En 1970, el francés Paul Bracq se pone al frente del diseño de BMW. En una etapa precedente, en Mercedes, ha creado el 220 SE Coupé/Cabriolet en 1961, el increíble 600 o bien el 230 sociedad limitada, el legendario «pagoda», de esta forma llamado por la manera especial de su techo.

En BMW, desde 1955, el estudio de diseño reducido a su más simple expresión, estaba a cargo de Wilheim Holfmesiter, más ingeniero que estilista. De esta forma, Bracq desde su llegada, aporta un estilo diferente que va a marcar la evolución de la firma bávara en los próximos años. Y en este periodo crea un prototipo clave, el BMW Turbo de 1972 (coincidiendo con la celebración de la Olimpiada de Munich) que, a lo largo de un año, va a ser la estrella de todos y cada uno de los salones hasta el punto que muchos clientes del servicio deseaban dejar un talón en blanco para encargar un ejemplar.

Este éxito llevó a la preparación de un segundo estudio desde el primero, en el que se acentuaba el aspecto de la seguridad. Mas vamos a ubicarnos en la temporada.

Los efectos de Nader
En 1965 el letrado americano Ralph Nader publica el libro «Unsafe at any speed» («Inseguro a cualquier velocidad»). Este trabajo, que refleja una crítica sobre la seguridad de los vehículos generalmente y del Chevrolet Corvair particularmente, fue considerado por ciertos como un pasquín, mas por otros como un factor clave en la toma de conciencia de avanzar en seguridad de los vehículos. Y la verdad es que a fines de los años sesenta y principios de los setenta hay un esencial cambio de mentalidad, tanto por la parte de usuarios como de fabricantes, que lleva a que la seguridad sea tenida como un aspecto prioritario. Esto conduce al lanzamiento de programas gubernativos (como el Experimental Safety Vehicle, o bien ESV, en los E.U.) y otros semejantes en Europa. Fruto de ellos son prototipos pensados para resguardar a los ocupantes en el caso de choque (seguridad pasiva), con exageradas formas rodeando el habitáculo y grandes parachoques: unas siluetas que sugerían más un tanque que un seductor vehículo, y que a muchos diseñadores les hace chirriar los dientes.

Bracq persuade a los responsables de BMW de la necesidad de efectuar un prototipo que trasmita imagen de progreso en el campo de la seguridad. Mas al mismo tiempo debe ofrecer líneas atractivas, muy elegantes.

La idea es un deportivo de motor central, una primicia en BMW y una extrañeza en un turismo de calle de la temporada (Lamborghini con el Miura es una de las salvedades). Para la parte mecánica, recurre al 4 tubos on-line (de 1990 cc) procedente de los modelos de serie bávaros, mas vitaminado con un turbo: se va a ver en el 2002 Turbo de 1972, uno de los primeros vehículos de serie que lleva un motor turboalimentado.

En lo que se refiere al prototipo de Bracq, este motor ofrecía, conforme los reglajes de su turbo, una potencia entre 200 y 280 CV que se encargaban de desplazar menos de mil kilogramos de peso. El vehículo era no solo ligero, sino más bien asimismo sólido, con una longitud total de 415 centímetros, 188 de ancho, 110 centímetros de alto, y 240 centímetros de batalla o bien distancia entre ejes. Las puertas se abrían en forma de alas de gaviota, lo que llevó a Bracq, en el segundo estudio, a alterar el sistema de apertura de las ventanas para facilitar la salida en el caso de vuelco.

El tiempo fue tan justo para concebir el turismo, que Bracq trabajaba de noche en su casa: en la habitación tenía pegado a la pared, el plano a escala 1.

Conciliar seguridad y estética
El tema de la seguridad pasiva lo concibe el diseñador francés desde determinado punto de vista nuevo, distanciado de los «mazacotes» de los que hemos hablado previamente. La seguridad se fundamenta, principalmente, en estructuras alterables tanto delante como detrás, un arco que resguarda el habitáculo y una columna de dirección con 3 juntas de cardan para absorber la energía generada en un impacto. El frontal y la parte trasera, efectuadas en composites, son verdaderos parachoques, mas preservando un diseño armonioso y una forma penetrante y aerodinámica. La pintura de la carrocería participa asimismo en la seguridad, pasando de un naranja fluorescente en los extremos a una laca roja para el resto. Mas no solo seguridad pasiva, asimismo la activa se ha tenido en cuenta. La resolución de situar el motor en situación central viene motivada por asegurar un mejor comportamiento activo. Y el sistema de frenado recurre ya a un sistema antibloqueo de frenos (ABS) que va a tardar años en implantarse en un turismo de serie.

Guiños al pasado
El estilo ha estado determinado por una busca de deportividad. El propio Bracq ha señalado que su BMW Turbo era asimismo un homenaje a un periodo clave en la historia del vehículo, a los años 30, charlamos de la Streamline que fue un avanzado movimiento de diseño en los E.U., con ciertos ejemplos en Europa. Cuando Bracq dibuja el BMW Turbo, apuesta por volúmenes fluidos a la inversa que las corrientes de la temporada marcadas por formas cúbicas como las que planteaba Giorgetto Guigiaro. El estilo de Bracq se ha mostrado considerablemente más resistente al paso del tiempo. Otro detalle a destacar es que en la segunda entrega del estudio Turbo, las ruedas traseras van cubiertas, un homenaje al BMW 328 carrocería Tourin del año 1940.

BMW encargó la fabricación de 2 unidades al carrocero italiano Giovanni Michelotti. La segunda (presentada en el Salón de la ciudad de París de 1972) se distingue no solo para las ruedas siguientes ocultas, sino más bien asimismo por un tono más obscuro que el bermellón de la primera.

Los 2 concept cars tendrían tal éxito que Bracq estudió un tercero. Era la temporada en que se preparaba el lanzamiento del gran BMW Serie siete con motor de 12 tubos y creyó que un modelo derivado del Turbo, mas con el V12 atmosférico sería útil para promocionar el proyecto. Este motor V12 iría en situación longitudinal lo que forzó a exender la distancia entre ejes 12 centímetros. Mas la idea no pasó del estado de maqueta.

El BMW Turbo concebido por Bracq servirá como punto de inicio al Proyecto E26 llevado a cabo por la recién creada (estamos en 1972) BMW Motorsport GmbH. Charlamos del M1 que se fabricará desde 1978, mas eso, ya saben, es otra historia.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *