Betelgeuse es una estrella tan enorme y lumínica que, pese a que está a 700 años luz, es una de las más refulgentes del cielo. Verdaderamente, es muy simple de localizar a simple vista: es un punto anaranjado y grueso que está suspendido en el hombro de la constelación de Orión, el cazador que apunta su arco cara el oeste en el firmamento. Mas desde octubre de 2019 el brillo de Betelgeuse se ha reducido 3 veces. Esta es una estrella semivariable, lo que desea decir que cambia su tamaño y su brillo cada cierto tiempo, mas jamás en los últimos 150 años ha experimentado un cambio de esta forma. De ahí que, conforme su luz se extinguía, los astrónomos se han lanzado a observarla y muchos han recordado que Betelgeuse es una estrella que está condenada a explotar en forma de supernova en algún instante entre el día de hoy y los próximos 100.000 años. La explosión va a ser tan violenta que alumbrará las noches tanto como una Luna llena.

Mas, ¿qué le ocurre ahora a Betelgeuse? ¿Debe ver la caída de brillo con que vaya a explotar? En el último mes del año y enero, el astrónomo Miguel Montargès, astrónomo del Observatorio de la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica), hizo unas observaciones de emergencia, con el «Very Large Telescope» (VLT), para poder ver la superficie de la estrella. Sus resultados se han publicado el día de hoy mismo y muestran que la superficie ha experimentado un notable oscurecimiento, que ubica su brillo en un 36% del normal, sobre todo en comparación con enero del año pasado. El astrónomo baraja 2 posibles causas y se une a una mayoría de científicos que no piensan que su explosión sea inminente.

«Los 2 escenarios en los que trabajamos –ha explicado Montargès en un comunicado del Observatorio Europeo Austral (ESO)– son un enfriamiento de la superficie a raíz de una actividad estelar inusual, o una eyección de polvo en nuestra dirección».

Una estrella hinchada que se muere
Para comprenderlo, hay que echarle una ojeada a la estrella. Nuestro Sol es el día de hoy una esfera parcialmente apacible y estable, lo que es conocido como enana amarilla. Mas Betelgeuse es una estrella al final de su vida: una supergigante roja. Es un objeto hinchado y mil veces más extenso que el Sol, con unos límites considerablemente más bastante difíciles de ver por el hecho de que está expulsando una gran cantidad de su gas al espacio circundante. En su día fue una gigante azul, mas tras haber consumido buena parte de su comburente, lleva centenares de miles de años deshaciéndose.

«Las supergigantes rojas son conocidas por perder su material», ha explicado Montargès a este periódico. «Ese es, a propósito, el conocido polvo de estrellas del que estamos hechos. Puesto que bien, una estrella como Betelgeuse puede perder hasta el 60% de su masa a través del viento estelar. Tal vez ahora, por casualidad, estemos viendo polvo expulsado en nuestra dirección por primera vez».

Los latidos de Betelgeuse
Además de que haya polvo tapando su luz, otra alternativa es que la iluminación y la temperatura de la estrella hayan disminuido desde octubre. ¿Por qué sucedería de esta forma? Betelgeuse es lo que es conocido como estrella semivariable, un objeto que se contrae y se expande de forma aproximadamente regular: específicamente, se ha observado un periodo primordial, de unos 400 días, y otro secundario, de en torno a dos.100.

Se piensa que esto ocurre a raíz de cambios en la «velocidad» de las reacciones de fusión nuclear que ocurren en su núcleo y a consecuencia de la presencia de lo que es conocido como «células convectivas». Estas células son zonas de prácticamente el tamaño del Sol, que se forman a raíz de cambios de densidad y temperatura (como ocurre en un caldero hirviendo) y que se mueven, se encogen y se llenen, influyendo en los cambios de tamaño y iluminación. A propósito, el Sol asimismo tiene sus células convectivas, mas considerablemente más pequeñas.

Corona de llamas
Las observaciones hechas por Miguel Montargès se han efectuado en la parte perceptible de la luz, merced al instrumento SPHERE, del VLT, ubicado en el Observatorio de Cerro Paranal, en Chile. Además de esto, estas instalaciones han tolerado observar otra una parte de la estrella. Merced al instrumento VISIR, astrónomos dirigidos por Pierre Kervella, científico del Observatorio de la ciudad de París, en Francia, han podido observar la luz infrarroja emitida por el polvo que rodea a la estrella. La imagen muestra una esfera negra (de la que no se tiene información con ese instrumento) que semeja estar rodeada por una corona de llamas.

Estas observaciones no han sido fáciles. Betelgeuse es tan grande (es la segunda mayor en el cielo), que hay que reducir la cantidad el flujo de radiación con el que trabajan los telescopios. En un caso así se ha utilizado un instrumento de óptica adaptativa (SPHERE) que ha tolerado conseguir una imagen directa de la estrella.

Entonces, ¿en qué momento va a explotar?
Entonces, ¿en qué momento va a reventar Betelgeuse? Tal y como ha explicado a ABC Sylvia Ekström, astrónoma de la Universidad de Ginebra (Suiza) que trabaja en modelos para explicar la vida de este género de estrellas, se ignora lo que ocurre en el núcleo de Betelgeuse.

«Realmente, no sabemos exactamente en qué etapa está. Posiblemente ahora esté «quemando» helio –uniendo estos átomos a través de reacciones de fusión nuclear– mas podría estar quemando otras cosas, como carbono, neón o bien aun oxígeno».

El hecho de que fusione unas cosas o bien otras señala cuánto tiempo le queda. Poquito a poco, esta estrella va a ir fusionando átomos poco a poco más pesados mas, al llegar al silicio, no va a haber solamente para sostenerla viva. Se formará hierro en su núcleo y reventará en una violenta supernova, una vez que Betelgeuse se derrumbe sobre sí. Absolutamente nadie sabe en qué momento va a ocurrir, mas cuando lo veamos ya va a haber pasado hace mucho: la luz de su explosión va a tardar unos 700 años en alcanzarnos a raíz de la gran distancia.

Fuente: ABC.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *