de discusión organizado por la Agencia Efe explicó que España medrará más del dos% este año y que el Tesoro Público reducirá en 10.000 millones de euros el volumen de emisiones netas de deuda previstas, de 30.000 a 20.000 millones. Aun defendió que 2019 va a cerrar con un avance del Producto Interior Bruto entre el dos,dos% y el 2,4%, «casi el doble que el promedio de la zona euro», y se ubicará en el dos% a final de 2020, una décima más de la previsión del Gobierno. Si bien la ministra evitó hacer una confirmación oficial de que el Ejecutivo vaya a comprobar en alza estas previsiones, su postura semeja el paso inicial a fin de que Moncloa lo haga. Parece claro que la economía de España sostiene el impulso –más por inercia que por capacidad– a pesar de las incertidumbres asociadas a la guerra comercial o bien al Brexit. Por esta razón, la ministra insistió el día de ayer en que el país está «capeando» mejor que otros esta situación desfavorable, ignorando las señales de alarma que desde hace unos meses apuntan los primordiales indicadores económicos, tanto nacionales como europeos. Calviño asimismo adelantó que el Tesoro sumará otros cinco.000 millones a los 10.000 ya conseguidos en la reducción de deuda neta, con lo que la emisión total va a ser este año prácticamente un 43% inferior a la prevista a inicios del ejercicio. Mas esta positiva cifra no debe ver solamente con el buen hacer del Ejecutivo. Los estímulos lanzados por el Banco Central Europeo y sus tipos bajos han aliviado de forma notable la carga financiera de la deuda pública de España, que merced a los menores intereses ha dado oxígeno al Gobierno y propiciado esenciales ahorros financieros. Esto dejará a España ahorrar dos.300 millones de euros en intereses de la deuda. Conforme la ministra, la emisión salvaje se ubicará bajo los 200.000 millones de euros, algo que no ocurría desde el año 2013 y que atribuyó a la mejora de la prima de peligro de España, que se ha ido reduciendo de «manera sostenida» a lo largo del año. Además de esto, Calviño aseveró que merced a la ampliación de la base de inversores se han logrado «resultados evidentes» y se pudo cerrar 2018 con una emisión de deuda pública inferior y con unos ahorros de intereses de 1.500 millones de euros. «Nuestra prima de peligro se ha venido reduciendo de forma sostenida, hemos entrado en el ambiente de las clases negativos y asimismo se han batido récords históricos de cotización», insistió la ministra. Siguiendo exactamente la misma estela, la directiva general del Tesoro, Elena Aparici, señaló el día de ayer en la presentación de la revisión del programa de deuda de 2019 que la menor emisión neta se va a centrar eminentemente en la reducción de los valores a medio y a largo plazo, mas asimismo en la menor emisión de letras. Aparici fue más allí que la propia ministra, y elevó el ahorro de intereses hasta los dos.334 millones de euros, con lo que se ubicarán en torno al dos% del Producto Interior Bruto, cuando en 2014 la carga de intereses suponía el dos,82%. Asimismo adelantó la posibilidad de que la deuda a diez años ubique en niveles negativos. La confianza del consumo se cae once puntos La confianza del consumidor se cayó once puntos en el mes de agosto con relación al mes precedente, hasta situarse en 86 puntos, por la caída de las esperanzas, colocándose de esta manera en valores afines a los registrados en el segundo semestre de 2014, conforme los datos publicados el día de ayer por el CIS. Así, la confianza del consumidor se sostiene, por segundo mes sucesivo, en terreno negativo. La valoración de los usuarios sobre la evolución general de la economía redujo 15,4 puntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *