Descubren un extraño dinosaurio con cola en forma de garrote


Aunque existen un millar de especies de dinosaurios descubiertas, cada poco tiempo el suelo nos devuelve un ejemplar nuevo que vivió hace millones de años. El último, un raro espécimen de un linaje hasta ahora desconocido con características asociadas tanto a los estegosaurios como a los anquilosaurios. Además de poseer una extraña cola en forma de garrote.

Sergio Soto y Alexander Vargas, investigadores de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile y principales autores de un artículo en ‘
Nature
‘ que describe a este animal, encabezaron la identificación del nuevo dinosaurio, bautizado como Stegouros elengassen, una especie que vivió hace unos 74 millones de años encontrada en la Patagonia chilena, en concreto, de la Región de Magallanes -cercana al parque nacional de Las Torres del Paine-, de donde sacaron un bloque de roca con algunos huesos fósiles expuestos.

Lo primero que llamó la atención de los investigadores fue su extraordinaria preservación: prácticamente encontraron todos los huesos del dinosaurio, además de la zona posterior, que estaba íntegra y completamente articulada, incluida su extrañísima cola.

Fue esta pieza la que desde un principio llamó más la atención del equipo, ya que no se parecía a la de ningún dinosaurio conocido hasta la fecha. En su mitad posterior, poseía siete pares de huesos dérmicos proyectados lateralmente que le daban un aspecto similar a una fronda de helecho. Los investigadores también lo compararon con un ‘macuahuitl‘, el temido garrote de guerra utilizado por los antiguos aztecas.

Precisamente, la rareza de esta cola permitió identificarlo claramente como un nuevo tipo de dinosaurio acorazado. La particular especie, cuyo largo habría estado en torno a los 2 metros, fue nombrada como S. elengassen porque ‘Stegouros’ se traduce como ‘cola techada’; mientras que ‘elengassen’ es el nombre de un mítico monstruo acorazado en la tradición del pueblo nativo local Aonik’enk, conocido también como patagones o tehuelches del sur.

Stegouros elengassen es el nombre de este nueva especie de dinosaurio acorazado que vivió hace 74 millones de años en el territorio de la actual Patagonia que pertenecía al megacontinente Gondwana

La extraordinaria preservación del fósil permitió, además, identificar que Stegouros tenía características asociadas tanto a los estegosaurios como a los anquilosaurios, como si se tratara de una singular especie híbrida. Vargas describe en un
comunicado
que «los estegosaurios se encuentran entre los dinosaurios más reconocibles, tanto por sus famosas placas dorsales verticales como por su arma en la cola con púas pareadas. Los anquilosaurios avanzados, en cambio, son famosos por sus anchas espaldas acorazadas por filas de osteodermos, y por tener una enorme maza redondeada en el extremo de la cola. Claramente, el arma de la cola en nuestro dinosaurio era ninguna de las anteriores».

El estudio, detalla por su parte Soto, permitió determinar que el espécimen se trataba de un anquilosaurio transicional. «Es decir, un eslabón evolutivo entre los anquilosaurios y otros linajes más antiguos de dinosaurios acorazados. Stegouros tiene solo algunos de los rasgos que normalmente se encuentran en anquilosaurios, particularmente en el cráneo, pero muchos otros están ausentes. También tiene algunos rasgos parecidos a los estegosaurios, heredados desde un ancestro común con ellos, pero que otros anquilosaurios perdieron en la evolución».

Universidad de Chile

Es por esto que los investigadores sostienen que el hallazgo representa una verdadera ‘Piedra Rosetta‘ de este grupo de animales, una pieza que permite dar sentido a la evolución de los pocos restos identificados como anquilosaurios en el Hemisferio Sur.


Fuente: ABC.es .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *