El pasado cinco de julio un conjunto de 239 científicos mandó una carta a la OMS (OMS) pidiéndole que reconsiderase sus indicaciones conforme las que el coronavirus no se transmite por vía aérea. Los especialistas arguyeron que hay notables pruebas de que el patógeno puede inficionar por medio de pequeños sprays, y que no solamente se transmite cuando 2 personas están cerca y charlan o bien estornudan sin hacer empleo de la mascarilla, expulsando grandes partículas de sprays. La OMS evaluó estos razonamientos, mas su contestación oficial fue que no hay suficientes pruebas de que los virus que flotan en los sprays pequeños sean viables y capaces de inficionar.

Ahora, un conjunto de científicos ha conseguido probar exactamente que los virus que flotan en los sprays son viables y también infectivos. En una prepublicación, aún no revisada por pares, estudiosos de la Universidad de Florida, en U.S.A., han presentado pruebas de que hay virus viables en el aire hasta una distancia de 5 metros de pacientes inficionados con COVID-19, mucho alén de la separación de 2 metros recomendada por las medidas de distanciamiento social.

«Esta es prueba que la gente estaba reclamando», ha dicho para «The New York Times» Linsey Marr, especialista en enfermedades virales de transmisión aérea no implicada en el trabajo. «Es una patentiza indudable de que hay virus infectivos en esos aerosoles». «Si esta no es la prueba definitiva», afirmó Marr en Twitter, «entonces no sé cuál puede ser».

José Antonio López Guerrero, virólogo del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (CBM-CSIC) ha recomendado sostener la prudencia dados estos resultados: «Siempre va a ser mejor pasarse de precavidos que dejar la posibilidad de la transmisión a distancia sin estudiar», ha comentado a este periódico. «Pero es preciso confirmar estos resultados en otros ambientes y por otros conjuntos de investigación. Sus implicaciones sobre las distancias de seguridad serían muy importantes».

Virus con capacidad de inficionar células
Al principio de la pandemia se observó que la presencia del virus viables en salas de pacientes de COVID-19 era baja. Por último se concluyó que el SARS-CoV-dos se transmite sobre todo desde partículas de sprays grandes, mayores a 5 micrómetros (un micrómetro es la milésima una parte de un milímetro), lo que limita su duración en el aire y su «alcance» desde una persona inficionada. Como resulta lógico, estó podría explicar su baja presencia en el aire de las salas donde hay pacientes.

Otra opción es que el proceso de atrapa de los sprays, para hacer ensayos, dañe a los virus y les haga perder su poder infectivo. De ahí que, esta vez los científicos desarrollararon una técnica nueva para atrapar los sprays y trasferir su contenido a un líquido rico en sales, azúcar y proteínas, con el propósito de conservar a los patógenos.

Los estudiosos recogieron muestras de aire en habitaciones dedicadas a pacientes de COVID-19 en el centro de salud Health Shands, de la Universidad de Florida. Ninguno de los pacientes fue sometido en ese tiempo a tratamientos capaces de producir sprays, una vía que desde los principios de la pandemia la OMS consideró una forma de tramisión aérea en ambientes hospitalarios.

Para valorar el «alcance» de los sprays, recogieron las muestras a 2 y 5 metros de los pacientes, y después verificaron si el contenido de las gotas bastaba para inficionar células en placas de laboratorio.

Predisposición de las habitaciones y los instrumentos para recoger sprays empleados en este estudio

Lednicky et al., 2020
74 virus por mililitro de aire
Merced a esto, los científicos advirtieron un total de 74 virus por mililitro de aire. Como el aire de las habitaciones se cambia una vez cada 6 horas y las instalaciones del Health Shands están pertrechadas con radiación ultravioleta y otras medidas para inactivar al virus, el virólogo John Lednicky ha dicho que es de aguardar que en espacios peor ventilados se amontonen considerablemente más virus.

Por otra parte, la viróloga Angela Rasmussen ha dicho en «The New York Times» que duda de que esa concentración de virus baste para inficionar a alguien: «La única conclusión que puedo sacar de este artículo es que puedes cultivar virus viables del aire. Lo que no es poca cosa».

¿Bastan los 2 metros de distancia?
Para Robyn Schofield, química atmosférica de la Universidad de la ciudad de Melbourne, en Australia, lo más relevante del estudio es lo que implica para las recomendaciones de sostener la distancia social: «Sabemos que en espacios cerrados, esas distancias ya no sirven».

Tal y como ha recordado, un spray puede atravesar una habitación en 5 minutos, aun si el aire está quieto. En consecuencia, según ella, la distancia de seguridad es «equívoca, por el hecho de que la gente considera que está protegida en espacios interiores, cuando verdaderamente no lo está».

Para Seema Lakdawla, especialista en virus respiratorios de la Universidad de Pittsburgh, estos descubrimientos deberían hacer que se pusiese atención en medidas como la mejora de la ventilación: «Todos sabemos que este virus se puede trasmitir de todas y cada una esas formas, mas solo nos hemos centrado en una pequeña parte».

Hasta el momento, la OMS se ha enfocado en la transmisión del virus por medio de grandes partículas de sprays, expulsadas desde personas inficionadas hasta una distancia moderada. De ahí que, conforme Lakdawala, cuanta mayor distancia se pueda sostener, mejor. De momento, se ignora cuántos virus harían falta, y exactamente en qué condiciones, a fin de que se generara un contagio por vía aérea.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *