La visibilidad es un factor esencial en la conducción. El 90% de la información que recibimos cuando estamos circulando nos llega mediante la vista, y si bien esto se deba en una gran parte a nuestras capacidades ópticas, el parabrisas es uno de los elementos que más peso tiene en nuestra visión y seguridad. No obstante, es curioso meditar por qué razón los turismos más veloces del planeta, como son los de la Fórmula 1, no cuentan con este elemento para resguardar a sus pilotos.
Los motivos son distintos, mas está claro que la seguridad de los pilotos aumentaría si sus monoplazas llevasen un parabrisas que resguardara su cabeza y mejorase su visión.

Carglass, empresa experta en la reparación y substitución de los cristales del turismo, resalta que una de las primordiales razones por las que estos automóviles no cuentan con este elemento es que son turismos monoplazas y están abiertos. La protección de la cabeza del conduzco se confía a un casco y a otros elementos del chasis y la carrocería; y su ventilación, al libre paso del aire.

La protección de la cabeza del conduzco se confía a un casco y a otros elementos del chasis y la carrocería; y su ventilación, al libre paso del aire
(Dppi / Afp7 / Europapress / EP)

También, la estructura y el diseño de los monoplazas de competición deja que ciertas funciones de seguridad del parabrisas no sean precisas. Por poner un ejemplo, no debe servir de apoyo para el despliegue del airbag del acompañante; ni tampoco aportar resistencia estructural a fin de que el techo no se hunda en el caso de vuelco, o bien alojar los sensores de los sistemas de seguridad ADAS. Mas no todo es positivo, la ausencia de este elemento asimismo se deja notar: ahora las gotas de lluvia y la suciedad se amontonan en la pantalla del casco, y el conduzco debe ir retirando las finas láminas de plástico que lleva acopladas (hasta un máximo de once, para no distorsionar la visión) cuando se manchan. Una situación meridianamente peligrosa para el conductor.

La verdad es que en la historia de la F1 ya han habido intentos de incluir el parabrisas: en 2017, los monoplazas de la categoría reina probaron la introducción de una suerte de parabrisas denominado “aeroscreen”, mas se descartó por no estar en una fase de desarrollo avanzada. El conduzco que encargado de probarlo fue Sebastian Vettel, que afirmó que se llegó a marear mientras que conducía su Ferrari pues distorsionaba la visión. “Creo que es culpa de la curvatura de la pantalla”, afirmó. El equipo tuvo aun que abortar la prueba. Este elemento estaba fabricado en policarbonato, más resistente que el cristal en el caso de impacto, mas menos translúcido. El policarbonato tampoco se emplea en los turismos de calle por su falta de rigidez y pues se raya y estropea con sencillez.

Red Bull Advanced Technologies ha desarrollado el Aeroscreen, una pantalla balística laminada de policarbonato que rodea el habitáculo con un marco de titanio

Red Bull Advanced Technologies ha desarrollado el Aeroscreen, una pantalla balística laminada de policarbonato que rodea el habitáculo con un marco de titanio
(Carglass)

En la actualidad, los Fórmula 1 llevan un dispositivo, denominado “Halo”, que resguarda la zona de la cabeza del conduzco, mas no totalmente. Este elemento no es eficiente ante piezas pequeñas que pueden colarse por sus huecos, ni tampoco cuando la amenaza viene por arriba o bien en diagonal. No obstante, lo que sí que han llevado estos automóviles a lo largo de muchos años es una suerte de pantalla (de diferentes formas y tamaños) justo delante del conduzco. Su función es que el aire y la suciedad no golpeen de manera directa contra la pantalla del casco.

También, Red Bull Advanced Technologies ha desarrollado un parabrisas cuyo objetivo esencial es impedir que sea alcanzado por piezas de otros turismos o bien otros objetos que puedan entrar en el área del cockpit. El Aeroscreen es una pantalla balística laminada de policarbonato que rodea el habitáculo con un marco de titanio. La capacidad de resistencia va a ser de nada menos que 150 kiloNewtons de fuerza, suficiente para aguantar el impacto de una rueda a gran velocidad. Esta pantalla incluirá un recubrimiento anti reflectante, clave a fin de que los pilotos puedan competir de una manera segura sin ser deslumbrados; un sistema antivaho que garantice la visibilidad y láminas “tear-off”, que el conduzco puede ir despegando durante la carrera caso de que haya suciedad.
Este término es la segunda evolución del dispositivo. La primera fue probada por experimentados pilotos en este torneo, uno de ellos Scott Dixon, pentacampeón de esta especialidad. Dixon aseguró no haber tenido ningún incidente sobre la pista, si bien apuntó que debía haber una mejora para eludir la pequeña “distorsión” que se generaba tras la pantalla. Asimismo le preocupó la ventilación en el cockpit, en tanto que el dispositivo protector evita el paso del aire al que están habituados los pilotos de monoplazas. Esto último se resolverá con un sistema de refrigeración.

El Aeroscreen es una pantalla balística laminada de policarbonato que rodea el habitáculo con un marco de titanio

El Aeroscreen es una pantalla balística laminada de policarbonato que rodea el habitáculo con un marco de titanio
(Carglass)

Semeja que la introducción del parabrisas en los F1 cada vez está más cerca de que sea una realidad. Y esto va a ser una enorme nueva para todos, puesto que el automovilismo siempre y en toda circunstancia ha servido de campo de pruebas para desarrollar mejoras para los turismos de calle, mejorando la protección y la visibilidad de los pilotos a lo largo de las carreras.
La meta es evitar que se repitan graves accidentes como el de Felipe Massa en el GP de Hungría de 2009 (fue golpeado por un muelle que salió despedido de otro turismo y pasó múltiples meses en el centro de salud en estado grave), el de Jules Bianchi (perdió la vida tras un accidente en el GP de el país nipón de 2014, donde impactó contra una grúa); o bien los de Dan Wheldon (murió tras padecer lesiones irreversibles en la cabeza tras un ostentoso accidente en Las Vegas en 2011) o bien Justin Wilson (murió por lesiones en la cabeza tras percibir el impacto de piezas de otro turismo en el óvalo de Pocono en 2015) en la Indycar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *