Dyson es, sin ningún género de dudas, una compañía que se puede clasificar en el ámbito del lujo del electrodoméstico. Podríamos aun llamar a Dyson el «Apple de las aspiradoras y ventiladores domésticos». La repercusión de su creador James Dyson y su pasión por la aeronáutica se hacen palpables en sus productos, no hay nada más que ver sus oficinas cerca de la ciudad de Londres, donde no faltan múltiples motores a reacción de diferentes aeroplanos esparcidos por todos las edificaciones, un aeroplano de combate Lighting colgado del comedor de los empleados y un Harrier Jet «aparcado» en el aparcamiento. Meridianamente de ahí es donde viene la inspiración para todos y cada uno de los productos y el renombrado ciclón que ha hecho que las aspiradoras sin bolsa de Dyson sean las mejores del mercado.

En las paredes de la central de Dyson podemos leer la oración que resume la filosofía de la compañía inglesa: «La aviación es una prueba de que dada la voluntad, tenemos la capacidad de conseguir lo imposible». (1890-1973), Eddie Richenbacker, aviador estadounidense. El origen de los aspiradores Dyson procede justo de una frustración o bien de un inconveniente de James, su creador, como tantas otras ideas refulgentes, puesto que los aspiradores de bolsa reutilizable pierden potencia conforme esta se marcha llenando. Inconveniente que James Dyson logró solventar décadas tras procurar persuadir a los fabricantes de desamparar el negocio de las bolsas que suponía cientos y cientos de millones de euros de ingresos anuales.

La última versión del aspirador estrella de Dyson, el V11, es un caso de ello, años de desarrollo cuya clave se halla en su motor de 310 AW o bien vatios de aire o bien lo que es exactamente lo mismo, la relación de aire absorbido con energía consumida, y que es capaz de lograr 125.000 revoluciones por minuto. En diez años, los aspiradores de Dyson han pasado de 85 AW a 310 AW y a prescindir del cable confiando en la duración de sus baterías que en el V11, en modo «eco», es de más de 60 minutos merced a los microprocesadores que administran el motor.

Los laboratorios de Dyson cubren múltiples areas de investigación aplicada a los aspiradores, como acústica, micro biología, capacidad de absorción o bien testeado de filtros. Al fin y a la postre un aspirador no solo sirve para adecentar, sino asimismo se hace cargo de suprimir las substancias dañinas que hay en nuestros hogares, de las que, seguramente, jamás habíamos tenido consciencia, como hongos y bacterias o bien ácaros del polvo. El departamento de micro biología se encarga exactamente de advertir qué contiene el polvo de los hogares y de qué forma la V11 es capaz de suprimirlos de forma eficaz merced al filtro EPA que retiene el 99,97% de las partículas.

Si pudiésemos ver los componentes microscópicos que hay en el polvo de nuestros hogares, todos iríamos corriendo a adquirir una Dyson V11, capaz de aspirar merced a su potencia hasta el polvo de los jergones. Y más teniendo presente que conforme los análisis de Dyson un 10% del peso de cualquier jergón acostumbra a ser polvo y suciedad. Al elevar la potencia de los aspiradores, otro de los inconvenientes derivados es el estruendos que produce el motor. Ahí es donde el V11 ha mejorado sensiblemente en comparación con V10, el motor incorpora unos filtros que suavizan tenuemente su sonido. Un aspirador produce estruendos al aspirar, eso es ineludible, mas absolutamente nadie desea incordiar en demasía cuando limpia. Y la verdad, es que el V11 hace menos estruendos que otros aspiradores merced a las pruebas que Dyson efectúa en su laboratorio insonorizado.

Un departamento se encarga de la eficiencia de recogida tanto de polvo como de otros elementos, con independencia de la superficie, así sea alfombra, madera o bien aun tatami. A fin de que nos hagamos una idea este departamento emplea 113 toneladas de polvo por año para valorar de qué forma de eficaz es su aspiración, además de esto de todo género de basura que puede cambiar en dependencia del país, como comida para cánido, arena de gato, pelo, grava o bien todo género de cereales, que al fin y al postre es lo que más se cae al suelo y después hay que recoger, manualmente o bien con una aspiradora. Dyson lleva décadas procurando crear el aspirador perfecto inspirado por su creador, James Dyson y su pasión por la aviación. El V11 no es perfecto, mas es el aspirador más avanzado del mercado.

Fuente: ABC.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *