Un jurado popular ha considerado culpable del asesinato, violación y maltrato de la pequeña de cuatro años Sara a la pareja de la madre de la menor, Roberto H.H., y de ocasionar la muerte y de ciertos delitos de maltrato cometidos contra la pequeña a la progenitora, Davinia M.G., en un caso así por comisión por omisión. El portavoz del jurado, compuesto por 4 mujeres y 5 hombres, ha hecho público este sábado el resolución, tras el juicio desarrollado desde el pasado 25 de abril en la Audiencia Provincial de Valladolid. El jurado «no» ha considerado culpable a la madre de Sara de múltiples delitos de maltrato, ni de agresión sexual, ni de abandono de menor, de los que asimismo había sido acusada. La madre de Sara ha sido declarada culpable de los delitos señalados por comisión por omisión al establecer que no resguardó a su hija como debía, mientras que el procesado ha sido considerado autor material de los hechos. La pequeña murió el tres de agosto de 2017 en el Centro de salud Clínico de Valladolid, una vez que los servicios sanitarios la asistiesen en su casa, en el Distrito de la Rondilla de la capital pucelana, donde se hallaba en parada cardiorrespiratoria. Entre los hechos considerados probados por el jurado, se hallan que el procesado sabía que el padre de Sara era de origen rumano, que en múltiples ocasiones había expresado su rechazo a personas de esta nacionalidad y que en ocasiones se refería a Sara como «la rumanilla». Los encargados de la deliberación asimismo han dado por demostrado que el progenitor de la víctima y 2 tíos maternos de la pequeña observaron el 23 de junio de 2017 la existencia de hematomas en el cuerpo de Sara, entre otras muchas partes en las nalgas y extremidades, una situación que comentaron a Davinia, quien no le dio relevancia. Han fijado que esos hematomas que presentaba la pequeña fueron ocasionados por Roberto H.H. y que la madre de la pequeña sabía que su pareja podía llegar a ocasionar semejantes lesiones a la menor y, a pesar de ello, no adoptó las medidas de cautela precisas para resguardar a su hija. Respecto a otras lesiones que presentaba la pequeña, asimismo el jurado ha considerado que se las produjo Roberto y que Davina sabía que se las podía ocasionar, aparte de manifestar como demostrado que la pequeña trataba de rehuir al imputado. El dos de agosto, cuando la madre de la pequeña se fue a trabajar -era cabo del Ejército-, el procesado violó a la pequeña, quien consiguió rasguñar ligeramente en manos y brazos a Roberto H.H., ha establecido el resolución. Sabiendo que podía matar a la pequeña, el imputado golpeó a la menor en diferentes ocasiones, impactando la cabeza de exactamente la misma contra una superficie plana, agarrándola del cuello y ocasionándole heridas por todo el cuerpo y arrancamiento de una uña de cada pie. El jurado se ha mostrado en contra unánimemente de aplicar a los 2 declarados culpables las ventajas de la remisión condicional de la pena y asimismo de un posible indulto. El crimen de la pequeña se califica como asesinato y no como homicidio, debido a que el jurado ha apreciado que la menor no pudo defenderse -alevosía- y que el procesado produjo más sufrimiento a la menor del preciso para producir su fallecimiento -agravante de encarnizamiento-. La fiscal ha mantenido la petición de cárcel permanente revisable para el procesado por un delito de asesinato con agravantes de odio y encarnizamiento, aparte de 10 años de libertad observada. Ha reclamado además de esto un año de prisión por cada uno de ellos de los 4 delitos de maltrato que ha considerado el jurado; 3 años de cárcel por maltrato frecuente con agravante de odio; y 15 años de cárcel por violación. Para Davinia, la inculpadora pública ha retirado la petición de cárcel permanente revisable y ha reclamado 25 años de cárcel y diez de libertad observada a lo largo de diez años, aparte de establecer que existen las mitigantes de obcecación y confesión. Asimismo ha pedido para la madre de la pequeña, sobre la que ha desechado la coyuntura agravante de parentesco puesto que se la considera autora de comisión por omisión, 5 meses de prisión por cada uno de ellos de los 3 delitos de lesiones, y veinte meses por maltrato frecuente. Las 2 acciones populares presentadas, la Asociación Clara Campoamor y la Asociación de Víctimas de Agresiones Sexuales y Malos Tratos (Adavasymt, han mantenido la petición de cárcel permanente revisable para lo 2 imputados. La acusación particular, que representa al padre biológico de Sara y que había pedido un resolución de culpabilidad solo para Roberto H.H., ha sostenido asimismo la solicitud de cárcel permanente revisable para el acusado. Las defensas de los 2 procesados, que habían demandado la absolución ya antes de conocer el resolución, han pedido al juez que dicte sentencia imponiendo las penas mínimas legalmente previstas para los presuntos declarados probados. Tras el resolución, el juez presidente de la Sala, asimismo presidente de la Audiencia de Valladolid, Feliciano Trebolle, va a ser el responsable de dictar sentencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *