Un equipo internacional de científicos dirigido por biólogos de la Universidad de California en San Diego ha desarrollado sintéticamente unos mosquitos capaces de detener la transmisión del virus del dengue, conforme publican en la gaceta ‘PLOS Pathogens’. Estudiosos de laboratorio del maestro asociado de UC San Diego Omar Akbari trabajaron con colegas del Centro Médico de la Universidad Vanderbilt para identificar un anticuerpo humano de extenso fantasma para la eliminación del dengue. Este desarrollo marca el primer enfoque de ingeniería en mosquitos que se dirige a los 4 tipos conocidos de dengue, mejorando los diseños precedentes que abordaban cepas individuales. Entonces diseñaron la “carga” de anticuerpos a fin de que se expresase sintéticamente en mosquitos hembra ‘Aedes aegypti’, que extienden el virus del dengue. “Una vez que el mosquito hembra toma sangre, el anticuerpo se activa y se expresa, ese es el desencadenante –explica Akbari, de la División de Ciencias Biológicas y miembro del Instituto Tata de Genética y Sociedad–. El anticuerpo puede complicar la replicación del virus y prevenir su diseminación por todo el mosquito, lo que impide su transmisión a los humanos. Es un enfoque poderoso”. Akbari apunta que los mosquitos cambiados podrían conjuntarse de manera fácil con un sistema de diseminación, como un impulso genético basado en la tecnología CRISPR/CAS-nueve, capaz de extender el anticuerpo por medio de poblaciones de mosquitos transmisores de enfermedades silvestres. “Es alucinante que ahora podamos trasferir genes del sistema inmune humano para proporcionar inmunidad a los mosquitos. Este trabajo abre un campo totalmente nuevo de posibilidades biotecnológicas para interrumpir las enfermedades trasmitidas por mosquitos del hombre”, agrega el coautor James Crowe, directivo del Centro de Vacunas Vanderbilt en el Centro Médico de la Universidad Vanderbilt. Conforme la OMS, el virus del dengue amenaza a millones de personas en tiempos tropicales y subtropicales. El dengue grave es una de las primordiales causas de enfermedad grave y muerte entre los pequeños en numerosos países asiáticos y sudamericanos. La Organización Panamericana de la Salud notificó últimamente el mayor número de casos de dengue nunca registrado en las Américas. Al inficionar a las personas con sistemas inmunes comprometidos, las víctimas del dengue padecen síntomas afines a la gripe, que incluyen fiebres y erupciones cutáneas graves. Los casos graves pueden provocar hemorragias potencialmente mortales. Hoy en día no hay un tratamiento concreto y, por consiguiente, la prevención y el control dependen de medidas que detengan la propagación del virus. “Este desarrollo quiere decir que en el futuro previsible puede haber enfoques genéticos viables para supervisar el virus del dengue en el campo, lo que podría limitar el sufrimiento humano y la mortalidad”, aventura Akbari, cuyo laboratorio se halla ahora en las primeras etapas de los métodos de prueba para anular simultáneamente los mosquitos contra el dengue y un conjunto de otros virus como el zika, la fiebre amarilla y el chikungunya. “A los mosquitos se les ha dado la mala reputación de ser los asesinos más mortales del planeta pues son los mensajeros que transmiten enfermedades como la malaria, el dengue, el chikungunya, el zika y la fiebre amarilla que de forma colectiva ponen bajo riesgo a seis.500 millones de personas en todo el mundo”, recuerda Suresh Subramani,profesor retirado de biología molecular en la Universidad de California en San Diego y directivo global del Instituto Tata para la Genética y la Sociedad (TIGS). “Hasta hace poco, el planeta se había centrado en matar a este mensajero. El trabajo del laboratorio de Akbari y en TIGS tiene como propósito desarmar al mosquito eludiendo que transmita enfermedades, sin matar al mensajero. Este documento muestra que es posible para inmunizar a los mosquitos y prevenir su capacidad de trasmitir el virus del dengue y, potencialmente, otros patógenos trasmitidos por mosquitos”, explica. Ep

Fuente: larazon.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *