La ausencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el primer gran entierro por las víctimas de la pandemia de coronavirus en España contrasta con la situación que se vive en otros países de nuestro ambiente, singularmente en los europeos. Acontecimientos de este género en memoria de los fallecidos, tengan o bien no un matiz religioso, no suponen a nuestro alrededor una herramienta para crear tensiones políticas, malestar institucional o bien fracturas sociales. Menos aún cuando tras la crisis sanitaria se aproxima otra económica.

Por servirnos de un ejemplo, mientras que en Italia festejaron un réquiem en memoria de los fallecidos por Covid-19 a fines del mes de junio, en Francia trabajan en un enorme acto para el día de su celebración nacional, el 14 de julio. La Iglesia de Inglaterra, por su lado, planea otro homenaje a las víctimas, si bien aún no tenga data definida.

Italia
El país europeo más perjudicado al lado de España por el virus festejó un concierto de réquiem por sus fallecidos en la urbe de Bérgamo, una parte de la zona de Lombardía, allí donde se advirtieron los primeros casos de Covid-19 y donde el virus atacó con mayor crueldad. A este acto, que se desarrolló en el camposanto de la localidad y en el que se honró la memoria de todos y cada uno de los fallecidos a lo largo de la crisis sanitaria, asistió el presidente de la República de Italia, Sergio Mattarella, así como autoridades locales y regionales. La única polémica que salpicó este acontecimiento institucional fueron las protestas de los familiares de las víctimas, que censuraron no haber podido participar en tal celebración.

Francia
La celebración nacional del 14 de julio va a estar consagrada este año a honrar a las víctimas de la pandemia, al personal sanitario y los soldados que estuvieron en primera línea de crisis. El presidente Emmanuel Macron ha decidido eliminar el desfile militar, sustituyéndolo por una liturgia en la que participarán todos y cada uno de los representantes de la nación en la Reunión nacional y el Senado, el Gobierno y las más altas jerarquías políticas y militares. La liturgia ha sido concebida como un enorme homenaje al que han sido convidados representantes de los 4 países que recibieron a enfermos víctimas del Covid-19: Alemania, Austria, Suiza y Luxemburgo, notifica Juan Pedro Quiñonero.

Alemania
En Alemania no ha habido entierro de estado ni acto civil alguno en homenaje a los más de nueve.000 fallecidos registrados por el hecho de que las autoridades prosiguen desaconsejándose los actos con más de 50 personas. Sin embargo, otro acontecimiento, como fue el 75 aniversario del final de la II Guerra Mundial, sí fue aprovechado por las autoridades para enseñar respetos oficiales por los fallecidos a lo largo de la crisis sanitaria del coronavirus. Al acto asistieron 4 líderes políticos: el presidente Frank-Walter Steinmeier, la canciller Angela Merkel y los presidentes de las 2 cámaras del Parlamento. Cabe destacar que el homenaje fue antecedido por un servicio religioso universal al que asistieron las 4 autoridades del país, como notifica Rosalía Sánchez.

reino unido. Aún es pronto para charlar de homenajes a las víctimas del coronavirus en el R. Unido, uno de los países europeos que hoy día presentan una peor evolución epidemiológica. No obstante, como notifica Ivannia Salazar, la Iglesia de Inglaterra -cuya cabeza es la Reina Isabel II- sí pretende hacer un «memorial service» por los fallecidos al que asistirán autoridades políticas.

E.U.
Las muertes avanzan de forma rápida en E.U., donde no ha habido ningún género de homenaje alén del luto nacional decretado por Donald Trump tras muchas presiones. Fueron 3 días con la bandera a media asta en todos las construcciones federales y coincidió con el instante en el que EE.UU. llegaba a los 100.000 fallecidos por coronavirus, notifica Javier Ansorena.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *