Declararon frente al juez que los miembros de seguridad “le cogieron por el cuello y le dieron patadas”

Eleazar García Hernández recibió golpes por la parte de “una docena” de miembros de seguridad que cubrían el acontecimiento festejado en el estadio de El Molinón (Gijón) el pasado ocho de septiembre que encaraba a Selección De España de Futbol contra I. Feroe. El joven de 30 años y con una discapacidad reconocida del 75%, murió en extrañas circunstancias que está estudiando el Juzgado de Instrucción número dos de Gijón. El pasado viernes asistieron a declarar 2 testigos que presenciaron de qué manera golpeaban al joven entre “una docena” de miembros de Prosegur que asimismo deberán ser llamados a declarar, conforme ha pedido el letrado de la familia de la víctima, Marcos García Montes.El joven discapacitado salió del estadio en un instante dado y, al intentar entrar, los vigilantes le prohibieron la entrada. Mientras que, su padre y otro familiar dieron la alarma de que el joven había desaparecido y lo comunicaron a los responsables de seguridad. No obstante, esa alarma no se propagó correctamente puesto que en los accesos al estadio debían ignorar la situación de aquel joven que no pasaba inadvertido. No hubiese cabido duda de que aquel tipo tan alto, con un polo fucsia y con una discapacidad intelectual bastante evidente era el chaval desaparecido.Eleazar tuvo un encontronazo con los miembros de seguridad y estos terminaron golpeando al joven, conforme declararon 2 testigos presenciales el viernes en sede judicial. “Le cogieron por el cuello y le dieron patadas” al paso que estaba en “situación protectora, inerte, sin hacer nada”.Después de la agresión, Eleazar padeció una parada cardiaca cuando fue trasladado a un centro de la salud de la urbe asturiana y más tarde le practicaron una necropsia en el Anatómico Forense.Cuando sus familiares pudieron ver el cadáver Eleazar estaba lleno de golpes y moretones. La necropsia descubrió que había fallecido de un paro cardiaco mas no padecía de ninguna nosología coronaria. El análisis forense descubrió «graves lesiones ante mortem» por su cuerpo, algo que deberá investigar ahora el titular del Juzgado de Instrucción número dos de Gijón. El juez asimismo examina el atestado policial remitido por la UDEV (Unidad de Delitos Violentos) de la Brigada de Policía Judicial de Asturias. A pesar de las lesiones ante mortem que descubrió la necropsia de Eleazar jamás estudió Homicidios. En verdad, el instructor de las diligencias es exactamente el mismo policía nacional que ejercitaba las funciones de responsable de seguridad del estadio el día de los hechos. «¿De qué manera pueden poner a investigar a quien debió haber eludido todo esto?», se pregunta la familia de Eleazar.García Montes explicó que el análisis de tóxicos había dado negativo en alcohol y drogas y solo había detectado la presencia de fármacos antidepresivos tipo Diazepam. El bufete ya ha pedido la comparecencia de los vigilantes de Prosegur que estuvieron ese día entre las puertas 15 y 20, a los responsables del estadio a fin de que acrediten el sitio preciso donde se generó el acontencimiento y si es verdad que se trata de un ángulo fallecido, donde las cámaras de vigilancia no grabaron nada.

Fuente: larazon.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *