Por donde pasamos, dejamos huella, cambiamos el paisaje. Hasta lo que estimamos un paraíso prístino, los bosques del Amazonas todavía no deshonrados por intereses de tipo económico, ya fueron transformados por los primeros humanos que los habitaron hace 10.000 años. Y de una manera excelente, conforme sugiere una investigación internacional en el que ha participado la Universidad Pompeu Fabra. Los estudiosos han descubierto que esos primeros moradores crearon en la mitad de la sabana de la Amazonía boliviana cuatro.700 montículos artificiales en los que cultivaron plantas silvestres como yuca y calabaza para su consumo. Los resultados aparecen publicados en la gaceta «Nature».

El descubrimiento de estas «islas forestales» se ha producido en lo que ahora es Planos de Moxos, en el norte de Bolivia, una zona de sabana que se anega de diciembre a marzo y es exageradamente seca de julio a octubre. No obstante, los montículos se sostienen sobre el nivel del agua a lo largo de la época de lluvias y dejan que los árboles medren. ¿Fueron hechos de esta manera a propósito, a fin de que los cultivos no se inundaran? Javier Ruiz-Pérez, del departamento de Humanidades de la Pompeu Fabra y coautor del artículo, piensa que es una posibilidad, si bien reconoce que los motivos y el modo perfecto en que estas áreas artificiales se edificaron «todavía no se conocen con exactitud».

«Probablemente se formaron a resultas de la acumulación involuntaria de desechos (por poner un ejemplo, restos de conchas de gasterópodos tras su consumo) y actividades que realizaban en el asentamiento, como la quema de materia orgánica», explica el estudioso en un e-mail a ABC. «Pero tampoco podemos descartar la posibilidad de que amontonaran sedimentos intencionalmente o bien aun que se trate de una combinación de los dos escenarios. Los montículos podían ofrecer protección en frente de las inundaciones a lo largo de la estación húmeda y eran espacios ideales para cultivar mientras que practicaban caza y recolección fuera de las ‘islas’», arguye.

El estudio consistió en un análisis regional sin precedentes, a gran escala, de 61 yacimientos arqueológicos, identificados anteriormente por satélite, ahora máculas de bosque rodeadas de sabana. Se recobraron muestras de 30 islas forestales y se efectuaron excavaciones arqueológicas en 4 de ellas.

Yuca, calabaza y maíz
Empleando células silicificadas de plantas, llamadas fitolitos, que se hallan bien preservados en los bosques tropicales, los especialistas documentaron en los montículos las primeras patentizas encontradas en la Amazonía de yuca (hace 10.350 años), calabaza (hace 10.250 años) y maíz (hace seis.850 años).

Los autores piensan que esas plantas fueron elegidas pues eran ricas en hidratos de carbono y simples de cocinar, y seguramente daban una parte notable de las calorías que consumían los primeros habitantes de la zona, que asimismo se nutrían de pescado, un tanto de carne y frutos logrados a través de recolección.

Muchos cultivos esenciales como la yuca, la calabaza, los cacahuetes, ciertas variedades de guindilla (chili) y la judía llamada jackbean son genéticamente muy próximos a plantas silvestres que viven en la Amazonía, con lo que los científicos ya sospechaban que esa zona podía ser uno de los primeros lugares del planeta donde se amaestraron las plantas. No obstante, hasta el momento esta teoría no había sido documentada con descubrimientos arqueológicos.

Ahora, al fin, la nueva investigación ubica a la Amazonía como la quinta área del planeta donde los humanos amaestraron vegetales por vez primera hace unos 11.000 años. Las otras 4 se hallan en China (mijo menor, arroz), Oriente Próximo (trigo, cebada), el suroeste de México (maíz) y el nordoeste de Sudamérica (calabaza).

Si bien se sabe poco sobre el origen de los primeros pobladores del suroeste de la Amazonía, las patentizas encontradas muestran que formaban conjuntos itinerantes o bien semi-itinerantes que no eran solo cazadores y colectores, sino más bien colonizadores quemodificaron sensiblemente el paisaje edificando montículos donde cultivaban plantas.

Fuente: ABC.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *