Dasha tiene 11 años y vivía en un cobertizo lleno de ganado en una de las aldeas rusas del distrito Dmitrovsky de la zona de Oryol. La pequeña hace ruidos en vez de charlar, ladra, ulula y no puede pasear sobre sus 2 pies, con lo que pasea a 4 patas. En un desatiendo, consiguió escapar del encierro y fue encontrada «como un animal atemorizado» por una amiga de la familia que asistió a visitarles. Cuando fue trasladada al centro de salud, los médicos la hallaron en un estado terrible: No sabe de qué forma pasear, charlar o bien utilizar cubiertos. Tiene la columna vertebral desfigurada y no puede enderezar la espalda, con lo que se mueve como un animal a 4 patas. No sabe lo que significa ir al baño, con lo que se han visto obligados a ponerle pañales, notifica «Komsomolskaya Pravda» Se comporta como un animal beligerante con los médicos, a los que ha atacado a bocados y rasguñados en múltiples ocasiones. Duerme en el suelo, se lanza cara el alimento como un animal salvaje y come con las manos. Se traga el alimento con avidez, entonces escupe y vuelve a comer. Además de esto, padece un agotamiento severo. La madre de Mowgli, tal como la han bautizado los medios rusos, tiene siete hijos más, de dos a 15 años, y ha sido detenida. Ciertas fuentes apuntan a la posibilidad de que la madre hubiese accedido a que múltiples pederastas abusasen de ella a cambio de vodka. Exactamente fue el alcoholismo de la madre el que dejó que Dasha escapase. La pequeña aprovechó una de las frecuentes borracheras de su progenitora para descabullirse y huir como un animal atemorizado. Deambuló por las calles y llamó la atención de múltiples vecinos que informaron a las autoridades. Los estudiosos examinan ahora las condiciones de vida de la familia y están tomando las medidas precisas para procurar poner a salvo a sus hermanos y aclarar lo sucedido. Pese a vivir en una aldea distanciada del centro del distrito de Oryol, en la población hay unas 20 residencias y absolutamente nadie había denunciado nada. Lo que sí explican es que el mes pasado de julio el padre murió de cáncer a los 65 años y que la familia recurría a veces a la caridad de los vecinos para poder comer. La muerte del cabeza de familia fue un duro golpe y su mujer, de 38 años, empezó a tomar y a tener incesantes compañías de otros hombres. Los pequeños se quedaban solos mientras que alternaba. Un vecino de la zona comentó a notifica «Komsomolskaya Pravda» que los pequeños corrían por el pueblo hambrientos y «los nutrimos como pudimos», mas después comenzaron a hurtar todo cuanto se les ocurrió. Sobre la pequeña señaló que estaba enferma y que por este motivo la sostuvieron encerrada. Otra vecina comentó que cuando murió su padre fueron a su casa. «Nos sentamos en la mesa y escuchamos alguien golpendo las paredes. Mi mujer fue a la habitación y vio que la pequeña estaba encerrada y que estaba sentada en el suelo como un animal atemorizado. Cuando le preguntamos a su madre qué le pasaba, nos afirmó que estaba enferma y que absolutamente nadie podía hacer nada a este respecto» . Conforme narra este vecino, la pequeña nació normal, peor cuando tenía un par de años algo sucedió. Dejó de pasear. Y, en vez de tratarla, empezaron a encerrarla. «Fue lo más simple para ellos, supongo. Además de esto, se vanagloriaba de que pese a estar enferma la cuidaba y no la mandaba a un internado». Sobre el hecho de que fue entregada como esclava sexual, otra vecina señaló que no lo creía: Es imposible mirar a la pequeña sin que se te brinquen las lágrimas. No sé quien ha podido decir estas estupideces», concluyó. La madre no tenía un trabajo conocido, mas los vecinos recuerdan que hace apenas un año tenían una buena granja para los estándares de la zona. Mientras que el marido vivía, tenían gallinas y su vaca, mas cuando murió vendió todos y cada uno de los animales y empezó a tomar. La pequeña siempre y en toda circunstancia estuvo encerrada. En invierno, en un sitio cerrado y en verano la dejaban salir a un prado con el ganado. Si debía llevarla con ella, la metía en una suerte de maleta con ruedas y la llevaba encerrada. Mas siempre y en toda circunstancia sola, sus hermanos no la veían jamás, los sostenían distanciados. Los hermanos de Dasha fueron apartados de la madre y trasladados a un internado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *