El Representante de Comercio de E.U. ha anunciado aranceles por 1.150 millones de euros para productos franceses en represalia por la famosa como tasa Google que afecta a multinacionales estadounidenses como Fb, Apple, Google y Amazon.

Washington estima que se trata de un impuesto injusto dirigido de manera expresa contra estas empresas estadounidenses con lo que gravará productos como bolsos, productos cosméticos y jabones en contestación, una medida que se va a aplicar tras 6 meses de moratoria.

«La medida adoptada el día de hoy manda un potente mensaje en frente de impuestos discriminatorios dirigidos contra las compañías estadounidenses, lo que no lleva a la modernización del sistema impositivo global», ha apuntado el presidente de la Asociación de la Industria de Ordenadores y de Comunicaciones, Matt Schruers, conforme recoge el portal de noticias estadounidense Político.

«Los cambios en las reglas fiscales han de ser negociadas de buena fe mediante un enfoque de acuerdo en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, que afronte los cambios de la economía digitalizada global», ha añadido en referencia a la Organización para la Colaboración y el Desarrollo Económico.

El presidente de la Comisión de Finanzas del Senado estadounidense, Chuck Grassley, asimismo ha apoyado la medida. «Las tarifas de represalia no son ideales, mas la negativa del Gobierno francés a desamparar su imposición unilateral de impuestos injustos y punitivos contra empresas estadounidenses deja sin opciones a nuestro Gobierno», ha argumentado.

E.U. se retiró en el primer mes del verano de las negociaciones en el marco de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos sobre este impuesto y advirtió de una contestación con medidas «proporcionalmente pertinentes».

Francia no se arruga
Por su lado, Francia sostiene su voluntad de instituir una tasa a los gigantes digitales, famosa como tasa Google, a pesar de las nuevas sanciones anunciadas por E.U. a la importación de productos galos en represalia por ese impuesto, señalaron este sábado fuentes gubernativos.

París prosigue apostando por que se llegue un pacto internacional para valorar a esos gigantes de la red, con lo que anima a continuar las negociaciones abiertas dentro de la Organización para la Colaboración y el Desarrollo Económico (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos).

«Sería la única solución de altura», señalaron fuentes del Ministerio francés de Economía, cuyo titular, Bruno Le Maire, se entrevistó este viernes con el secretario estadounidense de Comercio, Bob Lightizer, y con el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

Mas, en el caso de que no se halle un acuerdo, París sostiene su voluntad de aplicar a fines de año el impuesto nacional que se cobra a esas empresas desde 2019 «como otros muchos países europeos», apuntaron.

Es la contestación de Francia al anuncio ayer de noche de la administración estadounidense de imponer nuevos aranceles a productos franceses, como los bolsos de señora o bien los productos cosméticos, por un valor total de 1.150 millones de euros por contrapartida a la llamada tasa Google.

Washington precisó que esos nuevos impuestos van a estar congelados a lo largo de 180 días para dar una ocasión a la negociación.

España asimismo desea aplicarla
El Gobierno de España asimismo tiene en marcha la creación de un nuevo impuesto a ciertos servicios digitales que es gestionada en el Parlamento.

La tasa Google gravará aquellas empresas con ingresos anuales totales de, cuando menos, 750 millones de euros y con ingresos en España superiores a los tres millones de euros.

Específicamente, on-line con la propuesta que en su día hizo la Comisión Europea, gravará el tres% de los servicios de publicidad on-line, servicios de intermediación on-line y la venta de datos generados desde información proporcionada por el usuario a lo largo de su actividad o bien la venta de metadatos.

La previsión inicial cuando el Consejo de Ministros de España aprobó este proyecto de ley el pasado 18 de febrero, ya antes de la urgencia sanitaria provocada por la pandemia de la COVID-19, y su coherente crisis económica, era colectar 968 millones de euros.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *