Descubren en la Antártida la zona de cría de peces más grande del mundo, del tamaño de la isla de Malta


Un equipo de investigadores ha encontrado en el sur del mar de Weddell, en la Antártida, el área de reproducción de peces más grande del mundo conocida hasta la fecha. Un sistema de cámara remolcada fotografió y filmó miles de nidos de dracos de la especie Neopagetopsis ionah en el lecho marino. En total, los científicos calculan que hay alrededor de 60 millones de dracos reproductores en un área de 240 km cuadrados, aproximadamente el tamaño de la isla de Malta o la de El Hierro. Lo cuentan en la revista
‘Current Biology’.

Los miembros de
la expedición
, dirigida por el Instituto Alfred Wegener, Centro Helmholtz de Investigación Polar y Marina (Alemania), se llevaron una gran alegría cuando, hace prácticamente un año, vieron numerosos nidos de peces en los monitores a bordo del buque de investigación Polarstern.

Las imágenes eran transmitidas en directo por un sistema de cámara remolcada desde el lecho marino, de 535 a 420 metros bajo el barco en el Mar de Weddell. Cuanto más duraba la misión, más crecía el asombro de los investigadores: todo indicaba que había un sitio de reproducción por cada tres metros cuadrados como promedio. Incluso un máximo de uno o dos nidos activos por metro cuadrado.

El mapeo del área sugiere una extensión total de 240 kilómetros cuadrados. Extrapolado a este tamaño de área, el número total de nidos de peces de hielo (como también se conoce a los dracos) se estimó en unos 60 millones. «La idea de que una zona de cría de dracos tan grande en el mar de Weddell no se hubiera descubierto previamente es totalmente fascinante», dice Autun Purser, biólogo de aguas profundas y autor principal del estudio. El Instituto Alfred Wegener ha estado explorando el área con su rompehielos Polarstern desde principios de la década de 1980, pero hasta ahora no habían encontrado nada semejante.

Sin final a la vista

Las observaciones únicas se realizan con el llamado OFOBS, el Sistema de Batimetría y Observación del Fondo del Océano, una cámara construida para inspeccionar el lecho marino de ambientes extremos, como mares cubiertos de hielo. Se remolca con un cable especial de fibra óptica aproximadamente a un metro y medio sobre el fondo del mar. «Después del espectacular descubrimiento de los muchos nidos de peces, pensamos en una estrategia a bordo para averiguar qué tan grande era el área de reproducción; literalmente, no había un final a la vista. Los nidos tienen tres cuartos de metro de diámetro, por lo que son mucho más grandes que las criaturas, algunas de las cuales tienen solo centímetros de tamaño, que normalmente detectamos con el sistema OFOBS», informa Purser. «Entonces, pudimos aumentar la altura sobre el suelo a unos tres metros y la velocidad de remolque a un máximo de tres nudos, multiplicando así el área investigada. Cubrimos un área de 45.600 metros cuadrados y contamos la increíble cantidad de 16.160 nidos de peces en las fotos y vídeos», dice el experto.

El RV Polarstern en la Antártida

Basándose en las imágenes, el equipo pudo identificar claramente los nidos de peces, de unos 15 centímetros de profundidad y 75 centímetros de diámetro, que se diferenciaban del lecho marino fangoso por un área central redonda de pequeñas piedras. Se distinguieron varios tipos de nidos: los ‘activos’, que contenían entre 1.500 y 2.500 huevos y custodiados en las tres cuartas partes de los casos por un draco adulto, y los nidos que contenían solo huevos. También había nidos sin usar, en las cercanías de los cuales solo se podía ver un pez sin huevos o un pez muerto. Los investigadores registraron más de 100.000 nidos.

Los científicos combinaron sus resultados con datos oceanográficos y biológicos. El resultado: el área de reproducción se corresponde espacialmente con la afluencia de aguas profundas más cálidas desde el mar de Weddell hacia la plataforma superior. Con la ayuda de focas equipadas con transmisores, el equipo también pudo demostrar que la región es un destino popular para las focas de Weddell. El 90 por ciento de las actividades de buceo de las focas tuvo lugar dentro de la región de los nidos de peces activos, donde presumiblemente van en busca de alimento. No es de extrañar, los investigadores calculan la biomasa de la colonia de peces en 60.000 toneladas.

Conservación marina

Según los investigadores, esta enorme área de reproducción es un ecosistema extremadamente importante para el mar de Weddell y es probable que sea la colonia de reproducción de peces más extensa descubierta en todo el mundo hasta la fecha.

La Ministra Federal de Investigación de Alemania, Bettina Stark-Watzinger, ha destacado que este descubrimiento «puede hacer una importante contribución a la protección del medio ambiente antártico». Para Antje Boetius, directora de AWI y bióloga de aguas profundas, el estudio actual es una señal de cuán urgente es establecer áreas marinas protegidas en la Antártida. «Este gran descubrimiento (…) muestra lo importante que es poder investigar ecosistemas desconocidos antes de perturbarlos. Teniendo en cuenta lo poco conocido que es el Mar de Weddell en la Antártida, esto subraya aún más la necesidad de esfuerzos internacionales para
establecer un Área Marina Protegida (AMP)
», señala. A su juicio, ahora que se conoce la ubicación de esta extraordinaria colonia de reproducción, Alemania y otros países deben asegurarse de que en el futuro no se realicen allí actividades de pesca y solo investigaciones no invasivas. «Hasta ahora, la lejanía y las difíciles condiciones del hielo marino de esta zona más al sur del Mar de Weddell han protegido el área, pero con las crecientes presiones sobre el océano y las regiones polares, deberíamos ser mucho más ambiciosos con la conservación marina», afirma.


Fuente: ABC.es .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *