Más de siete.000 compradores españoles se han unido ya a la macrodemanda colectiva contra Volkswagen por el escándalo de manipulación de emisiones Dieselgate, y se estima que superarán los 10.000 cuando a fin de año se presente la causa. Conforme Vilches Abogados, el bufete que la conduce (bajo el paraguas de la plataforma «Afectados TDI»), los perjudicados aspiran a conseguir una indemnización de hasta seis.000 euros por vehículo. 

«Se trata de la mayor demanda civil en lo que se refiere a agrupación de personas afectadas», explica Manuel Vilches, asociado directivo de Vilches Abogados. En España hay 683.626 dañados por la instalación de un dispositivo de manipulación de emisiones en el motor diésel EA 189, en modelos de las marcas Volkswagen, Skoda, Audi y Seat vendidos desde 2009 hasta 2015. El plazo para unirse a la demanda continuará abierto hasta finales de diciembre, pues al terminar el año expirará el periodo para poder demandar.

En el mes de mayo, la automovilística, el primer fabricante mundial de automóviles, alcanzó un acuerdo con unos 200.000 compradores alemanes para compensar con entre 1.350 euros y seis.250 euros a los compradores de los automóviles perjudicados. Otras sentencias individuales han obligado al fabricante a recomprar el vehículo perjudicado, descontando la devaluación. En USA, compensó a los perjudicados con entre cinco.000 y 10.000 dólares estadounidenses y recompró los turismos a los usuarios que de esta manera lo demandaron, tras un pacto de 17.500 millones con las autoridades judiciales. Asimismo se han alcanzado pactos con compradores en otros países, como Australia.

En España, el 17 de febrero se festejó el juicio por la vía civil que empezó la organización de usuarios y usuarios OCU, que demanda tres.000 euros para los más de siete.500 perjudicados. Dicho juicio continúa desde hace 7 meses a la espera de sentencia. La OCU estimó que la vía civil era la única posible para los perjudicados, una vez que se desestimara la demanda por la vía administrativa y de que el procedimiento penal se trasladara a Alemania.

Devaluación y daños morales
La causa de Perjudicados TDI solicitará daños morales y materiales, al comprender que existió un incumplimiento establecido por la parte de Volkswagen, que conforme sus cálculos, supuso una devaluación del ocho al 10% del valor de los turismos perjudicados, al incluirse en los automóviles un sistema desactivador pensado para lanzar valores falsos sobre el banco de pruebas, algo particularmente prohibido por la normativa europea. Vilches, además de esto, especifica que en los últimos meses 2 sentencias judiciales han abierto camino: «Nos han abierto las puertas a un mega caso, a poder asistir todos juntos».

El letrado se refiere a una sentencia del 11 de marzo en el que el Tribunal Supremo habilita la capacitad de demandar de forma directa a Volkswagen sin precisar demandar a los concesionarios, como había que hacer ya antes. La sentencia, como adelantó entonces este periódico, resolvió unánimemente un recurso de casación en el que la compradora de un vehículo demandaba una indemnización de daños y perjuicios por la instalación en el motor de un software que manipulaba los resultados de las mediciones de emisiones contaminantes, con el resultado de condenar solidariamente a los dos al pago de una indemnización -de 500 euros en aquel caso- a la compradora. En la sentencia, el Alto Tribunal razona que «el fabricante del vehículo tiene frente al adquirente final la responsabilidad derivada de que el bien puesto en el mercado no reúne las peculiaridades técnicas anunciadas por el fabricante. Esta responsabilidad es solidaria con la del vendedor».

«Ese fallo», afirman desde Vilches Abogados, «aclaró claramente las dudas legales que podía haber en comparación con tema. Ya no hay interpretación contraria posible, el éxito de las reclamaciones está prácticamente asegurado y lo único que quedará por determinar es la cuantía de la indemnización». «Una segunda sentencia, en el mes de julio, del Tribunal de Justicia de la UE, aclaró que cada perjudicado puede demandar a Volkswagen A.G., la matriz alemana -y fabricante de los motores perjudicados-, independientemente del país en el que haya comprado el vehículo», cuenta Vilches.

De momento, en España ha habido ciertas indemnizaciones individuales, si bien Volkswagen no ha alcanzado un pacto con los compradores, como sí ha sucedido en Alemania o bien USA. «Están aguardando a que prescriba», asevera Vilches, que insiste en que la plataforma Perjudicados TDI «deriva del espíritu estadounidense», pues el bufete es el que se encarga de los costos e inclusive ha contratado un seguro de costas. «Jamás se ha hecho algo de esta manera en España».

El bufete ya cuenta con experiencia en el Dieselgate. «Tenemos 600 automóviles litigando ya en Alemania», cuenta Vilches. Para litigar con el gigante alemán, la plataforma ha movilizado a un equipo de más de cien personas, entre abogados, catedráticos en derecho civil y procesal, documentalistas, procuradores y un equipo psicosocial con múltiples peritos. «Contra un gigante debes ir con un conjunto muy grande detrás», asegura.

El escándalo, que afecta a once millones de automóviles llevó al consorcio alemán a perder en un par de semanas el 40% de su capitalización, a recortar tres.000 trabajos en Alemania. Asimismo ha acelerado el declive de la tecnología diésel, que en 2010 suponía el 70% de las matriculaciones y el día de hoy ronda el 25%, forzando a la electrificación del campo y poniendo patas hacia arriba a toda la industria, con normativas de emisiones poco a poco más restrictivas. Hasta el momento, el escándalo Dieselgate ha costado más de 29.000 millones de euros a Volkswagen en llamadas a revisión de turismos y procedimientos judiciales.

Asimismo supuso la condena a ciertos directivos de la marca en USA, donde se destapó el fraude, y la detención del expresidente de Audi, Rupert Stadler. Stadler, que pasó 4 meses en cárcel, y el ex- CEO del consorcio, Martin Winterkorn, son juzgados en nuestros días en Alemania por fraude, y se encaran a penas de hasta diez años de prisión.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *