Unos dos.500 millones de tiranosaurios rex, la especie más icónica de dinosaurio, se pasearon sobre la Tierra a lo largo de los un par de millones y medio de años que duró su reinado. En torno a 20.000 adultos pudieron vivir al tiempo. El informe, publicado en la gaceta ‘Science’, supone cumplir un viejo sueño de la paleontología que se creía imposible: apreciar la población de una especie extinta.

El trabajo se fundamenta en la Ley de Damuth, que relaciona la masa anatómico de un animal con su densidad de población. Aunque esa relación es fuerte, las es cierto que existen grandes alteraciones entre las especies, una inseguridad que los estudiosos tuvieron presente. Por poner un ejemplo, los jaguares y las hienas tienen más o menos exactamente el mismo tamaño, mas las hienas se hallan en su hábitat a una densidad 50 veces mayor que los jaguares. Los autores

Como una parte de los cálculos, Hables Marshall, directivo del Museo de Paleontología de la Universidad de California y autor primordial del estudio, escogió tratar al T. rex como un predador con requerimientos de energía a medio camino entre los de un león y un dragón de Komodo, el lagarto más grande de la Tierra. El estudioso decidió centrarse en los ejemplares adultos y descartar a los juveniles, en tanto que estos pudieron haber perseguido presas diferentes y actuaban en su ecosistema prácticamente como predadores diferentes. [El estirón de los tiranosaurios barrió a sus rivales].

Los científicos estiman que la edad probable de madurez sexual de un T. rex era de 15,5 años, su vida útil máxima era de unos veintitantos años y su masa anatómico promedio en la edad adulta, unas cinco,2 toneladas, si bien podía lograr las siete toneladas. Desde estas estimaciones, asimismo calcularon que cada generación duró más o menos 19 años y que la densidad de población promedio fue de más o menos un dinosaurio por cada 100 quilómetros cuadrados.

Entonces, estimando que el rango geográfico total del tiranosaurio era de más o menos dos,3 millones de quilómetros cuadrados, y que la especie subsistió a lo largo de más o menos un par de millones y medio de años, calcularon un tamaño de población permanente de 20.000 ejemplares. A lo largo de un total de en torno a 127.000 generaciones que vivió la especie, eso se traduce en en torno a dos.500 millones de individuos normalmente.

Con una cantidad tan grande de dinosaurios adultos durante la historia de la especie, sin mentar los juveniles que presumiblemente eran más abundantes, ¿a dónde fueron todos esos huesos? ¿Qué proporción de estos individuos han sido descubiertos por paleontólogos? Hasta la data, se han encontrado menos de 100 individuos de T.rex, muchos representados por un solo hueso fosilizado.

«En la actualidad hay en torno a 32 T. rex adultos parcialmente bien preservados en los museos públicos», afirma Marshall. «De todos y cada uno de los adultos blog post-juveniles que alguna vez vivieron, esto quiere decir que tenemos en torno a uno de cada 80 millones de ellos».

«Si limitamos nuestro análisis de la tasa de restauración de fósiles a donde los fósiles de T.rex son más habituales, parte de la conocida Capacitación Hell Creek en Montana, estimamos que hemos recuperado más o menos uno de cada 16.000 de los T.rex que vivían en ese sitio a lo largo de ese intervalo de tiempo en que se depositaron las rocas», añade.

Eso sí, el propio Marshall acepta que las incertidumbres en las estimaciones son grandes. Aunque la población de T. rex seguramente fue de 20.000 adultos en un instante dado, el rango de confianza del 95% -el rango de población en el como hay una probabilidad del 95% de que se halle el número real- fluctúa de 1.300 a 328.000 individuos. En consecuencia, el total de individuos que existieron a lo largo de la vida de la especie podría haber sido de 140 millones a 42.000 millones.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *