Agentes de la Policía Nacional han detenido en Sevilla a un estudiante que, presuntamente, actuaba como líder y también instructor de otros pederastas extranjeros en foros de discusión de intercambio de pornografía infantil, conforme ha informado la Policía Nacional. El detenido sostenía contacto con numerosas personas mediante diferentes aplicaciones de correo instantánea y redes sociales, guardaba gran cantidad de material porno de menores y era administrador de conjuntos muy cerrados y valorados por otros pederastas, a los que demandaba condiciones extremas para su acceso como el envío de imágenes de incestos reales. La detención se generó en el marco de una operación contra la pornografía infantil en la que han sido detenidas otras 7 personas más en Barna (dos), A Coruña (1), Comunidad Valenciana (dos) y la capital de España (dos). Además de esto, otras 3 han sido encausadas y un menor puesto bajo protección, puesto que el material sexual que compartía era protagonizado por sí solo. Uno de los detenidos en la provincia de la capital de España, aparte de descargar pornografía infantil por distintos medios, la exhibía en público a cientos y cientos de personas mediante una famosa red social «para ganar más likes y prestigio». La operación se empezó merced a la cooperación existente entre diferentes países en la lucha contra el cibercrimen. Agentes de la Policía Nacional recibieron diversa información, procedente del cuerpo policial de los USA de América HSI (Homeland Security Investigations), sobre que diferentes personas en España estarían compartiendo pornografía infantil mediante Internet. A lo largo de la investigación, los policías lograron descubrir que 3 personas estaban compartiendo pornografía infantil mediante Internet desde Barna. De este modo, tras múltiples pesquisas destinadas a su identificación, 2 hombres fueron detenidos y un menor encausado por repartir pornografía infantil mediante Internet. En el caso de uno de los detenidos, para eludir ser identificado, empleaba en las redes sociales solamente los datos personales que compartía con su progenitor, lo que lanzaba dudas sobre cuál de los 2 era el que compartía el material pederasta. Conforme avanzaba la investigación, los agentes advirtieron que un estudiante, de 28 de edad y residente en Sevilla, era el más activo de todos y cada uno de los investigados. El joven sostenía contacto con numerosas personas con las que intercambiaba pornografía infantil mediante todas y cada una de las aplicaciones de correo instantánea y redes sociales que tenía instaladas en su móvil, en el que guardaba un enorme volumen de ficheros mandados. Además de esto, era especialista en acceder a diferentes lugares de la ‘Deep Web’ para el intercambio de pornografía infantil, siendo el administrador de conjuntos muy cerrados y valorados por otros pederastas a los que demandaba condiciones extremas para su acceso, como el envío de imágenes de incestos reales. El detenido actuaba como instructor para otros pederastas extranjeros, dando las instrucciones precisas sobre qué medidas de seguridad debían tomar para no ser objeto de una investigación policial. Ep

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *