Llegada cierta edad, muchos progenitores deciden abrir una cuenta a sus hijos en el banco. Es frecuente que el pequeño acabe teniendo una cuenta en exactamente la misma entidad de la que son clientes del servicio los progenitores. Mas si lo que deseamos es que nuestros hijos tengan una experiencia lo más próxima a la de un adulto, a fin de que aprendan desde pequeños a administrar su dinero y a relacionarse con los bancos, probablemente nuestra entidad no sea la más conveniente. Solo el 60% de los bancos españoles comercializa cuentas bancarias para menores, conforme con una investigación efectuado por el comparador de productos financieros HelpMyCash.com. En el resto, la oferta se reduce a cuentas de ahorro, que por norma general solo sirven para guardar el dinero del pequeño y que ofrecen una experiencia poco educativa. También, solamente el 73% de las entidades ofrecen una tarjeta a este segmento de clientes del servicio, así sea de débito o bien prepago, y solo el 67% les deja acceder a la banca on line para preguntar el saldo o bien los movimientos de su cuenta o bien tarjeta, conforme se desprende del estudio sobre cuentas para pequeños en el que se ha analizado la oferta de 15 entidades. La edad mínima más usual para poder acceder a una tarjeta de débito son los 14 años, si bien Banco Bilbao Vizcaya Argentaria la reduce a los 12 y Abanca y Liberbank la aumentan a los 16. Si lo que deseamos es que nuestros hijos dispongan de una tarjeta prepago, en la mayor parte de los bancos asimismo deberemos aguardar a que cumplan los 14 años, si bien dos entidades (Banco Santander y su banco on line, Openbank) no fijan una edad mínima. Por norma general, la elección de dar una tarjeta de débito o bien de prepago corresponde a los progenitores, puesto que el 64% de los bancos que sí comercializan tarjetas para menores ofrecen los dos tipos. “Si el pequeño no puede contar con de una cuenta, de una tarjeta y preguntar su saldo y sus movimientos por medio de la banca electrónica, la experiencia resulta mucho menos didáctica”, concluye el estudio de HelpMyCash. Eso no quiere decir que las entidades que sí ofrecen a los menores el trío de servicios precedentes les den vía libre: las cuentas para menores y los servicios asociados siempre y en toda circunstancia tienen una operativa limitada y el acceso a la banca on line acostumbra a ser solamente consultivo, con lo que por norma general no pueden efectuar trasferencias ni contratar otros productos. Una situación que el Banco de España considera “comprensible”, conforme el informe, puesto que de esta manera se evitan peligros. Tampoco pueden emplear Bizum. Si bien el servicio de pagos inmediatos de móvil a móvil desarrollado por la banca de España delega esta posibilidad a cada banco, ninguno ofrece este servicio a los menores. Y es que, al fin y al postre, se trata de un género de trasferencia, mas que supone más peligro, puesto que siendo inmediata no se puede anular. Poca información y leyes inventadas En España hay más de 8 millones de menores o bien, lo que es exactamente lo mismo, más de 8 millones de clientes del servicio potenciales para los bancos. No obstante, la banca no se lo pone simple a los progenitores que desean cotejar la oferta de cuentas bancarias para sus hijos. La mayor parte de los bancos no incluyen en sus páginas webs una ficha completa de las condiciones y de los servicios de sus productos para pequeños y los empleados de las oficinas y del servicio de atención telefónico de las entidades carecen de la información conveniente. “En HelpMyCash hemos detectado que los empleados de la mayor parte de las oficinas no conocen la oferta de su banco para los menores de edad”, asevera el estudio. Fuentes del comparador aclaran que es frecuente que los empleados de diferentes sucursales den información contradictoria sobre un mismo producto o bien que desde el servicio de atención al usuario aporten datos diferentes dependiendo del gestor que atienda al consumidor. Los empleados ignoran la operativa asociada a las cuentas y las tarjetas para menores, como al proceso de contratación, con lo que los progenitores reciben, habitualmente, información equivocada. También, los empleados de aquellas entidades que no comercializan tarjetas para menores o bien que dismuyen su oferta a una cuenta de ahorro con una operativa limitadísima y no dan acceso a la banca on line, en ocasiones, “justifican su escasa oferta de productos amparándose en leyes que, verdaderamente, no existen, cuando la realidad es que la oferta depende de cada entidad y de su política interna”, aclaran los autores del informe. El pago móvil, vetado en la mayor parte de los bancos Pese a prácticamente 7 de cada diez pequeños tiene un móvil, conforme datos del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones relativos a 2017, solo 5 entidades de las 15 analizadas, el 33%, dejan a los adolescentes asociar sus tarjetas a un wallet y abonar compras en comercios con el móvil. Se trata de Bankia, CaixaBank, Liberbank, Openbank y Unicaja. Si bien la restricción primordial con la que se hallan los menores es su banco, los propios términos y condiciones de estos servicios asimismo juegan en contra suya. Solo Samsung Pay no establece una edad mínima para emplearlo, conforme con su servicio de atención al usuario, al paso que Apple Pay la fija en 13 años y Google Pay, en 16. Bankia, CaixaBank y Liberbank, la oferta más completa El trío formado por Bankia, CaixaBank y Liberbank es el que ofrece una experiencia más completa a los menores que desean administrar sus finanzas con la ayuda del banco. Las 3 entidades ofrecen una cuenta bancaria a los menores a la que se puede asociar una tarjeta de débito o bien de prepago. También, todas y cada una dejan preguntar la banca on line, así sea por Internet o bien por una aplicación y el menor asimismo puede abonar sus compras con el móvil. Bankia deja a sus clientes del servicio más jóvenes contar con de una tarjeta de débito o bien prepago desde los 14 años, del mismo modo que CaixaBank. Liberbank, por su lado, aumenta la edad a los 16. Con las peores ofertas, aquellas consistentes en una cuenta de ahorro sin acceso a la banca on line, la experiencia va a perder su carácter educativo. Los menores ni tan siquiera van a poder repasar su saldo, salvo en un cajero si tienen tarjeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *