Dorian ahogó las Bahamas mientras que el presidente de EE UU, Donald Trump, emitía una declaración de urgencia para los estados de Georgia y las Carolinas. Florida, en situación de urgencia desde un par de días ya antes, ya sentía el día de ayer los primeros embates de un monstruo atmosférico que avanzaba a menos de dos quilómetros por hora. Una velocidad tan reducida que garantiza la persistencia de las lluvias torrenciales. Con marejadas ciclónicas para el norte de Bahamas de más de 7 metros y vientos huracanados que fluctúan entre los 270 y los 295 quilómetros por hora. En el instante de redactar estas líneas, Dorian, el segundo huracán más potente en el Atlántico desde el instante en que existen registros, había sido degradado a la categoría cuatro, mas estaba lejos de apaciguarse y sostenía bajo las aguas grandes porciones de Gran Bahama. Cuando menos 5 personas han fallecido por el paso del huracán ‘Dorian’ por el archipiélago de Bahamas, conforme ha revelado el primer ministro del país, Hubert Minnis. La cantidad procede de la Policía de Bahamas, ha explicado Minnis en declaraciones recogidas por el portal Bahamas Press. Todas y cada una han fallecido en las islas Ábaco, las más perjudicadas de momento por el temporal. No obstante, Bahamas Press asegura que la cantidad de fallecidos podría ser considerablemente mayor y que se recogen cadáveres en toda la isla de Gran Ábaco durante la tarde del lunes. La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja ha informado de que la tormenta podría haber dejado hasta 13.000 casas destruidas o bien gravemente dañadas. En Freeport, en la isla de la Gran Bahama, las casas tienen uno con ocho metros de agua. «Semejan barcas sobre el agua», ha contado Rosa Knowles-Bain, de 61 años, una vecina que está alojada desde hace un par de días en uno de los cobijos de urgencia habilitados por las autoridades. Un testigo de Reuters que se aloja en un hotel en el Ábaco Beach Complejo turístico de la isla de Gran Ábaco ha indicado que los fuertes vientos de hasta 350 quilómetros por hora han arrancado persianas y una parte del techo. El sitio está rodeado por un lago de agua. Desde la mañana de este lunes el huracán ha sido rebajado a la categoría cuatro, la segunda más potente de la escala escala Saffir-Simpson, por el Centro Nacional de Huracanes, con sede en la ciudad de Miami. La tormenta produce vientos sostenidos de 240 quilómetros por hora y se desplaza a una velocidad de uno con seis quilómetros por hora. El cómputo de daños es «desastroso» debido a los fuertes vientos y a la crecida de las aguas, que ha sumado entre cinco con cuatro y siete metros a su altura frecuente, conforme el Centro Nacional de Huracanes, que predice el progresivo debilitamiento de ‘Dorian’. Preparativos en Florida En West Palm Beach, Florida, ya se están registrando fuertes rachas de viento y un potente oleaje a pesar de que el huracán está todavía a 169 quilómetros de la costa, conforme datos del CNH, que prevé que toque tierra en el continente en la noche del lunes y azote la zona hasta la tarde del miércoles. 9 condados de Florida han ordenado evacuaciones forzosa. Entre ellos está el condado Duval, donde está Jacksonville, una de las 2 urbes más grandes de Florida, y ciertas áreas del condado de Palm Beach, donde se halla el complejo turístico Mar-a-Lago del presidente Donald Trump. El gobernante de Florida, Ron DeSantis, ha pedido a los ciudadanos de la costa que obedezcan las órdenes de evacuación. «Salgan ahora mientras que hay tiempo y mientras que tengan comburente libre», ha afirmado DeSantis en conferencia de prensa desde el centro de operaciones de urgencia del estado, en Tallahassee.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *