El Gobierno ha aprobado hoy en Consejo de Ministros el Anteproyecto de ley de Memoria Democrática, abriendo con este trámite el camino para su tramitación parlamentaria en el Congreso de los Diputados donde el nuevo ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, ha dicho estar abierto a modificar la norma para poder sacarla adelante.

El esqueleto del proyecto es esencialmente el mismo que el que se aprobó el pasado mes de septiembre y es por tanto el último legado de Carmen Calvo al frente de este departamento. El Gobierno ha incorporado algunas modificaciones a partir de los informes preceptivos, como el del Consejo General del Poder Judicial, que según Bolaños «han mejorado el Anteproyecto».

Concretamente, una nueva fórmula jurídica en la redacción que permite prohibir la Fundación Valle de los Caídos y avanzar en la disolución de la Francisco Franco y cualquier organización que pueda enaltecer la represión franquista. El nuevo planteamiento con respecto al texto de septiembre atiende a las sugerencias del órgano de poder de los jueces.

En la disposición adicional quinta del primer anteproyecto se recogía como motivo para la suspensión de fundaciones «la apología del franquismo y la incitación directa o indirecta al odio o violencia contra las víctimas del golpe de Estado, de la Guerra o del franquismo». El CGPJ advirtió en ese momento de que «sin el requisito adicional del menosprecio o humillación a las víctimas», ese enaltecimiento del franquismo podría quedar únicamente en una expresión de ideas. Así, el Gobierno añadió ese elemento al texto hoy aprobado.

El Ejecutivo pone en valor que esta será la primera ley en la que «se condena y se repudia expresamente el golpe de estado de 1936 y la dictadura posterior, el periodo más negro de la historia contemporánea de España».

Claves de la ley
Otra de las claves es el papel central del Estado en las tareas de recuperación de los cuerpos. Las tareas de búsqueda de las personas desaparecidas será «responsabilidad» del Estado: «Queremos que miles de familias que buscan sepan que cuentan con el Gobierno en esa misión», ha dicho Bolaños.

Se crea una Fiscalía de Sala de Memoria democrática que «impulsará investigaciones sobre violaciones de Derechos Humanos». Aunque en este punto Bolaños ha reconocido las «limitaciones» establecidas en el Código Penal por lo que tiene que ver con la prescripción de los delitos y la irretroactividad de las normas penales.

La ley contempla la resignificación Del Valle de los Caídos. Entre lo que destaca un proyecto de exhumaciones. «No podrá haber cuerpo de ninguno de los protagonistas en lugar preponderante», ha dicho Bolaños. Esto pone en el centro los restos de José Antonio Primo de Rivera. El ministro de la Presidencia ha confirmado que tendrá que procederse a su exhumación. Y se ha comprometido a hacerlo en diálogo con la familia.

Ese planteamiento de resignificación es todavía abstracto. Bolaños ha planteado que se trata de un «marco general», pero que a posteriori habrá que plantear un proyecto concreto en el que «tomar decisiones». Y aquí entra la decisión sobre qué hacer con la gran cruz que preside el lugar. El Gobierno no ha dado muestras de tener todavía decidido qué hacer al respecto.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *