Aunque pueda parecer que en el universo de los coches queda ya poco margen para inventar alternativas disruptivas, de vez en cuando siguen surgiendo iniciativas capaces de sortear los límites de lo que existe. En esta ocasión ha sido Hyundai la encargada de ampliar el arco de soluciones sobre ruedas. La firma coreana ha desarrollado un interesante concept car, denominado Elevate, que se postula como el mejor aliado imaginable para misiones de rescate.

Las espeluznantes cifras mundiales asociadas a las catástrofes naturales ponen de relieve el importante papel que podrían adquirir en el futuro los vehículos inspirados en la ingeniosa solución propuesta por los ingenieros de Hyundai. No en vano, durante los dos últimos ejercicios del calendario murieron más de diez mil personas anuales como consecuencia de los devastadores efectos que tuvieron las inclemencias causadas por la propia naturaleza. Además, los datos reflejados en el informe de asistencia humanitaria global que se realizó el año pasado resultan desgarradores. Y es que se calcula que la suma de los conflictos de origen militar y los desastres naturales provocaron que 201 millones de personas pasaran a depender del apoyo internacional para intentar garantizar el sustento mínimo necesario que diera continuidad a sus vidas. Ante un panorama catastrófico de entrega asistencial, el Hyundai Elevate se antoja como una solución magistral.

La alternativa propuesta por la firma coreana combina argumentos del sector de la automoción con otros propios de la robótica en estado puro. Este vehículo está formado por dos componentes fundamentales. Se ha desarrollado una cabina de transporte, que destaca por aprovechar al máximo el espacio interior y que puede desmontarse con facilidad del chasis sobre el que viaja.

Pero lo más interesante del caso es la otra parte, puesto que se ha creado una avanzada plataforma eléctrica de movilidad, compuesta por un compendio de mecanismos que le permiten superar la mayoría de obstáculos que le salgan al paso. Al circular sobre carreteras o pistas forestales, el Hyundai Elevate ofrece prestaciones comparables a las de otros automóviles eléctricos de características técnicas simi­lares.
La ventajosa naturaleza de este vehículo sale a relucir en el momento en que el conductor se encuentra en un terreno sin vías de circulación, cuando puede desplegar los brazos robóticos y usar las ruedas como pies de un gigante mecánico capaz de andar. Según los datos proporcionados por los responsables del proyecto, el Hyundai Elevate puede encaramarse a escalones de hasta un metro de altura, además de superar zanjas de la misma longitud.

Para llevar ayuda humanitaria o ejecutar misiones de rescate en rincones inhóspitos, es difícil imaginar un coche mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *