Fósiles de un pterosaurio, un reptil vertebrado volador, fueron descubiertos en el departamento colombiano de Santander por el paleontólogo Edwin Cadena, quien explicó que la criatura vivió hace unos 135 millones de años, medía unos 5 metros cuando extendía sus alas y se nutría primordialmente de peces y cangrejos. «Los pterosaurios fueron los primeros vertebrados en volar. Lo consiguieron múltiples millones de años ya antes que las aves o bien murceguillos actuales», explica Cadena a Efe al destacar que «jamás ya antes se había descubierto este conjunto de reptiles voladores fósiles en el país».

Cadena encontró una parte de una quijada y de extremidades a lo largo de un trabajo de campo efectuado en 2017 en una zona rural del ayuntamiento de Zapatoca, en Santander. «Zapatoca es un mar de fósiles. Es un yacimiento bien interesante para la paleontología colombiana pues allá no solo hay tortugas, asimismo hay tiburones, cocodrilos marinos, ahora los pterosaurios y hay realmente bien conservados cangrejos y erizos de mar», asegura el paleontólogo y también estudioso de la Universidad del Rosario, de la ciudad de Bogotá.

Fotografía cedida por Edwin Cadena que muestra un fósil de pterosaurio

EFE/ Edwin Cadena
Para la temporada en que los pterosaurios atravesaban los cielos, afirma Cadena, Colombia estaba sumergida bajo el mar: «Zapatoca y todo Santander eran como el Caribe, una zona de transición entre mar y playa y de ahí que estos sitios fueron elegidos por tortugas y cocodrilos para poner huevos y alimentarse, y por los grandes predadores, como los pterosaurios».

Entre 4 y 5 metros
El paleontólogo asegura que, conforme los estudios, los pterosaurios tenían una extensión -distancia entre las 2 puntas de las alas de un ave cuando están extendidas- de entre 4 y 5 metros. A pesar de ese tamaño, el animal solo pesaba unos 250 kilos. Esto pues los huesos eran huecos, una característica que se conoce como neumaticidad ósea «que fue una adaptación de estos reptiles voladores para alivianar su peso y poder emprender el vuelo».

Los pterosaurios, conforme Cadena, eran animales que se nutrían de peces y de cangrejos, entre otros muchos, y tenían abundantes dientes pequeños. «Lastimosamente el material que hallamos es fragmentario, no es un ejemplar completo, lo que hace que no podamos delimitar una nueva especie, mas hallamos una parte de una quijada y nos deja establecer que pertenecen a los ornitho queiroideos», de los que hay registros en Brasil, apostilla el estudioso.

La gaceta científica Cretaceous Research publicará un artículo en el que Cadena y los paleontólogos británicos David Unwin y David Martill, como coautores, explican el descubrimiento.

La tortuga más grande
Cadena no solo halló fósiles de un pterosaurio en territorio colombiano, sino lideró un equipo que encontró en el desierto de La Tatacoa, en el departamento del Huila (sur) los de la tortuga más grande que ha existido en la historia de la tierra. El descubrimiento lo hicieron en 2014 y correspondió a caparazones pertenecientes a la Stupendemys Geographicus. Su caparazón llegaba a medir prácticamente 3 metros de largo y pesaba 1.100 kilogramos.

El paleontólogo espera que después de estos descubrimientos y otros efectuados por colegas colombianos y del exterior, su avance en el estudio de los fósiles que hay en los territorios, un planeta aún por explorar a profundidad.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *