¿De qué forma pudieron los calamares gigantes, que tienen el tamaño de un autobús, ojos como platos y tentáculos que pueden capturar presas a más de 9 metros de distancia, hacerse tan grandes?

La contestación, o bien una parte de ella, se termina de descubrir merced a la publicación en la gaceta GigaScience de la secuencia completa del genoma del calamar gigante (Architeuthis dux) por la parte de un equipo de científicos de la Universidad de Copenhague. El genoma, de hecho, contiene esenciales pistas sobre la anatomía y la evolución de esta enigmática criatura marina.

Muy son pocos los que han tenido ocasión de verlos. Y jamás se ha podido apresar y sostener con vida un calamar gigante, lo que quiere decir que su biología (incluida su forma de reproducirse) prosigue estando envuelta en el misterio. Mas la secuencia de su genoma va a poder darnos, desde este momento, un sinnúmero de información.

«En concepto de sus genes -asegura Caroline Albertin, que en 2015 ya dirigió el equipo que secuenció el primer genoma de un cefalópodo- hallamos que el calamar gigante se semeja mucho a otros animales. Y eso quiere decir que podemos estudiar a estos animales realmente extraños para aprender más sobre nosotros mismos».

Prosigue el misterio de su tamaño
Bajo la dirección del llamado Conjunto de Fonseca de la Universidad de Copenhague, los estudiosos descubrieron que el genoma del calamar gigante es verdaderamente grande: cerca de dos.700 millones de pares de bases, el 90% del tamaño que tiene el genoma humano.

Albertin y su equipo examinaron en el genoma del calamar gigante múltiples familias genéticas viejas y muy conocidas, y las equipararon tanto con el genoma humano como con las otras 4 especies de cefalópodos secuenciadas hasta el momento. Y encontraron que, en el calamar gigante, esenciales genes implicados en el desarrollo en prácticamente todos los animales (los genes Hox y Wnt) solo estaban presentes en copias únicas. Lo que quiere decir que esa gigantesca criatura invertebrada, considerada a lo largo de siglos como un monstruo marino, no llegó a hacerse tan grande por medio de la duplicación del genoma completo, una estrategia evolutiva vieja que sirvió para acrecentar el tamaño de los vertebrados.

Va a haber, puesto que, que proseguirse estudiando el genoma para encontrar una contestación a su gigante tamaño. «Un genoma -asevera Albertin- es solo el paso inicial para contestar muchas preguntas sobre la biología de estos extraños animales». Entre ellas, de qué manera pudieron adquirir el cerebro más grande que existe entre los invertebrados, sus complejos comportamientos, su agilidad o bien su increíble habilidad de camuflaje instanténeo.

«Aunque los cefalópodos tienen muchos comportamientos complejos y elaborados -sigue la bióloga- , se piensa que evolucionaron con independencia de los vertebrados. Al equiparar sus genomas, podemos preguntar: ¿Se edifican los cefalópodos y los vertebrados de exactamente la misma manera o bien más bien de forma diferente?».

Cerebro complejo
Albertin asimismo identificó en el genoma del calamar gigante gigante más de 100 genes de la familia de las protocadherinas, que por norma general no se hallan en los invertebrados. «Se cree -explica- que las protocadherinas son esenciales para conectar apropiadamente los cerebros más complejos. Se creía que eran una innovación de los vertebrados, con lo que nos sorprendió mucho hallar más de 100 de ellos en el genoma del pulpo (en 2015). Parecía la prueba de de qué manera se edifica un cerebro complcado. Y hemos encontrado, asimismo en el calamar gigante, una expansión afín de protocadherinas».

[Impresionantes imágenes en vivo del calamar gigante].

Por último, los científicos examinaron una familia de genes que hasta el momento es exclusiva de los cefalópodos, las reflectinas. «Las reflectinas -asevera Albertin- codifican una proteína que participa en la fabricación de la iridiscencia. El color es una parte esencial del camuflaje, con lo que tratamos de comprender qué hace esta familia de genes y de qué manera marcha».

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *