Un orificio negro supermasivo en el centro de una galaxia llamada GSN 069 está consumiendo grandes cantidades de material en un horario regular, conforme indican rafagas de rayos X cada 9 horas. Si bien los científicos habían encontrado anteriormente 2 orificios negros de «masa estelar» (que pesan más o menos 10 veces la masa del Sol) esporádicamente ensayando explotes regulares ya antes, este comportamiento jamás se ha detectado en un orificio negro supermasivo hasta el momento. El orificio negro en el centro de GSN 069, situado a 250 millones de años luz de la Tierra, contiene más o menos 400.000 veces la masa del Sol. Los estudiosos, que utilizaron los telescopios espaciales Chandra (NASA) y XMM-Newton (ESA) estiman que el orificio negro consume más o menos 4 lunas como la de la Tierra de material más o menos 3 veces al día. «Este orificio negro prosigue un plan alimentario como jamás ya antes habíamos visto», afirmó Giovanni Miniutti del Centro de Astrobiología de la ESA en España, primer autor de un artículo de Nature, que describe estos resultados. «Este comportamiento es tan nuevo que debimos acuñar una nueva expresión para describirlo:«Erupciones casi periódicas de rayos X«». El XMM-Newton de la ESA fue el primero en observar este fenómeno en GSN 069 con la detección de 2 rachas el 24 de diciembre de 2018. Miniutti y sus colegas entonces prosiguieron con más observaciones de XMM-Newton el 16 y 17 de enero de 2019, y hallaron 5 raptos . Las observaciones de Chandra menos de un mes después, el 14 de febrero, descubrieron 3 raptos auxiliares. «Al conjuntar datos de estos 2 observatorios de rayos X, hemos seguido estos raptos periódicos a lo largo de cuando menos 54 días», afirmó el coautor Richard Saxton, del Centro Europeo de Astronomía Espacial en la capital española, España. «Esto nos da una ocasión única para presenciar el flujo de materia en un orificio negro supermasivo que se acelera y se ralentiza reiteradamente». Durante los estallidos, la emisión de rayos X se vuelve más o menos 20 veces más refulgente que a lo largo de los instantes de silencio. La temperatura del gas que cae cara el orificio negro asimismo sube, de más o menos quinientos mil de grados Celsius a lo largo de los periodos sosegados a más o menos uno con tres millones a lo largo de los raptos. La temperatura de este último es afín a la del gas que se halla en torno a los orificios negros supermasivos que medran más activamente. El origen de este gas caliente ha sido un viejo misterio por el hecho de que semeja estar demasiado caliente para asociarse con el disco de materia que cae en torno a los orificios negros. Si bien su origen asimismo es un misterio en GSN 069, la capacidad de estudiar un orificio negro supermasivo donde el gas caliente se forma reiteradamente y después desaparece puede administrar pistas esenciales. «Pensamos que el origen de la emisión de rayos X es una estrella que el orificio negro se ha roto parcial o bien absolutamente y está consumiendo poco a poco poquito a poco», afirmó la coautora Margherita Giustini, asimismo del Centro de Astrobiología de la ESA. «Mas en lo que se refiere a las rachas repetidas, esta es una historia absolutamente diferente cuyo origen precisa ser estudiado con más datos y nuevos modelos teóricos». Efe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *