Pese a que cada vez hay una oferta mayor y las administraciones tratan de promover su adquisición, los particulares prosiguen reluctantes a adquirir un vehículo eléctrico. Tanto que en España las automatriculaciones o bien ventas tácticas de los fabricantes a sí mismos para rebajar sus emisiones superan a las operaciones efectuadas a este género de compradores.

Conforme datos de la federación de concesionarios Faconauto, las marcas y concesionarios se auto adquirieron uno de cada 4 vehículos eléctricos a lo largo del primer semestre de 2020, un total de 1.384 (las automatriculaciones acostumbran a suponer una de cada diez ventas), de un total de cinco.182 matriculaciones. En exactamente el mismo periodo, los particulares se hicieron con 1.170 eléctricos, solo el 22,6%.

«Si se contaba con los vehículos eléctricos para recortar las emisiones de CO2, los compradores nos dicen que ese no es el camino», conforme Marta Blázquez, vicepresidenta de Faconauto. Desde los concesionarios destacan que este año se venden menos modelos electrizados por el hecho de que no hay suficiente demanda, a pesar de que la oferta sí que es mayor. En verdad, está en camino de triplicarse: de 60 modelos en 2018 a 214 en 2021, conforme la federación ecologista Transport&Environment.

En un semestre marcado por el severo impacto del coronavirus, los particulares han comprado un 38,8% menos de automóviles eléctricos. No obstante, las ventas totales de este género de modelos solo han descendido un cinco%, merced al empuje de las automatriculaciones y las ventas a empresas. El canal de rent-a-car, por su lado, todavía prosigue fuera de combate y, en verdad, el día de ayer la asociación Feneval elevó la caída estimada de facturación del ámbito del 70 al 80% para 2020.

La venta de automóviles es clave para cumplir con la meta de emisiones impuesto desde este año por Bruselas. La UE demanda que los automóviles nuevos emitan, de media, 95 gramos de CO2 por quilómetro. En el primer semestre del año, no obstante, la media en España se situó en los 113 gramos. «Tras reiniciarse la actividad de los concesionarios en el mes de mayo, ciertas marcas han redoblado su presión a fin de que las redes automatriculen eléctricos que les dejen cumplir con la meta de emisiones», critica Faconauto, que se teme que esta práctica «vaya a más» en la segunda una parte del año.

Despegan los microhíbridos
«La responsabilidad de cumplir con los objetivos no puede recaer en los concesionarios, sobre todo en contexto tan desfavorable como este», amplía Raúl Morales, de Faconauto, que informa de que esta práctica «lastra su liquidez y sus resultados», pues son vehículos que no tienen salida tampoco como ‘kilómetro 0’ «porque no hay demanda para ello». Morales no piensa que ni tan siquiera el Plan Moves, con ayudas de hasta seis.500 euros para su adquisición, sea suficiente para acrecentar las ventas de eléctricos en la segunda mitad del año lo bastante para cumplir con la meta de Bruselas, que prevé copiosas multas para los incumplidores.

«Las ayudas contempladas en el Plan Renove y en el Moves ya están movilizando el mercado y las tecnologías más favorecidas son las mild-hybrid y otras hibridaciones, mas la verdad es que con los datos amontonados a junio el mercado está lejos de cumplir esa media de 95 gramos de CO2».

Los automóviles con hibridación ligera o bien microhibridación, un sistema que aprovecha la inercia para reducir los consumos y las emisiones merced a una pequeña batería y un generador-alternador, han aumentado sus ventas un 95% hasta junio, y suponen el cinco% del mercado. Mientras que, los híbridos enchufables, con una batería considerablemente mayor que les deja circular como eléctricos, han aumentado un 42% sus ventas.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *