Brotes «verdes», si bien de momento, aún sutiles. Las ventas de automóviles alternativos, o sea, eléctricos, enchufables, híbridos y de gas, acrecentaron sus registros en el mes de enero un 46%, hasta 16.601. Este levanta era esperable por el nuevo objetivo de emisiones de la UE que termina de entrar en vigor, que fuerza a los fabricantes a reducir de manera notable las emisiones medias de los automóviles que comercializan. Como consecuencia, las ventas de automóviles eléctricos medraron un 126,3%; y un 186% en el caso de los híbridos enchufables.

Juntos, no obstante, solo sumaron tres.289 unidades, con 1.822 unidades 100% eléctricas vendidas. Además de esto, supusieron apenas el uno con ocho% del total, frente al ocho con dos% que, por poner un ejemplo, se ha alcanzado en Francia, donde la media de emisiones del parque se ha reducido drásticamente, de 112,9 gramos de CO2 por quilómetro en el mes de diciembre a 96 en el mes de enero (muy cerca del nuevo límite medio en la Unión Europea, de 95 gramos), conforme el analista Matthias Schmidt. Todavía no hay datos para España. Turismos, comerciales, industriales y buses eléctricos deberían lograr el 37% de las ventas para sumar dos,5 millones en 2030, conforme Anfac. Este umbral es la mitad del objetivo del Gobierno de Pedro Sánchez, que prevé cinco millones para ese año.

«En el primer semestre se sostendrán las tendencias del año pasado, y en el segundo las marcas deberán trasladar a sus políticas comerciales alrededor del diésel y el eléctrico su necesidad de cumplir con los límites de CO2», prevén desde la federación de concesionarios Faconauto, avanzando jugosos descuentos para poner este género de automóviles. A pesar de ello, calculan que el mercado total va a caer en torno al tres%.

Este recorte del costo en los modelos más eficaces, eléctricos y también híbridos (singularmente enchufables), que son exactamente los que más interesa ahora vender a los fabricantes, se generará al tiempo que se encarecen los costos de los vehículos de combustión tradicional, gasolina y diésel. Va a ser debido a los nuevos mecanismos precisos para cumplir con las emisiones. En el caso de los gasolina, además de esto, es previsible que muchas marcas opten por desincentivar su adquisición.

Exigentes objetivos de emisiones
El nuevo objetivo de emisiones empezó el 1 de enero a afectar ya al 95% menos contaminante de la oferta comercial de cada fabricante. La meta es que las emisiones medias no superen los 95 gramos de CO2 por quilómetro, lo que corresponde con un consumo de cuatro con uno litros por quilómetro para un vehículo gasolina, o bien tres,6 para un diésel. Límites imposibles de cumplir sin vehículos eléctricos en la gama. El que los infrinja, se encara a multas de 95 euros por gramo y quilómetro extra: unos 12.000 millones en suma, conforme Moodys.

Conforme la federación de ONG ecologistas Transport & Environment, el propósito de emisiones de la Unión Europea fuerza a los fabricantes a comercializar entre un cinco y un 12% de eléctricos y también híbridos enchufables. Otra consecuencia va a ser la retirada de muchos modelos más potentes y contaminantes, mas asimismo más rentables para los fabricantes. Mientras, van a deber seguir invirtiendo en acrecentar la eficacia de los motores de combustión, que, de momento, son los favoritos del 99% de los compradores en España. Todo ello agregará presión a su cuenta de resultados, lo que en parte asimismo explica los diferentes movimientos cara la consolidación del campo, como la reciente fusión entre Fiat Chrysler y PSA Peugeot Citroën.

Asimismo va a ser precisa una restauración de los demonizados diésel, que emiten menos CO2 que los motores de gasolina. Su declive a causa del escándalo Dieselgate, al lado de la moda de los automóviles de tipo SUV, más grandes, pesados y contaminantes, ha contribuido a que en los últimos tiempos se hayan aumentado las emisiones medias de CO2.

Los fabricantes tienen además de esto un estímulo auxiliar para vender automóviles electrizados en el futuro próximo, en tanto que la legislación europea establece fuertes bonificaciones hasta 2022 para los modelos que emitan menos de 50 gramos de CO2 por quilómetro -meta imposible para un vehículo diésel o bien gasolina usual-. Otras bonificaciones que deja la regulación son, por poner un ejemplo, la integración de «eco-innovaciones» que dismuyen el consumo, como por poner un ejemplo faros led que no se encienden a lo largo de la prueba de emisiones.

Caída del mercado en el mes de enero
En lo que se refiere al mercado general, las matriculaciones de turismos y todoterrenos recularon en el mes de enero un siete con seis%, con 86.443 unidades, poniendo fin a 4 meses de subidas. La caída es más significativa si se cree que el mercado ya reculó en el mes de enero de 2019 (un cinco,1%). El canal que más se reduce es, de nuevo, el de los particulares, que cae un 14,2%, con 40.551 automóviles vendidos. Prosigue el de alquiladoras, que se deja un 12,2%, hasta 13.107 unidades. Solo medran las ventas a empresas, un cuatro con cinco%, hasta 31.371. Del mismo modo cayó la venta de comerciales ligeros, un 20,3%, con 13.847.

«Es alarmante que las familias prosigan sin decantarse por un vehículo nuevo», afirma Noemí Navas, de la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles, Anfac. La incesante caída en este canal -ha reculado once de los últimos 12 meses-, el de mayor volumen y el más rentable para los concesionarios, es motivo de preocupación para el campo. Lo atribuye a la carencia de incentivos para renovar vehículo y a la inseguridad a la que se ha sumido al comprador por los diferentes mensajes limitaciones a los vehículos de combustión. Se ha optado a cambio por fórmulas de adquisición flexible, como el renting, o bien por exender la vida de su viejo vehículo, que asimismo es más contaminante. Conforme Anfac, las ventas de automóviles de más de 20 años se han disparado un 17% en 2019.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *